10 ideas para desarrollar tu web de arquitectura
(y dejar de usar la palabra blog)

lawbooks
Foto CC by-nc-sa Mr.T in DC
Ayer nos marchábamos a la cama con la mención de nuestros queridos Stepien y Barnó en su texto 10 ideas para tener un buen blog de arquitectura.
Sólo el cansancio de un fin de semana intenso y divertidísismo con nuestros sobrinillos evitó que entrara al trapo de semejante capote rojo. Ahora ya, descansado y reposadamente, voy a aprovechar más o menos la estructura de su propio artículo para escribir esta suerte de contradecálogo. Me temo que para entender el diálogo, vais a tener que ir saltando de uno a otro…

Para leer las ideas, pinchando en el “read more”

1. Escribe para ti. No para los demás.

Está claro que el contenido debe ser de calidad, pero el nivel de la misma lo determinas tú. Lo repetiremos más veces pero quizás sea lo más fundamental de todo:

Tener una web es una herramienta, un medio, nunca un fin.

¿Te imaginas que alguien te dijera que para instalar el autocad en tu ordenador tienes que hacer buenos proyectos? Escribe para ti, no para los demás, posiblemente el nivel de calidad del contenido que publiques sea más que aceptable.

2. Que no te absorba.

Dedícale el tiempo que quieras, ni más ni menos. Gestionar una web puede llevarte al cabo del día 5 minutos o 5 horas. Es evidente que si te dedicas a desarrollar una tarea 5 horas al día el resultado va a ser mucho mejor que si le dedicas 5 minutos, pero gestionar tu web no debe convertirse en una tarea más. Seguro que si ocurre eso se desnaturaliza el proceso de comunicación y se convierte en algo pesado y desagradable.
Ahora bien ¿Quieres convertirte en el próximo archistar de la blogosfera arquitostónica? Es fácil. Un par de entradas al día, fagocitando material de otros lados, y un par de entradas a la semana con algún discursillo elemental y os aseguro que, a nada que lo meneéis un poco por las plataformas de social media en 3 o 4 meses estáis en el top de e-buzzing.
Eso si, ¡no vayáis a comunicar el trabajo de otros directamente eh! Todo lo que aprovechéis de otro, que pase indiscutiblemente a través de vuestra web. Es fundamental generar un doble click en el usuario. Si los seguidores no pagan peaje ¿para qué estamos currando tanto?

3. Elige la herramienta adecuada

O lo que es equivalente:

Detestamos la palabra blog.

El término lleva más de diez años circulando por la red y uno de los textos que mejor resumen nuestra filosofía es el de Hernán Casciari, editor profesional, sobre “La muerte de los blogs”. Por esto hemos titulado el contra-decálogo “web de arquitectura” y no “blog” (que sigue pareciéndome la onomatopeya de un regüeldo).

Decir “tengo un blog” es como decir “tengo autocad”.

Hay casos fantásticos de estudios de arquitectura que usan como soporte digital de toooodo su trabajo su página profesional (no lo olvidéis, los perfiles son para las personas) de facebook, ¡de facebook!. ¿Puede haber algo menos profesional que facebook? Pues ahí lo lleváis, Alt Arquitectura usa el dominio como simple pasarela a su fan page en la que supera, desde hace tiempo, el millón de seguidores…

Lo importante es la identidad que se comunica, no la herramienta.

Y vuelvo a las andadas. Yo mismo, detesto ver estudios de arquitectura con webs alojadas en blogger y que no se molestan en cambiar el dominio, pero el hábito no hace al monje

4. Una web es tu casa, es tu identidad, eres tú.

Todos conocemos a alguien, compañero o no, maquiavélico y enredón, ¿verdad? Alguien del que sabemos que siempre está pesando más allá de lo que aparenta, que no da puntada sin hilo
Pero ¿vosotros os levantáis cada mañana pensando en la rentabilidad de vuestras acciones? ¿A que no? Es lógico y necesario tener objetivos, personales y/o empresariales, pero anteponer los objetivos, el plan, a nuestra propia esencia, termina provocando que esa esencia se convierta en un puro postureo, y el que sepa ver más allá la percibirá como artificial.

La Red está construida por personas.

Y no por planes, marcas o empresas. Los prosumidores son nuestros potenciales clientes. Pero sólo potenciales, antes son personas. No te acerques a ellas con un plan, antes o después te desenmascararán…

5. Sé tú mismo.

Redunda bastante en los puntos anteriores. Sé tú mismo. Comunica lo que te interese y, si de verdad te apasiona, conseguirás hacerlo interesante.

El mundo necesita gente que ame lo que hace.

¿Tienes un nicho profesional? Pues seguro que podrás contar cosas de ese tema mejor que nadie. ¿Eres un profesional todoterreno? Pues que se note que eres capaz de todo, que trabajas como el que más. Se transparente. El mundo no necesita más especialistas ni más mercachifles.

6.¿Eres profesor? Sé digital.

Aún a riesgo de hacer una generalización (siempre odiosa), los estudiantes han naturalizado tanto las herramientas digitales que no aprovechan todo su potencial. Nuestra generación, la que está entre los treintipocos y los cuarentimuchos pasó de entintar con los rotrings a elegir las plumillas en el ctb de autocad. Ese tránsito nos ha permitido entender la potencia de lo digital (el que en esta casa use virtual queriendo decir digital será etérnamente baneado).

Si eres docente, usa las herramientas de la información y posibilita que tus alumnos las articulen para construir su conocimiento.

¿Cómo se hace eso?¿Con una web? Para la respuesta ver el punto 3.
Nosotros hemos hecho experimentos docentes con CMS como blogger, con comunidades de Google+, con hashtags de twitter, con grupos de Facebook,… y podemos decir que cada una tiene sus pros y contras.
(N.d.A. Las notas a pie en un texto en papel son latosas, imaginad en un hipertexto… no tienen sentido si no se construyen con anchors.)

7. Estructura la información.

No vamos a dogmatizar sobre lo largo o lo corto de las entradas. Desde los pildorazos de Santiago de Molina a los atracones de Jose María Echarte. El attention span es cada vez más corto, pero cada uno es cada uno… Eso si, usa las etiquetas, enlaza, estructura, genera conocimiento a partir de la información que publiques. Si pretendes que tu web sea realmente útil y no se quede en el espacio de un buhonero digital, construye conocimiento.

8. Cuida el tono.

No somos nosotros tampoco magos del humor, pero lo que si nos parece crucial es cuidar el tono, respetar, y como dice la máxima No hagas en la Red lo que no harías en público. Así de simple. El tema de la permanencia, las consecuencias, etc. creo que ya está más que tratado. Somos adultos responsables y debemos ser consecuentes…

9. Sé Red.

Conjugar nuestro lema Ser Red es un ejercicio harto difícil. ¿Quieres impacto? Pues vuelve al punto 2. Con esa fórmula y un poquito de (o mucho) tesón, lo tiene listo.
¿Quieres #Ser_Red? Eso es distinto. Eso pasa necesariamente por ser consecuente. Pasa por entender y respetar la propiedad intelectual. Pasa por asumir que tienes un beneficio y que usar le material de otros que tiene © es tan malo como que una persona use tu proyecto de una unifamiliar para hacerse la caseta de su perro. Pasa por enlazar, no solo mencionar, las fuentes, que para eso http viene de hipertexto que se construye con hiperenlaces. Pasa por pasar de técnicas de impacto en las plataformas de social media que rellenan artificialmente tus estadísticas. Pasa por Ser y no solo parecer.
Aunque vuelvo a lo de antes. Si lo que quieres es impacto haz todo lo contrario a lo anterior.

10. Sé tú mismo.

Ya lo hemos dicho antes, pero no está de más insistir.
Si te desnudas en digital, cuidando las maneras, lo que demostrarás es transparencia, honestidad y coraje. Valores muy denostados y casi en desaparición. Ya sea contando tus proyectos, ya sea intentando hacer crítica de arquitectura, ya sea publicando fotos de mininos (que también dan mucho impacto)… sé fiel a ti mismo. Estamos convencidos de que indefectiblemente, si somos generosos y nos entregamos a lo que hacemos, la Red nos devuelve esa entrega multiplicada, al menos, por 1,1.

CC BY-NC-SA 4.0
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 4.0 International License.

5 thoughts on “10 ideas para desarrollar tu web de arquitectura
(y dejar de usar la palabra blog)

  1. Amén y Ole Ole y Ole.

    En el decálogo de Stepien y Barno habria que cambiar el “buen” por “popular” y añadir la palabra “comercial” antes de arquitectura para dejarlo en “Diez ideas para tener un blog comercial y popular de arquitectura.”

    Esto SI son buenas ideas, buenas practicas y buenos consejos. No me queda más que aplaudiros, bravo!

  2. ¡Hans aplaudiéndonos una entrada!¡La crisis se acaba!¡El cambio climático se revierte!¡Milagro!

    Jajaja… bromas aparte, que sabes que apreciamos tus ácidas críticas. Su enfoque es el que es, el nuestro es simplemente distinto. !Abrazos y que pases muy felices fiestas!

  3. SER UNO MISMO, RESCATAR LO MEJOR DE TI, ESCRIBIR PARA TI, ENFOCAR LOS CONTENIDOS, COMPARTIR, SER HERRAMIENTA. VAYA MUCHAS COSAS QUE HACER. GRACIAS MI AMIGO.

Leave a Reply