Awareness

Sumergido desde algún tiempo en desoxidar el cerebro con la dura tarea de leer la Teoría de la Postmodernidad de Frederic Jameson, proyectos como este de Electroland no me pueden dejar impasible.

Lourdes al verlo marcó la similitud de circunstancias con la anécdota de Bansky.

Pasamos de la awareness, y perdonadme el uso de la palabra inglesa pero la dualidad consciencia/conciencia me parece inmoral, a la celebración. La justificación del jurado que otorgó el premio al proyecto de Electroland no tiene desperdicio.

No se si me equivoco pero uno de los principios de ese fenómeno que llaman postmodernidad es la incertidumbre, la negación del rumbo, no saber ni de donde se viene, ahistoricidad, ni a donde se va, pesimismo. Hacer que esa ignorancia, esa falta de certeza nos lleve a la celebración creo que es simplemente una utopía hipertrofiada hasta el absurdo.

Aceptar pasivamente la pobreza, la indigencia y el hambre como hacemos muchos es ya despreciable.
Celebrarlo con pelotas de colores, catastrófico.

Más perplejidad.

Únete a la conversación

4 comentarios

  1. En una etapa de la arquitectura en que esta ha perdido por completo lo que tenía de propositiva y se ha vuelto cada vez más fotogénica no es extraño celebrar la marginalidad con un despliegue de colores que disimule aquello que no queremos ver.

  2. Un despliegue de colores que disimula… JA!
    Amigo, la propuesta busca poner delante de las narices del viandante precisamente lo que no quiere ver, aquello que prefiere ignorar.
    Que además sea visualmente atractivo… pues mejor.

  3. El enlace está puesto en nuestra columna derecha desde hace bastante tiempo.

    La falta de actividad en la revista es por el exceso de actividad en el MundoReal™ Trazas, hasta que nos de dinero gracias a la publicidad seguirá siendo un pasatiempo.

Dejar un comentario

Responder a jose Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *