004. Information is information.

Wiener, Norbert. 1948. «Cybernetics».

 

Information is information, not matter or energy. No materialism which does not admit this can survive at the present day. [1]

Image All Information by Gisela Giardino CC by-sa.

[La información es información, no es materia o energía. Ningún materialismo que no admita esto puede sobrevivir al presente.]
Traducción propia.

Wiener define aquí (usando esa aberración que es la definición por negación del otro) la información como entidad necesaria y equipotente a la materia y la energía, y no como mero complemento circunstancial de modo.

Para mi, uno de los errores de la arquitectura ha sido transformar la información en materia para operar con ella a través de su representación, en lugar de haber desarrollado modos propios de hacerla productiva.

Se podría argumentar que todo en la realidad es información, y no sería falso; pero si corto de miras. Nuestro argumento va más allá, en la línea de la definición de Castells de lo que es la “sociedad informacional”:

El término informacional indica el atributo de una forma específica de organización social en la que la generación, el procesamiento y la producción de información se convierten en fuentes fundamentales de productividad. [2]

¿Por qué pensamos que este par de citas son tan trascendentes?

Vamos a tratar de aclararlo con otra pregunta.

Si la información no está sometida a las leyes de la termodinámica, y es capaz de ser multiplicada ad infinitum sin perder valor –incluso ganándolo si esas multiplicaciones implican interacción humana o con otra información– y con un coste infinitesimal; y la información se convierte en materia prima (fuente fundamental de productividad).

¿Os dais cuenta de cómo podría afectar esta combinación si la aplicamos de forma activa a nuestros procesos creativos? ¿No creéis que el incremento de potencia que hay que explotar hace perentorio el desarrollo de máquinas extra-humanas para poder aprovecharla?

…entran en escena los esquemas paramétricos

Reedición ampliada de una entrada publicada en arquitextonica.net el 7 de diciembre de 2015


  1. Wiener, N. (2013). Cybernetics: Or Control and Communication in the Animal and the Machine. Quid Pro, LLC.  ↩

  2. Castells, M. (2005). La era de la informacion/The Era of Information (La sociedad red) (Spanish Edition). Alianza Editorial Sa. p. 51  ↩

003. Algunas claves para entender el trabajo de WeWork.

Siempre es interesante escuchar a compañeros arquitectos trabajando en una de las empresas inmobiliarias más innovadoras del planeta, pero me quedo con los últimos dos minutos de esta charla de Andrew Heumann y Gui Talarico y me váis a permitir que haga una interpretación propia…

  1. Invest in people and their skills.
    • Porque no podemos seguir solo resolviendo. Si no hay inversión en el talento de las personas, no avanzamos.
  2. Focus on web tech.
    • Todo está en internet. Tu trabajo debería estar también y ser infinitamente accesible.
  3. Your portfolio should be a database.
    • Esto tiene que ver con el orden de nuestro trabajo. Archivar, catalogar, clasificar, ordenar, hacer reciclable, reutilizable, el esfuerzo que realizamos en cada proyecto para multiplicarlo por n.
  4. Write code for your business, not your buildings.
    • Es casi un corolario de lo anterior. Si trabajas en el campo de lo digital, piensa a lo grande. Amplía la perspectiva y desarrolla con vistas a futuro. No programes para el ahora, programa de forma sostenible y pensando en lo útil que ese código va a ser en cada nueva iteración.

002. ¿Cómo se hace un proyecto de arquitectura?

Por enredos –caminos descubiertos dentro de la Red– llego al artículo de Santiago de Molina “¿Cómo se hace un proyecto?” [1] y me irrito.

Me irrito porque admiro desde hace años su capacidad de dar donde duele, de decir con pocas palabras cosas muy claras y que, aparentemente, sin contundencia, te dejan noqueado.

Me irrito tratando de encontrar un argumento para rebatir los suyos y solo encuentro afirmaciones que, aunque propias, carecen de su proverbial contundencia.

Yo me hago todos los días la pregunta. Constantemente. Entre otras miles que fluyen por mi cabeza, esa se repite. Quizás porque no me la ha contestado nunca nadie. Quizás porque no sea todavía suficientemente arquitecto. Quizás porque mi innegable pereza me haga buscar constantemente el atajo que supla mi falta de brillantez.

Y le vuelvo a dar la razón a Santiago al darme cuenta que en mis años de docencia yo tampoco la contesté. Y sigo irritándome, porque no le veo belleza alguna a ninguna metáfora que pueda siquiera acercarse a arrojar algo de luz sobre eso que a los brillantes, a los de gran sensibilidad, a los talentosos, les es innato, como caído del cielo.

Me irrito, y esa irritación me hace recuperar esa máxima de que si no sabes explicar algo es que simplemente no lo sabes. Me niego a pensar que un proyecto es simplemente una serie de hallazgos afortunados basados en la intuición y en la acumulación de horas de vuelo y errores.

El ser humano no puede ser –no debe ser– tan soberbio como para mantener ocultos los procesos mentales que hacen que las personas puedan habitar bien.

Ese es el motor de mi investigación. Demostrar que no hay que ser divino para crear arquitectura. Que no somos magos que debamos mantener ocultos nuestros trucos. Que si desencriptamos nuestros procesos creativos, podremos abrirlos a toda la sociedad y hacerlos más ricos, hacerlos capaces de producir mejor arquitectura.

Me irrito leyendo a Zygmunt Bauman y juego a cambiarle diametralmente el sentido a sus textos y hacerlos líquidamente optimistas. Me aferro al “Los Bárbaros” de Baricco como una revelación de un presente paralelo. Y tengo ya ajada la cita de Hock…

Information becomes knowledge when integrated with other information in a form useful for making decisions and determining actions.

Knowledge becomes understanding when related to other knowledge in a manner useful in anticipating, judging and acting. [2]

Lo digital nos permite operar con la información, nos hace sociedad informacional

Forma específica de organización social en la que la generación, el procesamiento y la producción de información se convierten en fuentes fundamentales de productividad. [3]

Y es esa productividad la que me interesa, para salvar el vértigo ante el sobreesfuerzo que menciona Santiago. Porque todos, incluso los arquitectos mediocres, tenemos derecho a poder hacer buenos proyectos; pero no proyectos genéricos, si no proyectos que contengan ese núcleo esencial que es común a toda la, si no brillante, si buena arquitectura.

001. Biomorpher de John Harding

Una introducción somera pero suficientemente clara sobre las posibilidades del diseño evolutivo. El trabajo de Harding, consolidado en un plugin para Grasshopper tiene un interés altísimo por la reflexión que supone alrededor de la supuesta incapacidad de las herramientas paramétricas para generar variación, pero para nosotros, y es un tema que discutiremos con más profundidad, un fallo conceptual en el que se soporta su trabajo es la confusión/sustitución de la topología del grafo (Dyrected Acyclic Graph) con la topología espacial del objeto diseñado.

000. Una nueva etapa…

Después de más de catorce años de vida, hemos decidido empezar una nueva etapa de arquitextonica. Ya hicimos un cambio fuerte hace años con la escisión de nuestra actividad profesional a villegasbueno arquitectura. Ahora la escisión es distinta. Vamos a sacar de arquitextonica.net todos los temas políticos y profesionales que han empañado ligeramente la importancia de nuestra actividad académica e investigadora. No es que nuestra faceta política no sea importante, pero quizás ahora que estamos en el extranjero y el COAS está en buenas manos, es un tema secundario en comparación con la importancia que tiene para nosotros concentrarnos en la investigación y desarrollo de los temas que nos interesan alrededor de la información y sus implicaciones en la arquitectura.

¿Qué vais a encontrar aquí a partir de ahora entonces?

Pues arquitexton9ica seguirá siendo un poco cajón de sastre, pero como siempre, haremos un trabajo intenso de categorización y etiquetado para que la información se acerque lo más posible al conocimiento. Incorporaremos tuits interesantes que vayamos encontrando, para que se queden archivados, lecturas de papers que trataremos de poner en crisis para fomentar la discusión y el debate, agentes interesantes que vayamos descubriendo… Y en paralelo y en la medida de lo posible, iremos desgranando cachitos de nuestra investigación.

¿Y el archivo?

En un pequeño homenaje, hemos recuperado el nombre que le dimos en sus orígenes a ese espacio digital de comunicación que tantos años nos resistimos en llamar blog. http://trazas.arquitextonica.net vuelve a ser la URL a la que hemos mudado todo el archivo existente hasta la fecha. Trataremos de hacer, poco a poco, una limpieza fuerte. Eliminar artículos breves cuyos enlaces han fenecido en estos años, arreglar publicaciones que tienen las imágenes desenlazadas, ocultar artículos que ya no vienen a cuento… y puede, solo puede, que sigamos usándolo como speaker’s corner cuando haya algo lo suficientemente relevante como para que no nos podamos quedar callados.