Seamos responsables…

El texto que sigue empezó siendo un comentario a un estupendo artículo de Andrés Martínez, a cuenta de lo que él llama “Arquitectos, el ocaso de una profesión”. El comentario se extendió tanto, gracias a la densidad de ideas del artículo, que decidí traerlo aquí.
Los números corresponden a respuestas a las ideas en las que Andrés estructura su discurso.

  1. Aquí parece que estás de acuerdo con personas que defienden un modelo empresarial, jerarquizado y sometido a estructuras laborales ortodoxas. Gonzalo García, al que tuve el placer de escuchar en persona, entre ellos (“evaluar el número de bocetos para rentabilizar el proyecto” y otros parecidos son sus argumentos…) Y argumentas que a lo mejor hacen otras profesiones mejor nuestro trabajo y por eso les tenemos miedo…igual que “La Esteban” lo hace mejor que Punxet ¿no?
  2. Creo que Enric González, con los dos deliciosos ejemplos que citas, por fín alguien que habla de los arquitectos sin despotricar y con conocimiento… no es un profano. Como se suele decir ese tío ha estudia’o… Y respecto a la endogamia. La comparación con los médicos es más que necesaria. Tienen un grado de endogamia incluso familiar tan o mayor que el nuestro, y cada vez son profesionales más respetables…!sin ironía eh¡
  3. No puedo estar más de acuerdo contigo. El Levante peninsular es modelo de enseñanza y escuelas para muchos de nosotros. Seguid así y a lo mejor por ósmosis se les pega algo al resto. De todos modos, creo que aquí, punto con el que concuerdo, lo que dices contradice radicalmente a los dos puntos anteriores.
  4. Pues aquí en aprte de acuerdo y en parte no. Seguimos defendiendo que la arquitectura no debe ser participativa. No lo es la medicina, no lo es la cocina… creo que debemos recuperar no el prestigio de cara a la sociedad si no su confianza y su respeto.

Hace poco Patxi Mangado se preguntaba en voz alta durante el encuentro de Ultzama: min 5:30 aprox.

“¿Qué hacemos para que merezca la pena recurrir a los arquitectos?”

Nosotros creemos que lo que debe hacer que merezca la pena, es el hecho de que “debemos” estar al servicio de las personas, y de que en el acto de servir, nos hacemos responsables de nuestro trabajo.

No se hace responsable una estructura horizontal, ni un colectivo de ciudadanos que participan “gratuitamente” en el desarrollo del proyecto. Nos hacemos responsables nosotros. Por desgracia por culpa de una ley, deberíamos serlo de motu propio ¿no?

CC BY-NC-SA 4.0
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 4.0 International License.

Loading Facebook Comments ...

2 thoughts on “Seamos responsables…

  1. Hola Miguel,

    gracias por la cita, y por tus contestaciones a mi artículo. Sigo el mismo orden que tú:

    1. No defiendo a la Esteban frente a Punset; pero criterios de rentabilidad económica, ¿supone eso una merma de la calidad? Creo que no.

    2. Enric González, que yo sepa, no tiene formación en arquitectura: ha sido corresponsal de El País en NY, Londres, París y Roma (ahí es nada), y creo que con eso ya ha aprendido a mirarse las cosas con tranquilidad y cariño ;)

    3. Gracias, no digo que esto sea la panacea, pero al menos tiene una intención en una dirección lógica.

    y 4. En esta discusión coral leí a alguien (puede que fuérais vosotros) que “al final los planos y el libro de órdenes” lo tiene que firmar alguien. Desde luego: esto de quien pone la firma en el libro de órdenes (o en el talón) y quién va a la carcel si las cosas se tuercen es un clásico cuando se discute de poderes blandos y estructuras horizontales (ver sino el post de Juan Freire: http://nomada.blogs.com/jfreire/2007/10/los-problemas-d.html)

    Es así, es una realidad, y condiciona las cosas en un sentido determinado. Pero… ¿está bien? ¿tiene sentido? ¿podía ser de otra manera? Ah, ahí está la cuestión. A mí me encantaría ser más horizontal en nuestro estudio, pero se ve que, por lo que sea, no puede ser. Abrazos, y encantado. ;D Am

  2. La pregunta que plantea Mangado en Ulzama, no es ninguna tontería, y de hecho el propio Patxi Mangado ha organizado una sociedad para acercar la arquitectura a la sociedad, cuya actividad comienza ahora, y puede ser una bonita iniciativa.

    Pero mientras tanto, es cierto que tenemos una desconexión brutal, y los arquitectos vamos a nuestra bola, y la sociedad nos encuentra totalmente prescindibles y salvo en honrosas excepciones nos pega la patada y nos sustituye por alguien más barato, más rápido y que encima igual hasta se puede entender con él.

    Y sobre lo que comenta Andrés de querer llevar un estudio en horizontal y no poder, es cierto que a día de hoy es casi imposible, pues como bien dice Miguel, la firma y la responsabilidad mandan. Por otro lado muchas veces lo que nos venden como procesos de participación y multidisciplinariedad no dejan de ser palabras bonitas para una buena venta “comercial”, es decir un brindis al sol.

Leave a Reply