Colectivos o equipos…
Sobre las sutiles diferencias.

Rojo Sangre

Foto original CC by-nc-sa arquitextonica

Es un tema que he tratado ya varias veces, pero, y me perdonaréis el oportunismo cutre, lo de ayer me la ha dejado botando.

Hace unos días, charlaba con Lorenzo Barnó en el Laboratorio de Ideas del COAG sobre otro tema importante para nosotros, el de ser empresa y me decía: “Es que no te explicas bien”
Y es que al final todo es cuestión de sutilezas y matices.

Como decía, llevo tiempo afirmando que
los colectivos alienan a los individuos que los conforman.
(y no hay que confundir con alinear, que también, aunque ese es otro debate) y voy a tratar de explicarlo.

Lo que ayer ganó la eurocopa no es un colectivo. Es un equipo.

Es un conjunto de individualidades, estupendamente engranadas, con un grado de especialización tan alto casi como su flexibilidad, y capaz de, trabajando con la mente puesta en hacer su trabajo lo mejor posible, conseguir el bien del grupo.

Y ahora podríais decir que eso también son los colectivos, pero no.

Un colectivo no tiene individualidades, no hay Iniestas que cedan el gol generosamente a Jesús Navas, no hay Ramos que se juegen la integridad física con un penalti a lo panenka (¿os imagináis que la falla?¿creéis que si hubiera consensuado la idea se lo habrían permitido?), no hay Albas dejándose los pulmones media banda para marcar goles como el de ayer.

Ese es mi argumento principal. En los colectivos los indivíduos desaparecen. No tienen nombre. Se disuelven en el grupo, en la indefinición, en la irresponsabilidad. Y esto se confunde con la generosidad.

Para mi, la Sociedad Red tiene una enorme potencia. Tiene la capacidad de agregar indivíduos en multitud de asociaciones simultáneas, solapadas e incluyentes que no tienen por qué ocultar las identidades individuales de cada una de las personas que las conforman.

La Sociedad Red tiene el enorme poder de posibilitar la constitución del YoRed.

Me sigue pareciendo un enorme error, sin menospreciar en ningún momento el trabajo que los colectivos desarrollan, confundir generosidad con otra cosa.

Que las personas reclamen la autoría de sus trabajos no tiene que ver con el ego o la vanidad.
Tiene que ver con la responsabilidad hacia los demás, con la capacidad de interlocución uno a uno, con el hecho de que somos personas y servimos a las personas. Las entrevistas a los jugadores de la selección ayer confirmaba esta teoría. Todos, después de haber jugado magistralmente, atribuyeron el mérito al equipo, al engranaje, a la Red.

CC BY-NC-SA 4.0
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 4.0 International License.

Loading Facebook Comments ...

20 thoughts on “Colectivos o equipos…
Sobre las sutiles diferencias.

  1. Eso dije yo!? Jaja
    Es cierto que, muchas veces, las personas pensamos parecido pero el lenguaje no termina de conectarnos.

    De todas formas, lo de los colectivos lo comentaste en tu charla de Vigo y yo sigo sin verlo claro del todo.
    Me parece que está bien que existan los equipos de los que hablas, pero no veo nada de malo en los colectivos. Nosotros desde Sinergia Sostenible nos consideramos un colectivo, en el que las individualidades desaparecen intentado crear una sinergia que de cómo resultado algo más potente.
    Pero bueno, depende, como casi todo, de cómo se mire. Gracias por el post y traer el tema a primer plano.

  2. Por eso. Mi argumento es que “desaparecer” (y es más si desaparecen las personas) tiene connotaciones negativas. En la Sociedad Red, cada indivíduo puede ser uno y red al mismo tiempo, no son conceptos excluyentes. Como en el fútbol. Todos son equipo, pero todos con su nombre y apellidos.

  3. Interesante artículo e interesantísima reflexión: colectividad versus equipo!! Personalmente preferimos el equipo que con las individualidades necesarias establecen unas sinergías que te llevan al éxito, o por lo menos a ese objetivo, que se convierte en el común del equipo.
    Esa ha sido y será siempre la filosofía de yoadministro.com, la unión de diferentes individualidades (profesionales) que aportando lo mejor de ellos mismos conforman un equipo para dar la mejor respuesta a los problemas y nuevos retos de las Comunidades de propietarios de hoy.

  4. Pues sí, interesantes matices en los que nunca habría pensado. Me apunto a lo del equipo, pero… ¿cuál es el equivalente en nuestra profesión al penalti-panenka? ;-) Un abrazo, A

  5. Muy interesante reflexión, de hecho uno de los grandes problemas de los colectivos de hoy es que se han transformado en una radio fórmula, de moda o no, se odian o alaban solo por el hecho de considerarse colectivo. Error! Los colectivos COLECTIVOS, los puros (jjj), son empresas cerradas que construyen red más despacio y en eso me parece a mi que está el problema de los colectivos, su modelo vuelve a ser estático y por lo tanto se queda obsoleto igual que se quedó el modelo piramidal aristocrático. No obstante, no creo para nada que el problema tenga que ver con generosidad o autoría diluida, sobre todo no creo que lo que tu llamas colectivos se puedan agrupar en el mismo saco. Ese es otro gran error. Ni tu más, ni yo más, pero sobre todo no etiquetar y describir con generalidades que simplifiquen la realidad, sino estarás hablando de cosas que no existan. De todas maneras, siempre es interesante hacer críticas de esta forma, obliga a repensarse. Lo que creo que todos empezamos a tener claro es que el modelo por el que merece la pena seguir es el modelo en REDES, redes dinámicas hechas de Nodos fuertes, y esos nodos serán nombres y apellidos, o serán herramientas digitales o utensilios, incluso por qué no, colectivos.

    Un abrazo muy grande, que grande la final y que grande ese equipo, que lo mejor que tiene es que está obligando a repensar cosas como el balón de oro. Ya no vale con dárselo a uno, ya no hay crack ni estrella, el balón de oro debería darse a todo el colectivo. ;)

  6. Gracias Manu por tu aportación (por fin llamo a un ZuloArk por su nombre…) Muy interesante, sobre todo porque desde vuestra posición de “dento de” habéis llegado a una conclusión muy similar, la necesidad de tejer la Red.

    Me interesa entender (se me escapa un poco) lo que quieres decir con:

    Los colectivos COLECTIVOS, los puros (jjj), son empresas cerradas que construyen red más despacio y en eso me parece a mi que está el problema de los colectivos, su modelo vuelve a ser estático y por lo tanto se queda obsoleto igual que se quedó el modelo piramidal aristocrático.

    ¿Es estático por la toma de decisiones?¿Por la necesidad constante de acuerdos?

    Quizás el tema está en que muchos hablamos de los colectivos “desde fuera” y nos faltan datos…

    BTW, para mi el balón de oro va para todos los jugadores… ;)

  7. ¡Aquí estoy Miguel!

    Este debate me interesa mucho, ya que es un tema recurrente aquí en el estudio. Enfocas (o enfocáis) vuestra postura desde la falta de reconocimiento al esfuerzo individual de cada individuo dentro del grupo que a veces se da en los colectivos. ¿Pero no ocurre esto también en los considerados “equipos” de trabajo? Por experiencia puedo afirmar que sí.

    Como comenta Lorenzo, a veces la verdadera barrera es el uso que hacemos del lenguaje. Si he entendido bien, tu (o vuestra) argumentación se basa en una definición de “colectivo” como grupo de individuos en el que la autoría se haya diluída. Si vamos al diccionario de la RAE,
    Equipo: “Grupo de personas organizado para una investigación o servicio determinado.”
    Colectivo: “Perteneciente o relativo a una agrupación de individuos.” “Grupo unido por lazos profesionales, laborales, etc.”
    Por tanto, según la RAE, el matiz se encuentra no tanto en la manera en que la autoría de cada acción se reconoce dentro del grupo, sino en su grado de “organización”.

    ¿Por qué la Selección Española de Fútbol es denominada “equipo” y no “colectivo”? Porque hay una estructura interna de trabajo en la que la función de cada jugador se encuentra muy definida y para la cual éstos se encuentran altamente cualificados. Luego la autoría de cada acción se revela por sí misma: a veces es fruto de individualidades, pero otras, la mayoría, es fruto de la sinergia surgida entre todos o una parte de los jugadores en un determinado momento.

