La vuelta a la tortilla

A raiz de una respuesta bastante abierta y que me dejó en el aire varias ideas, he rescatado un artículo de Microsiervos, que aunque no tiene nada que ver con la arquitectura, si es capaz de desmontar por otro camino las teorías de la complejidad y la indeterminación. Si sois capaces de leer entero el método de los Pelayos e ir más allá de toda la carga estadística, veréis que toda su forma de trabajo se basa en la información, en amasar catidades ingentes de información, para así saber como se comporta el sistema supercomplejo que es la ruleta.

¿No sería posible realizar el modelo a la inversa en la arquitectura? Controlar hasta tal punto el campo de variables que intervienen en el proyecto que este no se nos fuera de las manos. Generar unas condiciones de desarrollo lo suficientemente cerradas como para que el proyecto no se desboque hacia la complejidad incontrolada.

Otra respuesta a un artículo anterior sobre el arte que fue contestada con quizás excesivo cinismo, planteaba la sobredeterminación y el control dentro del mundo del arte por parte de unos pocos, oponiéndola a la dictadura de las masas en los medios de comunicación. Es un caso extrañamente similar.

En la televisión, al igual que en la arquitectura de consumo, el publico no tiene demasiada capacidad de decisión.
Claro que siempre puede apagar la tele o cambiar de canal (odio hacer zapping), pero los psicólogos saben que con un par de gotas de lo justo, tienen enganchada a la audiencia.
Me parece indudable pensar que los programas modelo Gran Hermano no tengan totalmente orquestados al grupo de personas que intervienen, los participantes son elegidos después de un proceso exhaustivo de estudio de las personalidades y capacidades, y no solo para ver quién es el que va a ser divertido para la audiencia, si no para poder controlar el resultado de la forma más exacta posible, aunque simpre hay imprevistos.

CC BY-NC-SA 4.0
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 4.0 International License.

Loading Facebook Comments ...

7 thoughts on “La vuelta a la tortilla

  1. El caso es que la oferta ya no basta para educar o domesticar en un mundo mayormente estructurado por la informacion. Y ya no se trata de lo que el público-masa DECIDA, sino de lo que DEMANDA. Sería ocioso y quizás aburrido extenderme más obre estos temas complejos aquí, sobre todo porque hay mucho escrito al respecto. El famoso de Debord o Masas y Poder del nobel Canetti…ect. En El Mundo como Supermercado Houllebecq acota certeramente esta demanda: dinero y sexo (por cierto, además se despacha a gusto sobre el arte). Creo que habría que añadir en igualdad de importancia demanda entretenimiento -básicamente para evadirse de la absoluta falta de sentido, y aún más, de la certeza de la propia muerte.

  2. ¿Y si con la arquitectura fuéramos capaces de puentear la situación generada por el mercado para llegar directamente al individuo? Pero no desde la idea casi fascista de la reeducación, si no desde la idea posibilista de generar entornos para lo que los sajones llaman self-awareness (consciencia en su tercera afección). En ellos las personas podrían optar por encontrar ese espacio del que habla González de Canales en relación a Oteiza, o abandonarse a la alienación provocada por la narcotización de los medios de comunicación. Hablo de generar una arquitectura no indeterminada ni determinista, si no una arquitectura posibilista.

  3. Estoy de acuerdo contigo en este rol que podría jugar la arquitectura, no sólo ella, sino el arte en general. Pero llegar al individuo no es algo que esté 100% en las manos del “productor”, depende fundamentalmente de la forma en que seamos recibidos, es decir, del propio individuo. Lo importante es encontrar la forma de dirigirnos allí, aunque llegar no esté en nuestras manos.

  4. Yo creo que se trata de buscar la conexión con los movimientos no sólo del individuo, sino del mundo, más que de intentar adecuarse a ellos. No lo digo en el sentido de aprovechar la fuerza de las olas ect… sino que pienso en algo más trágico… cómo hacer cosas en el mundo si no todo fluye -hace poco, hablando de las Mil Mesetas, y de todo el pensamiento rizomático, un amigo me recordaba que Deleuze acabó suicidandose, que siempre hay algo duro contra lo que te das.

  5. En realidad esta contradicción entre la filosofía del todo fluye -que viene de los flujos de información- y lo trágico del choque con lo consistente, de lo que es duro y te rompe- podria relacionarse con los Pelayos: cierto es que manejaban cantidaddes tremendas de información, pero esto le era útil sólo porque parten de la base de que existe algo contra lo que lo fluido se choca, es decir, algo consistente contra lo que lo probabilistico, lo indeterminado, lo impredecible, se da (un defecto de fabricación o deformacion por el uso de la ruleta) y entonces es cuando toma forma, cuando se puede asir. Esto podría llevarse directamente a los procesos arquitectonicos de las multiples variables: buscar por donde hacen aguas los sistemas, o algo así… (?)

  6. Le hCierto. Yo lo había pensado más como un control de las variables que intervienen en la indeterminación, pero quizás sea realmente un asirse a lo menos invariable, a un sólido generador de estabilidad. Uf…

Leave a Reply