Picture of a working workerfotografía cc by-nc by Ro_buk

Llevamos tiempo con este tema en la mente. Somos un estudio pequeño y con una trayectoria todavía corta, con lo que cada vez que recibimos un currículum, y recibimos muchos, nos abruma ver tanto potencial que no podemos aprovechar.

Y como no podemos contrataros a todos los tremendos arquitectos que nos pedís trabajo, vamos a tratar de ayudaros así, escribiendo esta pequeña lista de recomendaciones. No pretendemos colocarnos por encima de nadie, pero al recibir los CVs nos hemos visto en la necesidad de evaluarlos y hay cosas que nos han parecido interesantes, otras nos descolocaban y otras nos han dejado desagradablemente soprendidos. Os dejamos la lista de sugerencias con nuestras impresiones al respecto:

  1. Selecciona tus objetivos. Estudia las empresas en las que te gustaría trabajar. Ordénalas por orden de preferencia y empieza por la más alta, aquella en la que realmente te encantaría estar trabajando. Ya tendrás tiempo de ir bajando en la lista.
  2. Dirígete a las personas. Entérate de quién se encarga del tema de personal, o del nombre de los titualres del estudio y dirígete a ellos. Si nos llega un correo que lo primero que dice es “Hola Lourdes y Miguel” os puedo asegurar que lo leemos entero. Si nos llega otro que dice “Hola, me encantaría trabajar con vosotros” (y ya está, caso verídico) lo leemos entero pero ya nos interesa menos porque esa persona no se ha tomado interés en nosotros.
  3. Personaliza tu solicitud de empleo. Estudia un poco que hace el estudio/empresa a la que te diriges, y de una forma muy concisa, expón qué es lo que te interesa y qué crees que puedes aportar a su trabajo. No hagas la pelota. Se nota y deja una sensación rara.
  4. Acompaña un portafolio gráfico con tu trabajo. Aunque tu especialidad no sea proyecto, los arquitectos, y en general todos en esta época, somos seres visuales. Si eres calculista de estructuras, que haya una foto de cada estructura que has calculado, o un diagrama de colorines del ansys, pero añade algo visual. Un CV de cuatro folios de texto es duro de leer.
  5. Despliega tus capacidaddes. Como nos sugiere Fco. Javier. Puede ser mucho más importante contar no todos los trabajos que has hecho si no qué has hecho y por qué esa tarea es importante para ti.
  6. Se conciso en tu portafolio. Cinco o seis de tus mejores proyectos y un A4 por cada uno (no te olvides de que en el PDF se puede hacer zoom), son más que suficientes.
  7. Si has trabajado con/para otros compañeros, indícalo. Si incluyes como proyecto la sede de la filarmónica de Berlin, no trates de colarla e indica que tu trabajo fue el de recortar las esquinas de las curvas hasta dejarlas lisitas…
  8. Cuida la presentación. Hemos recibido CVs de compañeros presentados en Times New Roman. No tenemos nada contra la Times… bueno si, es la letra por defecto de MSWord y su uso suele indicar que no te has tomado la molestia de preparar la imagen de tu trabajo.
  9. Construye tu marca personal. Como nos comenta Fernando de Terapia Urbana es el prime paso. Tú mismo eres una empresa que a los compañeros a los que te diriges debe interesar contratar. No descuidemos tampoco el tema de la identidad digital de esta/tu empresa.
  10. Prepara un soporte web. Nada espectacular. Algo sencillo que respalde tu trabajo. Si evitas el MySpace y el uso de webs superfantásticas en flash mejor que mejor. ¿Adjuntas un enlace a tu perfil en LinkedIn  y lo tienes al día? Perfecto. ¿Tu portafolio lo tienes ordenado en una presentación a pantalla completa en Flickr? Estupendo. ¿Tienes un video de tu presentación de proyectos XIX en la escuela en el que montaste infografías sobre video capturas? Eres un crack y tu trabajo es muy interesante. Aprovéchalo. Ojo, todos los ejemplos anteriores son a coste 0,00€…
  11. Trata de conseguir una entrevista personal. Si crees que te defiendes mejor en persona, tienes algo interesante que aportar o alguna propuesta. Trata de conseguirlo. Sobre todo en estudios pequeños como el nuestro. Nuestra última colaboración surgió así. Un CV+Portfolio interesante, que teníamos convenientemente archivados, un café para conocernos en persona y al día siguiente Ignacio se había incorporado al estudio.
  12. Si tienes experiencia especial en algún tema se concreto. Poner, en 2011, que entre tus conocimientos informáticos está “internet” no solo no es relevante si no que evidencia que no sabes en que año vives.
  13. Usa tus referencias y contactos. Si algún antiguo jefe o profesor relevante te puede escribir una carta de recomendación, pídesela y adjúntala a tu CV. Si alguien puede hablar bien de ti seguro que te ayuda.

Sin haberlo esperado nos ha salido un decálogo, pero seguro que tenéis más ideas (ya sabéis, a los comentarios), ya sea de vuestra experiencia buscando curro o recibiendo solicitudes.

Esperamos que os sea de ayuda. La situación es muy dificil y hay muchísimo potencial en la calle y muchos arquitectos en sus oficinas que no saben que podéis ser una potente aportación a su estudio. ¡Ánimo!

CC BY-NC-SA 4.0
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 4.0 International License.