    Sin profundizar en el paralelismo con la producción de arquitectura, una interpretación posible es que la denominación “colectivo” alude no a la falta de reconocimiento del esfuerzo individual, más allá de que esto pueda darse como disfunción, sino a la homogeneidad entre la capacitación y funciones de sus miembros. En un colectivo, no hay una designación clara de funciones, sino que las tareas se van acometiendo indistintamente por unos miembros u otros según disponibilidad, a modo de “sistema emergente”. Esto sólo es posible si se da un nivel de preparación y capacidad similar en todos los individuos, algo que ocurre con frecuencia en los jóvenes estudios de arquitectura.

    A mayor complejidad de los procesos, mayor necesidad de especialización y por tanto, la estructura evoluciona hacia la de un “equipo”, o una agrupación de “colectivos”. ¿Puede ser?

    Gracias por plantear el debate, ¡y un abrazo grande a los dos, y a Lorenzo que anda también por aquí! :-)

  8. ¡Gracias Eva!
    Muy interesante también tú aportación añadiendo matices. Espero que nuestro posicionamiento se entienda constructivo. No queremos caer en la postura de denostar opciones profesionales frente a la nuestra, siempre hemos criticado cuando lo hemos sentido al revés y nos parecería terrible.

    Entrando en materia, lo que tú ves como positivo yo lo veo, cuanto menos como peligroso. La indiferenciación de quién hace qué es a lo que me refería con la disolución de las personas. En el comentario anterior he contestado a Manu, y en tanto que ha firmado con su nombre, me ha desmontado la teoría. Pero, podría haber firmado como “zuloark” ¿verdad?

    Manu ha descentrado bien el debate del tema de la autoría, no es ese el problema porque de ahí a hablar del ego y la vanidad solo hay un paso, el tema para mí está en la interlocución, en hablar con una persona que tiene voz y ojos o con un colectivo. En que si todos servimos para todo, todos nos volvemos igual de prescindibles.

    Si tú mismas planteas que la evolución lógica y operativa de los colectivos es hacia los “equipos” ¿por qué no empezar en ellos directamente? No comparto tu idea de que al empezar a trabajar todos hacemos un poco de todo. La especialización y el desarrollo de capacidades individuales específicas durante la carrera cada vez es más fuerte y trabajando en Red creo que se puede aprovechar.

    ¡Un placer debatir así!

  9. Vale, entonces entiendo que los dos problemas que desde Arquitextonica veis en el modo de trabajo de los colectivos son:
    1. Lo que denominas la “disolución de las personas” en la falta de interlocución e identificación entre acciones e individuos (cuestiones que quieras o no están directamente vinculadas al tema de la autoría).
    2. La “indiferenciación de quién hace qué”, que entiendo te refieres a la falta de especialización o definición de funciones de trabajo para cada individuo (o quizás también te referías a las acciones).

    Manu desde Zuloark aporta “desde dentro” un interesante punto débil, la riguidez de la estructura: “su modelo vuelve a ser estático y por lo tanto se queda obsoleto igual que se quedó el modelo piramidal aristocrático.”

    Como diría mi abuela, “unos por otros, la casa sin barrer”. Este puede ser el problema cuando no hay designación de funciones dentro del grupo de trabajo, es algo que todos experimentamos tanto en el mundo doméstico como en el profesional…

    La estructura de red lo que aporta es una deslocalización de los individuos dentro del grupo de trabajo, pero a su vez el modo de funcionar puede ser tanto “tipo equipo”, con especialización permantente, como “tipo colectivo”, con especialización puntual para cada pulso dentro de la producción. Según este modo de entender la estructura de red, no es una alternativa a una u a otra, sino una cualidad adicional del grupo.

    Como todos sabemos, la idea de que el aprendizaje se desarrolla durante nuestra formación académica es totalmente obsoleta. Esta nos aporta la información necesaria con la que armarnos y capacitarnos, que nos permite poder integrarnos en los grupos de producción (talleres, empresas, administraciones, instituciones, grupos de investigación…), que son los verdaderos espacios de aprendizaje, de la misma manera que las casas y familias en las que nos hemos criado y que nosotros mismos fundamos.

