Y a cuenta del verano…

El curso de verano de la Universidad de Alcalá se anuncia con un plantel de profesores de muy alto nivel, entre los que tenemos la suerte de contar a algunos amigos. Pero las formas con las que la Fundación General de la Universidad de Alcalá ha organizado este curso no son las ideales.
Siete días en lugar de doce o trece, que suele ser lo mínimo para que se produzca un trabajo mínimamente interesante, y un coste por estudiante muy alto, preveen la asistencia casi exclusiva de adinerados estudiantes de la zona de Madrid. La envídia nos corroe, pero qué le vamos a hacer…

Nota aparte merece el detalle de que en el cartel del curso, que no se qué diseñador gráfico ha podido hacer esa atrocidad, aparecen dos categorías de profesores, los de nombre grande y los de nombre chico.
¿Indicará eso profesores jefes y profesores curritos? Espero que no, porque casi todos los nombres del cartel tienen talla para mirarse a los ojos unos a otros, de cualquier modo, me parece un detalle un poco feo.

4 comentarios en «Y a cuenta del verano…»

  1. Estamos viviendo una época en la que ser arquitecto tiene un precio muy alto (por supuesto a pagar): cursos de verano que cuestan un ojo de la cara, concursos en los que inscribise cuesta billetes (y no pocos precisamente) + (el tiempo que inviertes en la elaboración del mismo)…

    ¿Qué opinais?

  2. Que por esa misam razón de ser, los arquitectos de estos estudios se dedican a hacer estas «gals de verano» que, por lo general, les dejan ciertos beneficios con los que afrontar la cuesta de septiembre. Ciclos de mercado creo que se llaman,¿no?

  3. Sí, todos sabemos que durante el año hay épocas de vacas gordas y vacas flacas. Vamos a tener que organizar un curso de estos notros, a ver si salimos a flote un poco. 😉

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *