Elecciones al COAS 2011.
Suma de fuerzas.


By Sjlegg at en.wikibooks (Own work) [Public domain], via Wikimedia Commons

ACLARACIÓN: Este artículo se escribe como ejercicio de opinión libre, personal e intransferible. Pretendemos fomentar la participación activa de los arquitectos en el Colegio y en la toma de decisiones que le afectan y hacemos pública nuestra opinión desde el máximo respeto y admiración hacia todos los compañeros que han demostrado ganas e ilusión por el mero hecho de presentarse como candidatos. No queremos que esto se pueda entender como apoyo a ninguna de las candidaturas. Es simplemente un ejercicio de coherencia con lo que llevamos mucho tiempo haciendo: hacer pública nuestra opinión sobre lo que acontece con el Colegio

El próximo viernes 27 se celebran elecciones en el COAS.

Consideramos que la apertura de listas que posibilitan nuestros estatutos nos permite la opción más constructiva para el Colegio que es la de aunar esfuerzos, ideas y direcciones.

Frente a este argumento, hay compañeros que defienden la necesidad de un proyecto político unificado y sólido capaz de hacer presión donde sea necesario.
Nosotros no compartimos esa idea.

Creemos en el consenso, en la oportunidad de una Junta de Gobierno mixta que se preocupe realmente de representar la pluralidad de enfoques que se dan en el seno del Colegio, en sus arquitectos y que sea capaz de trabajar por consenso y con el fin último del bien de sus colegiados.

Para nosotros, cuando entran en juego ideologías, proyectos con vistas de futuro y otras ideas que se superponen a las personas y sus voces, no es la forma.

Es cierto que cabe la posibilidad de que este equipo mixto acabe bloqueado en la primera reunión de trabajo. ¿De quién sería entonces la culpa? Para nosotros, indefectiblemente de ellos. Creemos que todo arquitecto que se presente a las elecciones debe tener, como hemos dicho, el objetivo primero de trabajar en favor de todos sus compañeros, anteponiendo eso a cualquier proyecto político.

Si el acuerdo debe llegar por consenso y para ello debe ceder en parte de sus intenciones para acomodar las de otro compañero (también elegido y con el mismo respaldo) deberá hacerlo.

Si el equipo de gobierno sale mixto, deberá consensuar y hacer crecer el Colegio desde la pluralidad. Es una responsabilidad que todos los que votemos podremos y deberemos exigirles.

Por todo lo anterior, hemos decidido publicar lo que para nosotros sería un equipo potente. Un voto de confianza que damos a las personas y a las capacidades que entendemos que tienen.

Antes de la apuesta de futuro, si vamos a hacer a las tres candidaturas y a todos los que nos leéis una llamada:

Las elecciones son el 27, pero la asamblea ordinaria, esa a la que todos los arquitectos tenemos obligación de asistir por los estatutos que aceptamos al colegiarnos, es el día 31.

El Colegio se dirige desde la Junta de Gobierno, pero en las asambleas es el lugar en el que el Colegio se construye.

Esperamos veros a todos en la asamblea el día 31.

Nuestra voto al nuevo equipo de gobierno se desarrolla en:

Decano

En blanco.
Con Ángel Díaz del Río compartimos muchas direcciones de trabajo pero no las formas. Es innegable que su beligerancia e ímpetu han conseguido grandes avances en estos tres años, pero creemos en otras formas de trabajar.
Con Fernando Mendoza podríamos tener sintonías por su programa de trabajo y el positivismo de su acercamiento al Colegio, pero no compartimos ciertas posturas profesionales que ha hecho evidentes en los últimos años. Si hemos echado en falta una presencia mayor de la arquitectura contemporánea andaluza en el Colegio, creemos que con Fernando tampoco va a llegar.
Con Juan Carlos Cordero no podemos darle nuestro aval. No compartimos muchos de los argumentos de su programa, fundamentalmente por reductivos y por que creemos que no tienen la suficiente apertura de perspectiva.

Secretario
Galera Navarro, Ventura.
Por su trayectoria profesional y capacidad de implicación. El Secretario del COAS debe ser un arquitecto con capacidad de relación y gestión. Su compromiso debe ser conseguir el éxito de todas las acciones que se promuevan desde esta nueva Junta de Gobierno.

Tesorero
Balbontín Polledo, Juan Antonio.
Por afinidad a las líneas de desarrollo de su equipo, decidimos darle nuestra confianza.

Vocal del Ejercicio libre
Erice Serrano, Silvia.
Por implicar una nueva entrada en su equipo de trabajo, que entendemos que deberá aportar frescura pero al mismo tiempo cierta continuidad en algunas líneas que compartimos.

Vocal al Servicio de las Administraciones Públicas
Moreno Jiménez, Victor. Pese a que hemos tenido discrepancias con él y él las ha tenido con nosotros, su actitud de diálogo y transparencia siempre ha sido admirable. Confiamos en su voluntad de construcción y evolución del Colegio.

Vocal de Actividades
Reina Jiménez, Marta.
Hemos tenido la suerte de ser compañeros de Marta, conocer su capacidad de trabajo y su implicación con la profesión. Esperemos que sea capaz de introducir en el Colegio toda la arquitectura contemporánea que implica su juventud.

Comisión Deontológica Profesional
Dejaremos en blanco esta papeleta. Consideramos que el hecho de que exista una comisión capaz de enjuiciar y sancionar el trabajo e incluso el comportamiento público de los compañeros es anacrónico y los pone en una situación de superioridad moral que ninguno debería aceptar. Creemos que la administración pública debería ser la única encargada de enjuiciar y que el hecho de que existan las comisiones deontológicas solo se justifica porque descarga a la administración de trabajo pasándonos a los arquitectos la obligación de dirimir en nuestros asuntos con el argumento de que son internos. Reconociendo la legalidad y la legitimidad de esta comisión, decidimos votar en blanco.

Representantes en la asamblea del CACOA
Si antes justificábamos el argumento de la Junta de Gobierno mixta, en los quince representantes que enviamos al CACOA los arquitectos de Sevilla, esta postura la entendemos mucho más justificada. Un equipo que haga de su número y de su pluralidad de ideas su potencia.

    Brieva Estrada, Diego.
    Cuevas Rebollo, Ramón
    Duarte Jiménez, Francisco
    García-Amorena Sánchez, Agustín
    Giménez de Aragón Sierra, Susana
    Gómez-Stern Aguilar, Bernardo
    Jaraba Bonet, Maite
    Lagos Mariñansky, Marina
    Martínez de Irureta, Begoña
    Maduit Morón, Juan
    Morales Soler, Eva
    Parra Boyero, Carlos
    Prieto García, Jose María
    Rubiño García, Cristina
    Sanz Cuesta, Vicente.

Puede que nos estemos equivocando en los planteamientos, pero creemos que trabajar desde la suma de direcciones, igual que la ilustración de arriba solo puede significar conseguir un vector de fuerza potente y unido.

Este Colegio renovado, unido y potente solo se puede conseguir si TODOS VOTAMOS

 

CC BY-NC-SA 4.0
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 4.0 International License.

12 thoughts on “Elecciones al COAS 2011.
Suma de fuerzas.

  1. Brillante ejercicio de reflexión democrática. Sólo discrepo en dos cuestiones: Para mí votar en blanco no debe ser una opción. Y lo de “hachado en falta”, tampoco me agrada demasiado. Por lo demás, bravo.

  2. Gracias por la apreciación y el aviso. Creemos que el voto en blanco, en tanto que posible, tiene la utilidad de discrepar con todas las opciones que se dan. En el caso de las elecciones al gobierno su resultado es contraproducente. En el de las elecciones, si mal no recuerdo, se cuentan y se hacen públicos.

  3. Estimado Miguel, discrepancia y transparencia, una vez más:
    Leo tu propuesta,y puedo llegar a entender la exposición pública de vuestro criterio, que como tal, me parece más que respetable. Pero permíteme entonces hacer igual de pública mi opinión sobre el mismo.

    Por un lado, no entiendo la no elección de un decano, reduciendo la cuestión a la persona y no al equipo. Y en el acierto del equipo creo que también está el acierto del decano. Existe una lista en la que no hay nada de conocimiento del Colegio, existe otra en la que concurren muchos vínculos personales. Defiendo a Angel porque creo que es la lista más equilibrada, y porque, como ya expresé, nadie dio el paso de asumir esa respansabilidad. Quien conoce realmente el Colegio, sabe de lo que estoy hablando. Sacrificar la vida profesional de uno en pro del colectivo no es tarea fácil. Y espero que quien opte a ello, en esta o en cualquier elección, sea muy consciente de la carga que supone.

    Sobre secretario y tesorero, más de lo mismo, pero, eliges.

    Comisión deontológica. Blanco? En estos tiempos en los que tánto nos quejamos de la falta de respeto hacia nuestro trabajo, de la pérdida de ética en el ejercicio de nuestra profesión (están en comisión arquitectos de esos que a veces mencionas habiendo hecho mil viviendas en una mañana), en estos tiempos en los que parece prevalecer el “todo vale” (hay candidatos en una de las candidaturas con expedientes de esa comisión deontológica)… por favor, revisemos los criterios, la normativa, todo lo que quieras, pero no negemos la necesidad de un órgano tan imprescindible en cualquier Colegio, ahora más que nunca. Hay incluso quien quiere hacer pagar por este servicio, que se valora y mucho cuando se necesita. Nosotros hemos defendido lo contrario, y lo seguimos haciendo.

    Y por último: CACOA. Conocer el CACOA supone saber que los miembros de la Junta de Gobierno deberían estar allí para poder transmitir los criterios del Colegio a nuestro órgano autonómico. ¿No te ha llamado la atención que seamos la única candidatura que así lo propiciamos? Porque una candidatura es un equipo estudiado y operativo, no un reparto de puestos. Es un detalle… pero muy importante.

    Vamos a considerar el día de hoy como “día de reflexión”. Reflexionemos en abierto, siempre estoy dispuesto. Pero…con conocimiento de causa. Ahh… y enhorabuena por la entrega. Espero que no tuviérais que hacer tantos metros de líneas como yo de carretera!

  4. Gracias por tu intervención Victor. Coherente al máximo con vuestras ideas.

    Sobre el decanato, lo siento, no se trata de aciertos de unos y otros, se trata de actitudes que no comparto. Y sobre el sacrificio, es innegable, pero cuando se hace expreso, me parece que pierde gran parte de su valor. Necesitamos directores de equipos potentes no líderes que se sacrifiquen.

    Sobre las comisiones de deontología, me parece un anacronismo casi medieval. Que demos la capacidad de juzgar a un grupo de compañeros no me parece de recibo. ¿Por qué no los dirime la Justicia?

    Y sobre el CACOA, vuelvo al equipo y a las ideas no a los criterios…

    Nuevamente gracias por la apertura.

  5. Si respondo, no es por campaña, sino por principios. Porque es también un debate necesario, y una información que necesitaríamos conocer todos.
    En cuanto a tus apreciaciones sobre la Comisión deontológica y sobre la necesidad de que los conflictos los dirima la Justicia, recordarte que siempre, son los tribunales los que tienen la competencia para resolver en última instancia las resoluciones adoptadas por la Comisión (art. 2.c de la Ley de la Jurisdicción Contencioso-Administrativo). No traslademos imágenes inquisitorias al margen de la ley que todos cumplimos. Pero la cercanía, la agilidad y el conocimiento propio de nuestra profesión hace que su intermediación gestione los conflictos, intervenga en ellos con mayor intensidad y prontitud y genere un bagaje de experiencia para el colectivo. La comisión deontológica no es una singularidad del colegio de Arquitectos, sino común a todos los Colegios profesionales, ya que su desaparición supondría dejar al arbitrio de cada uno la aplicación del código deontológico. Y… ¿no creo que queramos eliminar ese código? Dejarlo todo a la buena voluntad de los colegiados sería rozar la ingenuidad y negar la realidad en la que nos desenvolvemos cada día.

  6. Por supuesto que la última instancia la tiene la Justicia, pero de ahí que un porcentaje, que desconozco si elevado o no, de los expeientes abiertos termine en los tribunales. Para ese viaje a mi no me hacen falta alforjas.
    Te planteo un caso concreto, el del Concurso J5 de la última convocatoria. Se resolvión, si mal no recuerdo, con una falta leve a la compañera que había copiado documentación gráfica de otro compañero para su proyecto. Recordemos que la documentación gráfica es lo único que tenemos expresamente protegido por la Ley de Propiedad Intelectual. La falta conllevaba una sanción de inhabilitación temporal, pero como la comisión no percibió intencionalidad, se quedó en falta leve… ¿que no había intencionalidad? Como los concursos los hacemos por pasar el rato…
    Legal y legítima, por supuesto, necesaria, ya no tanto.

    Y si desapareciera no se dejaría a la buena voluntad de los colegiados, ni tanto ni tan calvo Víctor que ese argumento es demagógico, se dejaría al amparo de la Ley que para eso está. Las normas deontológicas no están al margen, porque si ellas no cumplieran la ley estaríamos dados, pero si en paralelo y antes de, lo que para mi sobra.

    ¿Te has fijado que hay un artículo que nos obliga a guardar el respeto a la Junta de Gobierno? Los delitos de injurias y calumnias, están perfectamente tipificados en nuestra legislación, ¿cómo se separa lo que es una diferencia de opinión de lo que es una falta de respeto? Si un problema tienen los altos tribunales en España es que están elegidos políticamente, esto me parece idéntico.

    Pero no deja de ser una opinión personal, aunque creo que estaría muy bien trasladarla a los grupos de trabajo de los estatutos.

  7. Pero es que al margen del debate, las normas reguladoras del procedimiento disciplinario y la creación de órganos par tramitar los procedimientos son competencias de los Colegios por ley. Así que no es un capricho.

  8. legales, legítimas…y obligatorias. Te entiendo, Miguel, pero si no hay más remedio que tenerlas, lo ideal es que entre todos los colegiados elijamos sus componentes. ¿No crees?. Saludos.

  9. Me parecería más ideal que esos componentes tuvieran formación jurídica (están impartiendo una forma de justicia), ya que el conocimiento profesional se les supone por ser compañeros. Y que su imparcialidad se garantizara de otro modo. Es como el TSJ, mitad conservadores mitad progresistas, y dependiendo del partido mayoritario las mitades tiran para un lado u otro. Si en los COs los “gobiernos” son en mayoría “absoluta” su comisión deontológica también lo será con el peligro que conlleva que un tribunal tenga una única dirección ideológica…

    En los órganos de dirección puede ser operativo, aunque nosotros defendemos la mezcla y consenso, en las comisiones nos parece muchísimo más importante, y ni siquiera esa postura nos parece suficiente.

Leave a Reply