    Organizarse por especializaciones estrictas o por perfiles multifuncionales es una cuestión que dependerá de la naturaleza y la complejidad del objeto de producción, pero también de la filosofía de vida compartida por el grupo. En casa, ¿quien cocina? ¿Todos según el día, o una sola persona? ;-)

  10. Un síntesis clara Eva. Sigo afirmando que cuando los defensores de los colectivos habláis de “autoría” para oponeros al egoísmo de la individualidad yo hablo de “responsabilidad” para oponerme a la posible disolución de la misma en el “fuenteovejunismo”.
    Respecto a que el componente de Red es una capa añadida, estoy de acuerdo pero no totalmente, creo que es un factor clave en tanto que permite en el caso de los equipos la identificación de los nodos, la red sin nudos solo es una maraña indiferenciada.

  11. Hola chavales!!

    Habéis hablado ya de muchas cosas tremendamente interesantes y algunas de ellas me las habéis quitado de la boca, así que no reincidiré demasiado y trataré de no repetirme y ser breve (cosa rara en mi).

    En mi opinión, y cayendo por supuesto en la generalización ya que puede haber (y de hecho habrá bastantes) excepciones, un equipo es susceptible de evolucionar de una manera dinámica mientras que un colectivo me parece una forma de organización del trabajo excesivamente plana e irremediablemente estática.

    Un colectivo, a mi modo de ver, parte de una base errónea de considerar iguales a todos sus miembros. Entendedme, por favor, ya que cuando digo errónea NO estoy hablando de la necesidad imperiosa de jerarquizar un trabajo ni de que tenga que haber (por narices) unos que estén por encima de otros por el mero hecho de crear una diferenciación de estatus. Lo que quiero decir es que, a pesar de que todos somos iguales (o deberíamos de serlo) ante la ley o ante cualquier tema de índole humano o social, es un error tratar de extrapolar eso a un nivel laboral donde, nos pongamos como nos pongamos, cada persona y cada individuo tienen altas habilidades y/o capacidades para ciertas cosas y por el contrario fallan (o no son tan brillantes, por decirlo de otra manera) en otras.

    Está claro que ni todos somos buenos en todo, ni a todos se nos dan igual de bien las mismas cosas. Y, claro está, si estamos hablando de un colectivo de 4 personas, pues aún puede funcionar porque la escala no se le va a nadie de las manos, pero si hablamos de colectivos de 20-30 personas por ejemplo (por poner un número alto) al final todo resulta ser un caos porque probablemente todos quieran desarrollar el mismo tipo de trabajo y descuiden un número grandísimo de pequeños detalles que son muy importantes para conseguir un resultado óptimo.

    El ejemplo futbolístico de Miguel me parece más que acertado. Tomando mi hipótesis como buena, llegaríamos a la sencilla conclusión siguiente: “Si la selección española fuera un colectivo, todos querrían ser delanteros para poder marcar el gol que diera la victoria al equipo. Pero si todos fueran delanteros nadie organizaría el juego en medio campo, nadie defendería la portería ante un contraataque del equipo rival y por supuesto nadie querría quedarse en el banquillo esperando su oportunidad para salir en caso de que sea necesario.”

    No funcionaría.

    Un equipo, repito, es susceptible de evolucionar. Y no sólo porque todos sus miembros hagan lo que mejor saben hacer y en vez de lo que que les gustaría hacer… sino también porque las tácticas de juego internas pueden cambiar de proyecto a proyecto (de partido en partido) modificando y corrigiendo los errores detectados en proyectos (o partidos) anteriores, perfeccionando así los resultados de juego y optimizando día a día el grupo. Esto es importantísimo… se puede jugar con el mismo equipo modificando las estrategias y el juego que hagamos será completamente diferente. Evolucionaremos.

    Un equipo es flexible y dinámico.

    Pensar en cambiar de estrategia en un colectivo me parece posible, pero mucho más complejo. Me parece un sistema que funciona muy bien para situaciones temporales en las que, por cualquier razón, todo el mundo tiene que dedicar todas sus fuerzas a hacer la misma labor, pero creo que es difícil conseguir esa flexibilidad y esa capacidad de evolución si magnificamos la escala del grupo o si pensamos en un largo plazo de trabajo.

    Y esta es mi opinión… como digo, habrá muchísimas excepciones, pero yo de momento me quedo con la palabra EQUIPO.

    Un abrazo a todos y enhorabuena por el debate. Es fantástico hablar así. Da gusto!

  12. El tema de la “equivalencia” de todos los miembros es uno de los aspectos de mi preocupación. Y no tengo que entrar en el “todos quieren marcar goles”. Pasa lo mismo si todos hacen de defensa, nadie marca.
    Y no trato de reivindicar aquí el tema de la potencia de los equipos bien engranados, lo que trato de reivindicar es la potencia de los individuos cuando se les da una plena capacidad de realizarse.

    ¡Gracias por participar Julen!

  13. Amigos muy interesante foro para hablar de colectivos sin prejuicios, pero yo pregunto: ¿Por qué cree todo el mundo que un colectivo no está jerarquizado? Yo llevo trabajando 10 años en un equipo, colectivo, grupo que precisamente de lo que ha hablado durante todo este tiempo es de la capacidad de organizarse a través de jerarquías fluidas. En la selección cada cual tiene su papel, pero a diferencia de lo que pasa en un club, no cobra más dinero el que mete el gol que el que lo salva. Todos cobran lo mismo porque comprenden y explicitan que todos los roles son imprescindibles. Incluso de pronto un portero juega de extremo izquierdo…jj

    Entiendo que los colectivos, los grupos o los equipos empiezan a ser estáticos cuando no agilizan sus redes, cuando no dinamizan sus procesos creativos de aprender de todos y cada uno de ellos o cuando suprimen las cualidades de los individuos que los componen. Pero muchas de las críticas las hacéis pensando en que los colectivos son formaciones horizontales y caóticas sacadas de un modelo marxista de la antigua URRS. Como expresé más arriba un colectivo solo es un grupo de gente que se une para tener más fuerza y capacidad, como se ha hecho toda la vida y su calidad en los tiempos que corren vendrá relacionada con la capacidad que tengan de tejer redes y contaminarse de otros grupos o individuos. Por tanto, el modelo de referencia que realmente se tiene que discutir, el que creo que tiene un antes y un después, el que puede cambiar realmente el sistema y la organización profesional, no es el colectivo sino LA RED. Trabajemos y hablemos sobre ella.

    Abrazos a todos, seguimos…

  14. Tu explicación es clarísima de nuevo Manuel. Por quitarle un poco de hierro al debate, repetir que mi crítica no era en sí a ninguno de los modos de estructurar los equipos de trabajo, si no al concepto de que una vez dentro del equipo, la personalidad individual, siempre hablando de cara al exterior, a las personas que servimos, desaparece.
    Por el resto, ni una pega.

  15. jjj…
    me parece un debate muy necesario, estoy encantado de haberlo encontrado en este blog. De verdad no podemos permitir que los colectivos se pongan de moda y no dejen ver que el cambio va por un sitio por lo menos más complejo. Es necesario encontrar lugares donde hacer crítica de esto y este espacio ha sido muy interesante. Sigamos, yo encantado, con Hierro o sin él!

  16. ¡Muy interesante el post y los comentarios!

    Hace tiempo que los colectivos no solo están de moda sino que parecen ser la solución a todo, incluso de la falta de trabajo (especialmente por aquéllos que no forman parte de ninguno, pues la realidad está bastante alejada de esto).

    Si os digo la verdad, hace tiempo que sospecho que “colectivo” es una palabra vacía, o mejor dicho: un término paraguas que sirve para incluir muchas formas de agrupaciones, pues como dice Ted Mosby sobre SVEN (https://vimeo.com/6045426 minuto 1:10), no acabo de entender la diferencia entre un colectivo, un grupo, una cooperativa o una empresa. Es más, estoy seguro de que la forma jurídica de un colectivo (que no existe como tal) no deja de ser alguna más convencional.

    Si finalmente cada colectivo se organiza de forma distinta, tiene una forma jurídica convencional… ¿cual es su hecho diferencial?

    Saludos

  17. ¡Has dado en el clavo Cárlos! Siguiendo tu lógica (que claramente comparto), el hecho diferencial de los colectivos y cualquier otra forma de agrupación horizontal es… tatachán!!!

    ¡La desaparición de los individuos!

    Este hecho, entre otros, es el que nos ha llevado a sacar nuestra producción arquitectónica de arquitextonica y llevárnosla a VillegasBueno Arquitectura… Ahí siempre estaremos uno, otro o los dos.

Leave a Reply