¿Equipos multidisciplinares o jaula de grillos?

El listado de asociaciones varias que hay entre los equipos premiados en el Concurso para la Deutsche Schule en Madrid, refleja perfectamente la diferencia en los modos de trabajo en España y en el resto de Europa. Todas las disciplinas reflejadas en lo diverso de los equipos son asumibles legalmente por un arquitecto español, y esto me plantea preguntas.

¿Aumenta la productividad lotear el trabajo o dificulta la coordinación y coherencia del mismo? ¿es cuestión de la talla de los proyectos o es cuestión de la complejidad de las tecnologías actuales?

En arquitextonica dada la envergadura de nuestros proyectos solemos asumir todo el trabajo internamente, y aunque cuando hemos externalizado alguna de las partes del mismo hemos aumentado nuestra productividad (trabajo/tiempo, a menos tiempo más productivos…) siempre hemos considerado la productividad como uno de los últimos objetivos en nuestro trabajo, prefiriendo rigor, calidad, atenció o control antes que rapidez.

¿Qué opináis vosotros?

Únete a la conversación

3 comentarios

  1. El equipo del que formo parte trabaja distribuyendo entre sus miembros responsabilidades sobre lotes de trabajo, externalizando servicios no asumibles por nosotros (arqueología, por ejemplo) y celebrando frecuentes reuniones de trabajo, puesta en común y coordinación que garantizan que el resultado es el mismo que si hubiera sido hecho por una sola persona.
    Puede que la diferencia clave esté en el tamaño: nuestros trabajos se desarrollan por fases que duran meses, y en conjunto abarcan años antes de su aprobación definitiva. Para lotes de esta envergadura no veo otro modo de organizar el trabajo.

  2. Pues yo creo que cuanta más gente pensando, mejor va a ser el resultado, y de esa gente, cuanto más mezclada, mejor todavía.

  3. El equipo del que formo parte trabaja -si no es psible- de otra forma, distribuyendo entre sus miembros responsabilidades sobre lotes de trabajo, evitando externalizar en la medida de lo posible servicios asumibles por nosotros, y celebrando infrecuentes reuniones de trabajo, puesta en común y coordinación, que nunca garantizan que el resultado es el mismo que si hubiera sido hecho por una sola persona.
    Puede que la diferencia clave esté en el dinero, en la Administración, en el sistema: nuestros trabajos se desarrollan por fases que duran años, y en conjunto abarcan lustros antes de su aprobación definitiva. Para lotes de esta calaña no veo otro modo de organizar el trabajo.

    Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *