Colección Arquia Maestros.
Tres lecciones de arquitectura magistrales.

O por qué Luis Fernández Galiano le dio la extrema unción a tres de los grandes.

2014-03-25 20.26.24

Ayer, cuando volvía de Madrid, de haber estado en el evento de presentación de la Arquia Maestros, la nueva colección desarrollada por la Fundación Arquia bajo la dirección de Luis Fernández Galiano, barruntaba sobre cómo afrontar este texto. Y todo lo que me venía a la mente eran las palabras de Galiano al hablar de los tres Maestros. Que si eran “arquitectos al final de su trayectoría creativa”, que esto no aportaba “nada nuevo”, que si sólo es “un momento celebrativo de su carrera profesional”…

El contenido y el tono de sus palabras se me antojaba hasta grosero, casi una falta de respeto a sus mayores.

Esta mañana, por fin he podido visionar fugazmente los vídeos. Llegando más allá de los trailers que vimos en la presentación. Y lo he entendido todo.

Galiano ha resucitado a tres colosos de la arquitectura española. Y para resucitarlos, primero tenía que oficiar el acto público de su defunción. El resultado es redondo.

Sobre las entrevistas, poco puedo decir que no se intuya. Son soberbias. Íntimas pero no agobiantes, serenas pero no monótonas, detalladas pero nada aburridas. Merecen la pena.

Navarro Baldeweg, sin restarle interés, es el que menos me epata. No puedo comulgar con el dogma de que la arquitectura es arte. Lo siento. Necesitaré más tiempo para digerirlo.

Moneo tranquilo, calmado. Sólo lo había escuchado hablar una vez y no lo recordaba. Intenso. Arquitectura en una concentración casi venenosa. El pasaje que dedica a La Previsión (Española) ha hecho que recupere la admiración que siempre he tenido por ese edificio de nuestra ciudad.

Bohigas brutal. Ya en el acto me sorprendió la energía y claridad de ideas que transmite pese a su edad. ¿O es gracias a ella? La complejidad intelectual, más allá de la mera arquitectura, de su discurso es asombrosa, aunque el tono autoritario de algunas de sus afirmaciones, quizás también achacable a la edad, descoloque demasiado.

La operación como digo es redonda. Ha resucitado a tres enormes arquitectos para traerlos a nuestro día a día.

Con un trabajo impecable sobre todo gracias a la materia prima que maneja, Galiano vuelve a colocarse como “el editor” de la arquitectura española.

Alguno decía en la Red que poco tenían ya que decir estos tres. Creo que se equivoca. Tienen mucho que decir, y nosotros más que aprender.

Gracias a la Fundación Arquia por invitarnos y darnos la oportunidad de asistir a este evento histórico. Disfrutaremos con calma y deleite los tres ejemplares de la colección que nos obsequiaron.

CC BY-NC-SA 4.0
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 4.0 International License.

4 thoughts on “Colección Arquia Maestros.
Tres lecciones de arquitectura magistrales.

  1. Guiño guiño, codazo codazo…

    Poco tienen que decir de como será la arquitectura del futuro. Me lié diciendolo, pero eso el lo que queria decir, porque de sus palabras, y solo me refiero a lo que pude escuchar en la presentación, porque ni me han regalado los DVD-s, guiño guiño codazo codazo, ni tengo 60€ para comprarlos, se deduce rapidamente que estos tres ya viven en otro mundo. Mucha palabra bonita, que si la arquitectura es un oficio, que si hay que entender como se construyen las cosas… guay, pero estamos ya en otro mundo, y estos tres ya no están en el, ni falta que les hace.

  2. Dos cosas.
    Una. Siguen en el mundo. Gran parte lo han construido ellos, y aunque Galiano y tú os empeñéis, les queda vida.
    Y dos. En breve lo tendrás en la biblioteca, y si no avisa a la fundación. Además, en breve, liberarán el material. No lo hacen por el negocio ;)

  3. No puedo estar más de acuerdo contigo, Miguel. Más allá de que a uno le guste o no lo que hacen, lo que han hecho, o lo que están haciendo, más allá incluso de que nos pueda desagradar el modelo que representan, del que en absoluto se les puede culpabilizar personalizando, creo que todos ellos se merecen un respeto. Si empezamos por enviar a nuestros mayores a la tumba antes de tiempo, no merecemos ni el aire que respiramos.

Leave a Reply