Cómo sobrevivir a la carrera de arquitectura.

Algunas ideas para los estudiantes de primero (o de segundo, o de tercero…)

Aunque no somos lo suficientemente viejos para dar consejos, pero alguna vez se nos ocurren cosas que creemos que estaría muy bien que alguien, en su momento, se hubiera tomado la molestia de contarnos.
Hace más de diez años que terminamos la carrera de arquitectura, dentro de poco hará veinte desde que la comenzamos, y quizás seamos demasiado abuelocebolletas, pero…

Si tenéis más ideas , a los comentarios, que las buenas, las colocaremos como updates.
En estos momentos de desánimo y cabreo monumental –porque todo el que sale de la escuela teme con razón que no va a poner un ladrillo en su vida– creemos que, para los que entráis en ella, lo importante es poder hacer el camino que habéis elegido con la menor cantidad de problemas posible.

En esa línea va este artículo.

  1. Cotillea

    Investiga, curiosea, pregunta, acércate a los compañeros de cursos superiores, intenta conocer a arquitectos en ejercicio y arrímate a ellos. La carrera es larga, y la profesión ya no te digo, y tiene muchas y muy diversas posibilidades. Anticipar qué y con quién puedes hacer cosas interesantes y potentes te va a ayudar mucho.

  2. Piensa que te gustaría hacer dentro de 15 años

    y empieza a preparar los cimientos
    Descubrir que te gustaría hacer investigación universitaria, o calcular estructuras para otros compañeros, en 5º de carrera es descubrirlo muy tarde. Para conseguirlo, aplica el punto 1.

  3. Aprende a dibujar

    En arquitextonica no dibujamos bien, nada bien, pero si sabemos dibujar, sabemos expresarnos y hacernos entender, usando lenguajes gráficos. Como sabemos que se puede entrar en la carrera sin saber dibujar, nuestra recomendación es que aprendáis cuanto antes, yendo más allá de las obligaciones de las asignaturas de dibujo para incorporarlo a vuestras habilidades cuanto antes. Y si además conseguís dibujar bonito, pues mejor.

  4. Inglés, inglés e inglés

    Saber español nos abre las puertas de más de quinientos millones de personas ¿te imaginas las puertas que te abre el inglés? Publicaciones internacionales, conferencias de arquitectos de todo el mundo, programas informáticos que no tienen versión en español…
    Si ya lo controlas, añade un tercer idioma.

  5. Domina la tecnología

    Arquitectura Informacional en arquitextonica
    Arquitectura Informacional en arquitextonica

    El primer iPad salió al mercado en 2010. Google Glass en 2013. ¿Imaginas dónde podemos estar dentro de 5 años cuando acabes tu carrera?
    No estoy diciendo que te hagas ingeniero informático, pero si que, igual que el inglés te abre puertas y te coloca en una situación de ventaja, dominar la tecnología, o al menos que esta no te domine a ti, también te coloca en ventaja.
    Ojo. No estoy hablando de saber manejar programas. Eso lo termina consiguiendo cualquiera que necesite usarlos.

  6. Conoce a tus compañeros

    Foto CC Ergosfera. Trystorming. Fetsac 2011
    Foto CC Ergosfera. Trystorming. Fetsac 2011

    Van a ser tus compañeros el resto de tu vida. Por experiencia, fuimos muy autárquicos durante toda la carrera (pareja desde segundo), y eso nos llevó a relacionarnos mucho menos de lo que deberíamos. Muchos compañeros nos conocen, pero nos avergüenza bastante decir que nosotros, aunque conocemos sus caras, no los conocemos.
    Si no estudias en tu ciudad, seguramente lo hagas de todos modos, pero si estudias en tu ciudad, múdate a la escuela, va a ser la mejor forma

  7. Participa

    Unity_in_Diversity_CC__Untitled_blue___httpflic.krp31RKRLas delegaciones suelen estar un poco politizadas, y en algunas huele a cerrado, pero la delegación de estudiantes está para servir a todos los estudiantes y siempre debe tener sus puertas abiertas. No la uses sólo para pedir ayuda. También es importante que participes. Es un trabajo muy duro pero tremendamente gratificante. Además, mientras más gente participe y mayor pluralidad de ideas haya, mejor.

  8. Quéjate

    termopilas_ leg0fenris #NOalaLSP
    Termopilas. Foto CC by Leg0nFerris

    pero con soluciones en la mano
    Si algo no funciona, quéjate. Pero hazlo cuando tengas una propuesta para solucionares ese problema. En 5º se nos ocurrió quejarnos de unas prácticas que considerábamos anacrónicas y mal gestionadas. Lo hicimos de forma anónima por cobardía. Cuando tuvimos que dar la cara para que no se liara en gordo para todo el curso, temimos por nuestro aprobado. No solo no nos pasó nada y aprobamos, aunque tuvimos que hacer las prácticas hasta el final, sino que el curso siguiente se abolió la obligatoriedad de esas prácticas y se actualizaron sus enunciados.

  9. Elige bien a los profesores

    Si lo importante es aprender, ¿no crees que merece la pena elegir a los mejores docentes? Para conseguirlo, vuelve al punto 1.
    Si no te convence un docente, antes de despotricar, intenta entender que es lo que te está contando y por qué lo está haciendo de esa manera. Si cuando lo entiendas sigue sin convencerte, o si no consigues entenderlo de ningún modo, busca la forma de cambiar de docente. Los años de escuela son pocos y valiosos como para malgastarlos, eso si, asegúrate de que no estás siendo un soberbio intolerante, puede que si renuncias a estar con un profesor, estés perdiendo la única oportunidad de que te transmita algo realmente interesante.

  10. Economiza

    ¿Plotear en brillo sobre capelina de 1cm?¿En serio? Cartón de proyecto del gris y plateado a color de imágenes sobre papel de 80grs. Aunque el del sitio de ploteado te diga que no, insístele, nunca he visto un cabezal de plotter romperse porque se arrugara el papel un poquito.

  11. La biblioteca

    es como tu casa.

    Biblioteca de Utrecht Wiel Arets. foto CC arquitextonica
    Biblioteca de Utrecht Wiel Arets. foto CC arquitextonica

    Hay un auténtico tesoro en cada biblioteca, la de la ETSAS es especialmente buena, y casi todo el material que albergan no está en internet por lo que es insustituíble.
    Dos temas importantes: apréndete el nombre de los bibliotecarios, y trátalos con respeto y cariño, van a estar para ayudarte durante los próximos años, y GUARDA SILENCIO en la sala; si quieres charlar, hablar por teléfono, o trabajar en grupo, te vas a la cafetería, al pasillo o a la sala de estudio, pero la biblioteca debería ser un templo de silencio y concentración.

  12. Cuida a las personas de tu entorno

    Lo mismo que hemos dicho de los bibliotecarios es extensible a las personas que trabajan en y cerca de la ETSA: bedeles, camareros, cocineros, papelerías, librerías, kioscos,… Apréndete sus nombres y trátalos bien, tu vida será más fácil.

  13. Viaja, viaja, viaja

    Por muchas revistas, por mucho internet que tengamos a mano, como mejor se aprende la arquitectura es experimentándola. Es indiscutible.

  14. Ve a las conferencias

    Me parece tristísimo que las conferencias no se llenen, como pasa por ejemplo en la Semana Cultural de la ETSAS. Las conferencias suponen un momento excepcional en el que una persona comparte con nosotros su trabajo, experiencias e inquietudes –muchas veces de un modo muy íntimo. No aprovechar esa oportunidad me parece un desperdicio enorme.

  15. No compitas, coopite

    Helping_hand_CC__Tomas_Sobek___httpflic.krpkPgZLc
    Helping_hand_CC__Tomas_Sobek

    La coopetitividad, mezcla de cooperación y competitividad, te puede –os puede– llevar a una posición de enorme potencia. Que hay ejercicio nuevo de proyecto ¿Por qué no hacer el trabajo de análisis de contexto en grupo, poniéndolo en común, y luego el proyecto de cada uno individualmente? Trabajar en grupo en la fase inicial, o hacerlo individualmente pero compartiendo el resultado, hará que la base desde la que todo el mundo arranque sea mucho mejor, y luego que cada uno desarrolle su capacidad individual.

  16. Construye tu identidad digital

    Data Path Ikeda
    Data Path Ryoji Ikeda Foto by cc sa rh2ox

    ¿Piensas que no tienes nada que contarle al mundo? Para cuando creas que *ya lo tienes* irás tarde. Igual que vas a ir construyendo tu forma de trabajo como arquitecto y esta deberá ir cambiando y evolucionando con el tiempo, empieza ya a construir tu identidad digital: web, portfolio actualizado, twitter, página de facebook… elige el entorno en el que te sientas más cómodo, pero empieza ya a tejer tu red profesional.

El listado ha sido un poco caótico, pero creemos que teniendo estas ideas en la cabeza, la carrera se puede hacer un poco más llevadera.

¿Tenéis alguna sugerencia más?

CC BY-NC-SA 4.0
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 4.0 International License.

14 thoughts on “Cómo sobrevivir a la carrera de arquitectura.

  1. Sugerencia:

    No menosprecies o subestimes asignaturas que pueden ser tu futuro profesional. Atentos a Economía, Luminotécnia, Mecánica del suelo o Deontología y Legislación. Que nadie te diga que eso no vale. Ten tu propio criterio.

  2. Algo parecido a lo que dice Jesús.

    Párate a pensar un momento en ¿Qué es la arquitectura para tí? Palabra clave: “para tí”.
    Tómate un respiro de la dinámica de empieza el curso-me pongo con proyectos-voy aprobando el resto como pueda-lo importante es proyectos- y al final no sabes de qué va la arquitectura DE VERDAD. Levanta los ojos del tablero (uy, perdón, del ordenador!), porque no serías el primero que al salir a la calle y enterarse de qué va esto de verdad se sienta estafado, y lo que es peor, frustrado.

    Intentad que los profesores os cuenten cómo es de verdad la profesión, fuera de las aulas, y mirad a ver si eso es lo que os apetece hacer, si se puede mejorar o si creéis que se puede hacer de otras maneras y a por ello.

  3. Respeta tu trabajo, respétate a ti mismo. Unas prácticas de formación NO SON un trabajo en régimen de esclavo manumitido. Hay sitios donde te informarán de lo que es y no es legal y aceptable. Recuerda que si hoy eres un becario explotado, cabe la posibilidad de que estés perpetuando el sistema que te hará ser el día de mañana un arquitecto explotado. Sabe que hay gente decente, que quizá sean los menos, pero que de ellos aprenderás algo más que la ultima moda sobre parametricismo: Aprenderás quizá a ser honesto con tu trabajo y con tus trabajadores.
    Organizate. Organizaos. Juntos. Como decían en La Bola de Cristal (Que viejo estoy) “Solo no puedes, con amigos si”.
    Y animo!

  4. A veces resulta difícil aconsejar sobre cosas así, porque todo se ve muy diferente cuando uno ya no está en la escuela y ve las cosas con otros ojos. Además de eso está la edad, que también influye mucho en la manera de ver ciertas cosas (a veces para bien y otras para no tan bien, todo hay que decirlo).

    Pero si tuviese que recomendar algo más para completar la lista de Lourdes y Miguel diría:

    – No cierres nichos de mercado. No hagas caso a los profesores que insinuan que hacer tal o cual cosa, o dedicarte a esto o a lo otro, es de ser un fracasado. Somos la única profesión que desde su base educativa se ha cerrado a sí misma sectores de mercado. Y eso, tal y como funciona el mundo hoy en día, es un error enorme. Por ello creo que el consejo de Jesús A. Izquierdo es también muy válido. Hay que tener criterio propio, no dejarse influenciar por ciertas tendencias de un profesorado con oscuros intereses educativos y no dividir las asignaturas (o los trabajos) en categorías, porque nunca sabes a qué dedicarás tu futuro profesional.

    – La vida de un arquitecto es (y debería ser) mucho más que la arquitectura. No dejes de interesarte por todo lo que te rodea porque es el momento de abrir horizontes y aprender de todo y de todos. La arquitectura es nuestra pasión, pero alguien que se dedica durante 6-7-8 años a estar únicamente focalizado en su carrera es, en mi humilde opinión, un arquitecto incompleto. En mi caso personal, si algo puedo agradecerle a la escuela, es a abrirme los ojos a un mundo lleno de cosas increíbles e interesantes que estaban allí, pero que nunca me había parado a mirarlas con “otros ojos”. Si algo te enseña la escuela es a mirar con “otros ojos”. Aprovéchalo.

    – No sobrevivas a la carrera. Vive la carrera. La carrera no es simplemente una formación específica que (en teoría) conformará la base de tu futuro profesional. La carrera es un momento importantísimo de tu vida donde vivirás (o deberías vivir) experiencias que siempre recordarás. La época universitaria, los amigos, los viajes, las anécdotas, las vivencias, los amores, las aventuras, todo eso forma parte de tu vida. Insisto: No sobrevivas. Vive. Ten en cuenta que cuando esa época haya pasado lo que quedará en tu recuerdo serán los buenos momentos, así que trata de que sean los máximos posibles.

    – Trata de formar tu criterio propio. Aprende, escucha, distingue entre profesores que te aportan algo y los que no te aportan demasiado, interioriza lo que aprendas y fórmate no sólo como profesional, sino como persona.

    – Y por último, lo más importante. Los amigos. Viaja con ellos, aprende con ellos y disfruta con ellos. Seguiremos haciendo amigos durante el resto de nuestras vidas pero os aseguro que, al menos en mi caso, esta fue una de las mejores cosas que me dio la universidad. Conocer a un grupo de gente maravillosa con la que he recorrido un largo camino y con la que, no lo dudo ni un momento, seguiré viviendo momentos irrepetibles durante toda mi vida.

    Porque hay cosas en la carrera que son muy duras, es cierto. Pero se hacen mucho más llevaderas si tienes al lado a gente buena.

    Insisto: No dejes pasar a la buena gente, que de hijosdeputa está el mundo lleno.

  5. Un mantra que deberían tener todos nuestros futuros compañeros en la cabeza. Trabajar gratis para un compañero hoy es rebajar, o regalar incluso, honorarios mañana.

    Nota aparte: El parametricismo es una chufla de Schumacker, el diseño computacional/informacional no. Que lo sepas…

  6. Hola Pedricalles. Gracias por lo oportuno de tu intervención.

    Somos conscientes de que nuestro *tipismo* nos hace ser poco o nada *extraordinarios*, pero quizás debamos ocuparnos de vez en cuando de los *tópicos gilipollescamente típicos* para no caer en la soberbia, grosera y destructiva que ha llevado a la profesión, gracias a muchos de nuestros compañeros, a situaciones lamentables.

  7. Aunque las circunstancias de cada uno son diferentes, y los créditos cualquier día empiezan a cotizar en el Ibex35; yo les diría que no se agobien por tardar algún año más en completar la carrera de lo que marca el plan de estudios. Que planifiquen bien el itinerario y le concedan a cada asignatura la dedicación y el tiempo que se merece, aunque eso les retrase en obtener el título. Con 20 años parece que un año más es una eternidad, pero con 40 echas de menos no haber dedicado ese año a profundizar en las cosas para las que ahora te es difícil encontraar tiempo.

  8. Totalmente de acuerdo, Raquel. Creemos que, con la responsabilidad que conlleva la profesión, echar un rato más en la carrera, porque hayas compaginado con otros temas o porque dediques más atención a algunas cosas, no es nada malo.

Leave a Reply