Paradojas

Nuestro trabajo esta lleno de ellas, así que con nos vemos obligados a pediros discukpas por la irregularidad de las apariciones de los últimos artículos. Por lo menos seguimos apareciendo con más frecuencia que la revista Neutra. Hay un montón de cosas preparándose en el horno (la Casa de las Artes, el Euskotren, más sobre el Museo de la Cuchillería, la Casa de Juan Paje,…¿a que se hace la boca agua?), así que no os impacientéis y contentáos con el trabajo de Symbollix, el programa de la BIACS ahora que aún hace bueno para salir a la calle, o si no, perded mucho el tiempo.

Volvemos en diez días.

By the way… ¿Qué os parece la polémica escultura de Maurizio Cattelan?

Únete a la conversación

5 comentarios

  1. Maurizzio de tan fácil y superficial me parece ridículo. Si es que se trata de polemizar se me ocurren cien mejores maneras -sobre los mismos temas. Detrás sólo veo una real superficialidad y oportunismo. No sé si resulto dura pero es que tipo de artista-transgresor facilón me pone de los nervios. Otro es Mathew Barney, más oportunista si cabe, aunque con un discurso más profundo.

  2. Debe ser la unica manera que tiene de ser original y despertar algun sentimiento.

    Si el niño estubiera de pie o sentado su escultura no pareceria mas que un maniqui de escaparate de el Corte Ingles en la «Vuelat al cole» y eso seria demasiado vulgar.

    ¿se han dado ustedes cuenta que no es mas que realismo de molde de silicona?

Dejar un comentario

Responder a paula alvarez Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *