Espacio Protegido

Me he quedado helado cuando he visto que la Semana Cultural de la E.T.S.A.Sevilla va ya por su novena edición.

En el 2001 participé activamente en la segunda semana cultural, encargándome, (bajo el amparo de la delegación de alumnos reinante) de pensar y gestionar el ciclo de conferencias de aquella ocasión, Nuevos Modos de Habitar, Cambios Sociales.

Las cuatro imágenes que véis en el enlace anterior corresponden a las cuatro conferencias, Aranguren y Gallegos con Cero 9, Jose Luís Bezos con Manuel Narváez, MTM y Javier Peña con Paredes-Pino y Alberto Nicolau con MGM. Un plantel de arquitectos impresionante, y una experiencia personal aún más formidable ya que tuve el placer de tratar con todos ellos personalmente.

Hay que decir que la Semana Cultural no es solo el ciclo de conferencias. El conjunto de actividades es tremendo, con una participación altísima incluso con el inconveniente de que se suele celebrar durante la semana blanca y una parte muy importante de la población de la ETSAS se va a su domicilio fuera de Sevilla.

Pasáos por espacio protegido, os enteraréis del programa de forma más detallada y conoceréis la trayectoria de una necesidad que surgio durante una protesta tremenda y se ha consolidado como uno de los eventos arquitectónicos más importantes de Sevilla.

Únete a la conversación

1 comentario

  1. La semana Cultural es un algo COLECTIVO. Muchas gracias por valorar el enorme esfuerzo pero, ya que hablas de la delegación de «alumnos» te digo seguramente sin la delegación de estudiantes nada de esto hubiese sido posible. Se ha conseguido este cartel gracias al enorme esfuerzo que se ha hecho año a año por mejorar y construir una mejor semana, pero, como tú mismo dices, la semana cultural no es sólo un ciclo de conferencias, ni tampoco un concierto mas o menos resultón, es el símbolo y el esfuerzo por construir un debate y una reflexión en la escuela, por acercar las arquitecturas y reflexiones no difundidas, por construir una participación estudiantil autónoma en la cultura de la escuela, por fomentar el trabajo colectivo, y un largo etc… pues bien, seguramente hoy no sería posible, si la delegación de estudiantes, desde el año 2000 no la hubiese defendido con uñas y dientes, porque ganas no le han faltado a determinados jerarcas por cargársela de un plumazo. Ese es el espíritu que garantiza que perviva y que cada vez sea algo mas importante en la cultura de la escuela.
    Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *