Category Archives: hipoarquitectura

Por una arquitectura responsable.
Centro Cerámica Triana. AF6 arquitectos.

Centro Ceramica Triana. Sevilla. AF6 Architects
CCT AF6 arquitectos Foto © Fernando Carrasco Fotografía de arquitectura

El título es poco atractivo, lo se. Pero se me hace necesario acercaos al Centro  Cerámica Triana desde esta perspectiva.
Podría acercarme en una aproximación patrimonial, desparramar sus tremendas virtudes constructivas, alabar su exquisita ejecución material, tratar de epataros describiendo lo acogedor de sus espacios ambiguos pero precisamente dimensionados o intentar evocar las sensaciones de su materialidad tan nuestra. Pero no.

Se me hace necesario acercaros el Centro Cerámica Triana desde la responsabilidad. Y quizás pueda tratar de trabajar sobre todo lo anterior desde este mismo punto de vista.
Porque AF6 autores del proyecto manejan el patrimonio, cuyo nivel de protección legal desconozco y me es irrelevante, desde la responsabilidad de tener entre manos la identidad de un lugar –uno de los barrios más especiales de Sevilla– y no sólo un trozo de materia inerte sujeto a reglas ajenas a esa realidad.
Así saben mantener una fachada intacta, hasta hacernos dudar de si realmente ahí hay un museo o no; o cuidan la presencia de las preexistencias como si fueran casi seres vivos a los que han realojado con todo el cariño.

CCT AF6 arquitectos Foto © Fernando Carrasco Fotografía de arquitectura
CCT AF6 arquitectos Foto © Fernando Carrasco Fotografía de arquitectura

Así, desde la responsabilidad, trabajan la construcción, de una forma austera y contenida –antes y más allá de esta malhadada crisis con la que los irresponsables nos azotan– hasta hacer que lo que podría ser un capricho contingente –esa celosía-estante que articula el patio central– se convierta en un elemento totalmente necesario para que el proyecto alcance todo su potencial.
Esta construcción la dirigen, además, con un nivel de exigencia que la hace irreprochable –como el que deberíamos tener todos– haciendo que una obra pública refleje con dignidad y seguridad el hecho de que al dinero de todos se le ha dado un buen uso en manos de buenos profesionales.
Sobre los espacios si que me debería detener algo más. AF6 tiene una forma de trabajar el espacio con la que nos sentimos muy identificados.

El espacio es ambiguo. Lo mismo es una cosa que la otra.

Lo mismo es zaguán que sala, sala que pasillo, pasillo que descansillo, descansillo que recibidor, recibidor que sala. ¿Y de dónde sale eso? Creo, y aquí tiro de habernos cría’o en una cuna próxima a la de AF6, que sale de entender que la arquitectura puede y debe trascenderse. Creo que este tipo de espacios, que al final terminan acogiendo, abrigando, recogiendo a las personas y dándoles su sitio, sale de entender que la arquitectura está por y para las personas y que sólo es una herramienta, un instrumento para conseguir un final superior a ella misma –y superior por muchísimo– que es el hecho de servir a las personas.

Centro Ceramica Triana. Sevilla. AF6 Architects
CCT AF6 arquitectos Foto © Fernando Carrasco Fotografía de arquitectura

Y al final ¿cómo se hace esto? Si no detestara tanto la palabra diría que esto se hace con sensibilidad, pero no. Creo que hay algo más importante y que AF6 pone en juego para lograr lo que creemos que es la mejor obra de 2014 en Sevilla, que es la responsabilidad. La que usan para que la elección de los materiales y las texturas, la sensualidad del proyecto, sea un abrigo, tosco pero suave, que arropa la historia tan nuestra que alberga el Centro Cerámica Triana.

Por la arquitectura responsable.

Aquí os dejamos la info para poder visitar esta maravilla.

Lecciones de equilibrio.
Estructuras ligeras.

Gracias a Miguel Ángel Díaz Camacho llegamos a esta maravilla.
Id a su web para que os cuente más y mejor que yo.
Párrafos de Arquitectura, MADC en twitter y MADC web.

Las capas de una ventana


De pequeña visitábamos la casa de mis tías muchas veces. Estaba muy cerca de la nuestra, pero mientras yo vivía en un piso moderno ellas lo hacían en un bloque antiguo que hoy aún sigue en pie.

Cada vez que entraba en su salón me maravillaba su ventana balconera.

Había algo en ella que hacía que el mismo espacio fuera diferente según la hora o el mes en el que estuviéramos.

Durante el invierno las contraventanas se echaban para intentar minimizar las pérdidas de calor a través de los junquillos de madera. Cuando la primavera empezaba a asomar la hoja ciega de la contraventana se abría para descubrir unos visillos translúcidos que escondían la calle pero que el sol conseguía atravesar y dar calidez a la sala. Entre marzo y mayo la ventana se abría de par en par desde por la mañana. El sol y los ruidos llegaban casi hasta la puerta y nos podíamos asomar protegidos por la barandilla. Pero por fin llegaba el verano y su calor y entonces aparecía la penumbra, una suave sombra creada por la persiana de tablillas de madera que se echaba por el exterior, se derramaba por la barandilla del balcón y sólo se levantaba en las noches en que no corría casi ni la brisa. La calle desaparecía entonces otra vez y con ella los vecinos de enfrente a los que ya no volveríamos a ver hasta que llegara septiembre y de nuevo la suave luz del otoño calentara las paredes de su salón y poco a poco el ciclo volvía a empezar.

Como la casa tampoco tenía telefonillo el balcón también era el lugar por el que echar las llaves para poder abrir la puerta o por el que simplemente saludar y desear buenos días cuando íbamos camino del colegio.

Hoy parece que hemos perdido esa relación con la climatología, las miradas o los ruidos y cerramos o abrimos nuestras ventanas sin asomarnos ni prestar atención a lo que pasa a nuestro alrededor.

Sin embargo, hace poco, durante una visita al casco histórico de Cádiz descubrí con alegría que allí los balcones y cierres, con sus gradientes de relación con el exterior seguían en uso.

El casco de Cádiz es muy condensado con viviendas antiguas de cuatro y cinco plantas, sin ascensor en muchos casos, que en sus inicios fueron viviendas familiares que con el paso del tiempo se convirtieron en viviendas colectivas de alta densidad. Disponer en estas viviendas de una salida al exterior es todo un regalo. La persiana de tablillas, ahora de plástico, esconde o permite descubrir interiores pequeños llenos de vida, pero también protege la intimidad de la ropa tendida secándose en el balcón aprovechando el aire y resguardándose del sol.

Una ventana o un balcón pueden ser sólo un hueco en nuestra fachada por el que entran la luz y el aire o pueden ser un umbral en el que pasan muchas cosas entre el exterior de la calle y el interior de nuestro hogar. De nosotros depende cómo lo usemos.


fotografías CC-by-sa arquitextonica

Pabellón MOOM de C+A
o bio-lógicas evolucionado.

Ayer trasteando por la web nos topamos con la salida del número 141 de Arquitectura Viva en ArchPapers, y cuál no sería nuestra sorpresa al encontrarnos esta portada incrementada la sorpresa del parecido por el título de este mes “Espacios Efímeros”

Poco hemos publicado de bio-lógicas, y menos de su fase final. Quizás por la premura de su desarrollo en el que pasamos de esto:

A esto:

en tan solo un mes, o porque la documentación fotográfica que tenemos es poca y narra fundamentalmente la paliza del día del montaje y lo feo que estaba el tiempo (y gracias a que estaba nuestra querida Agnieszka Stepien que si no no tendríamos nada de nada).

De cualquier modo. El pabellón MOOM de C+A architects, muy bien documentado como siempre por Judit Bellostes, va mucho más allá de los parecidos formales y funciona a través de una compresión de los sistemas estructurales mucho más profunda que la nuestra, entrando en los tensegrities, ese modelo estructural tan aparentemente mágico en el que el control de los equilibrios de fuerzas produce estructuras maravillosas.

Aquí os dejamos con el video del montaje en el que se puede ver la sutileza del proyecto y los espacios tan sugerentes que es capaz de generar en su interior (el exterior de bio-lógicas nos sigue pareciendo más bonito ;).

Información y producción de proyectos.
Concursos de arquitectura.

Ya hemos publicado algunas de nuestras investigaciones sobre lo que muchos llamamos arquitectura genética. Quizás Bio-Lógicas haya tenido el reconocimiento más importante, pero al mismo tiempo supone una línea de experimentación de la que nos queremos separar ligeramente. Durante su desarrollo estuvimos más cerca del proyecto DriftWood y de otros cuya exploración formal ha llevado a muchos compañeros a rechazar este tipo de trabajos.
La imagen de arriba es una simple captura de pantalla de lo que ahora mismo ocupa nuestras RAMs. Un concurso de EPSA en el que estamos aplicando los mismos procesos de pensamiento y producción que ya usamos en Bio-Lógicas o con más relación aún en SamerSan.
Uniendo el trabajo y experiencia de Lourdes (51 Alojamientos para jóvenes y mayores o 58 VIMA) en el desarrollo de vivienda protegida y la apertura y aplicación de conceptos que nos da la investigación de Miguel en las implicaciones de la arquitectura y la Sociedad de la Información, estamos profundizando en la aplicación de herramientas informacionales a la producción de arquitectura convencional.

Nos alejamos de aproximaciones formales y trabajamos haciendo que las condiciones de contorno del contexto sobre el que trabajamos, normativa, dimensiones, linderos, edificabilidad, orientaciones, soleamiento… sean los componentes de información capaces de generar los espacios que conforman la arquitectura. Las posibilidades son muchísimas, y para nosotros el interés fundamental es habernos colocado en el punto intermedio de los dos polos, arquitectura genética y urbanismo paramétrico, que constituyen ahora mismo la investigación en este tipo de procesos.

El concurso no es anónimo, y quizás fuera interesante compartir con vosotros los avances que vayamos realizando. Por otro lado es un concurso, y prestarle nuestras zapatillas de correr a otros competidores no creemos que sea una práctica muy sensata si queremos ganar ¿no?

En abierto:
Arquitectura Informada.

Después de dar mucha guerra con el trabajo fin de máster que ando desarrollando con la impagable colaboración de Lourdes y de muchos amigos y compañeros que animan y ponen su grano de arena a través de la Red, hemos decidido abrir su desarrollo y someterlo a vuestro escrutinio.

Aparece ya como una sección abierta en la columna de la derecha. Puede que cambie su nombre, cosa que ya ha hecho cuatro veces, y que crezca y mute conforme pase el tiempo y lo sometáis a crítica. Será lo mejor que le pueda pasar.

Gracias por adelantado a todos los que ayudáis y a los que os decidáis a entrar.

  • TFM Arquitectura Informada
  • Lucernarios activos.
    Montaje con Arduino + Firefly + GrassHopper

    Estamos rematando el resumen del 2010, pero aquí os dejamos algo ligerito para empezar la temporada. El resultado de una mañana cacharreando.

    La gracia del ejercicio, difícil de pillar para los legos, está en que las variaciones atmosféricas (cantidad de luz) hacen que la geometría se modifique (apertura de los lucernarios cuando la luz decrece) y se actue sobre otros sistemas físicos (la intensidad del LED crece si decrece la luz externa).

    Partiendo del tutorial de calibrado de una fotocélula, pasamos a GrassHopper y conectamos la placa al programa usando FireFly.

    El que quiera la definición necesaria para que funcione (también hacen falta la placa y demás componentes) está en la web de la comunidad de GrassHopper. Con la definición y las referencias a los tutoriales de partida no debería hacer falta explicación, pero si tenéis dudas ya sabéis.

    Prototipando Bio-Lógicas

    Podéis verlo en HD y a pantalla completa pulsando en los botones de la derecha de la barra roja.

    Otro aperitivo cortito de lo que podrá ser Bio-Lógicas.

    Ante el éxito del prototipo a escala 1:2 en cartón compacto, que nos deja con garantías de funcionamiento, hemos decidido aumentar el riesgo e intentar, a pesar del poco tiempo que tenemos, desarrollar el proyecto manteniendo la idea de la propuesta original: lonas blancas.

    Hemos tenido que hacer una pequeña renuncia, no nos da tiempo desarrollar una lona con la suficiente rigidez como para hacerse autoportante y hemos introducido una subestructura metálica, que como veis funciona a la perfección.