Tag Archives: Arquitectura

Parece fácil.
Sobre Sol89 arquitectos para la exposición Couples & Co.

Maravilla de regalo. #arquitectura #arquiandaluces

Una foto publicada por @arquitextonica el

Hace poco, nuestros amigos y compañeros bRijUNi arquitectos, tuvieron la osadía de invitarnos a hacer la semblanza de Sol89 para una exposición que estaban preparando. Couples & Co.

Considerando que el texto era para una exposición de la obra de Juanjo y María, y que tenemos el privilegio de estar y sentirnos muy cerca de ellos, en lugar de ensalzar su obra, creímos oportuno contar esos pequeños secretos que pocos saben y mucho importan.

Parece fácil

Según la Real Academia Española, la identidad es el conjunto de rasgos propios que nos caracteriza frente a los demás.

Siempre he creído que podemos definir nuestra identidad por asunción o por rechazo, y más de una vez he dicho que Sol89 –María y Juanjo– son para nosotros un referente identitario.

Desde que los conocimos en la escuela, la ETSAS, hace ya casi veinte años, todavía siendo estudiantes, hemos sentido admiración por ellos. Eran los mayores y nos producían –ya no– esa especie de envidia malsana que producen los Eames en esas fotos en las que están siempre felices y perfectos.

Lo que muchos ya sabemos, gracias a esos momentos mágicos que nos regalan, es que esa perfección va más allá de lo fotogénico. Es entonces, cuando te das cuenta de esto, que lo dejas ya todo por imposible y te abandonas a disfrutarlos.

Podría extenderme en muchos detalles, pero quizás lo anecdótico en este caso supere en potencia a lo profesional y me atreva a contar una de las experiencias doméstico-profesionales  más bonitas que he tenido.

Les pedimos que nos enseñaran su casa, acompañados de unos clientes nuestros a los que queríamos enseñar esas señas de identidad que nos gusta tener en común con la arquitectura de María y Juanjo.

En esa apertura de puertas, un domingo especialmente soleado de diciembre, además de disfrutar de su maravilloso hogar, pudimos escuchar a Juanjo hablar admirado de la estantería-escultura-escalera que la propia María había soldado, a María describir el belén –de una geometría divertidísima– que había hecho con sus peques y a los dos contarnos la odisea que había supuesto la autoconstrucción –ahora sí increíblemente creíble– de su casa.

Fue entonces, con la envidia desmoronándose a trompicones, cuando nos dimos cuenta de que aún hoy, en la era de lo digital, de lo efímero y superficial, hay personas coherentemente analógicas. Son personas que, sin atisbos de anacronismo ni impostura, son capaces de mantener a la realidad bajo un control total para que su vida, y con ella y su trabajo la de los demás, sea mejor.

Hace poco vi a Messi hacer seis jugadas magistrales en un partido; siempre sonreía y lo que hacía parecía muy fácil, aunque todos, especialmente los que tenemos dos pies izquierdos, sabemos que no lo es.

Cuando veo a María y Juanjo, me acuerdo de Messi.

En inglés a continuación

Continue reading Parece fácil. Sobre Sol89 arquitectos para la exposición Couples & Co.

Arquitectura Informacional:
1963, Ivan E. Sutherland “Sketchpad: A man-machine graphical communication system”

En 1963, Ivan E. Sutherland, presenta su tesis “Sketchpad: A man-machine graphical communication system”, dirigida por Claude E. Shannon, creador de la Teoría de la Información.

Light pen prototype

The Sketchpad system makes it possible for a man and a computer to converse rapidly through the medium of line drawings. Heretofore, most interaction between men and computers has been slowed down by the need to reduce all communication to written statements that can be typed; in the past,we have been writing letters to rather than conferring with our computers.

El objetivo fundamental de este trabajo de tesis doctoral fue la producción de un nuevo sistema de comunicación con los ordenadores. Shutherland era consciente ya de las dificultades de uso que la abstracción necesaria para programar los ordenadores generaba en cierto tipo de usuarios y trató de construir un sistema de mediación que, recurriendo a procedimientos naturales para los usuarios a los que trataba de llegar, solventase ese problema hacia el exterior, hacia el usuario, pero que internamente no perdiese esa capacidad de funcionamiento abstracto.

Uno de los puntos de inflexión que supuso el trabajo de Sutherland fue la verdadera objetualización y posterior instrumentalización del dibujo, no como proceso, sino como unidad de contenido.

It has turned out that the properties of a computer drawing are entirely different from a paper drawing not only because of the accuracy, ease of drawing, and speed of erasing provided by the computer, but also primarily because of the ability to move drawing parts around on a computer drawing without the need to erase them.

Esto llevo a Sutherland a concebir, y aquí es donde aparece la radical importancia de su propuesta, y que creemos ha sido olvidada hasta ahora en el desarrollo de los sistemas de CAD, un sistema de trabajo en el que, gracias a la objetualización del dibujo y a su consecuente capacidad de ser manipulado de forma no destructiva, se incrementó enormemente la capacidad operativa del usuario.

As the work has progressed, several simple and very widely applicable facilities have been discovered and implemented. They provide a subpicture capability for including arbitrary symbols on a drawing, a constraint capability for relating the parts of a drawing in any computable way, and a definition copying capability for building complex relationships from combinations of simple atomic constraints.

Los conceptos de subdibujo, restricción, definición y copia de definición, exponen con claridad las capacidades de articulación de la información en conocimiento o, como lo denomina Sutherland, computación de procesos.
La acción gráfica pasa de ser inmediata a necesitar de una reflexión previa que construya sus estructuras internas.

We have indicated that the vertices of the hexagon are to lie on the circle,and they will remain on the circle throughout our further manipulations. If we also insist that the sides of the hexagon be of equal length, a regular hexagon will be constructed.

En el ejemplo introductorio, la construcción de un hexágono regular, apreciamos como, el pensamiento geométrico que determina las reglas internas o de construcción de este polígono, en Sketchpad, mediante la construcción de las restricciones y su conversión en una definición, llevará a ese elemento gráfico a tener una identidad superior que, en nuestra opinión, es capaz de trascender el grafismo, no ya en el plano semántico, si no en el de la propia realidad.

We have said, in effect, make this line equal in length to that line. We indicate that all six lines are equal in length by five such statements. The computer satisfies all existing conditions (if it is possible) whenever we turn on a toggle switch.

El subdibujo (subpicture) nos remite en Sketchpad a la posibilidad de iterar, a la fractalidad de ideas capaces de atomizarse iterativamente hasta elementos infinitesimales con una cualidad simbólica idéntica al primer nivel que les da origen.

La restricción (constraint) no refleja la idea de limitación si no, por el contrario, está indicando la construcción de relaciones conscientes y explícitas entre elementos gráficos –partes del dibujo– ya sea por determinaciones dimensionales o topológicas.

La copia de definición (definition copying) opera con la instrumentalización operativa del pensamiento, en tanto que es capaz de objetualizar una operación intelectual, las restricciones –independientemente de su complejidad– almacenarla y reutilizarla sin limitación.

Sketchpad drawing itself is entirely different from the trail
of carbon left on a piece of paper. Information about how the drawing is tied together is stored in the computer as well as the information which gives the drawing its particular appearance. Since the drawing is tied together, it will
keep a useful appearance even when parts of it are moved.
It is this ability to store information relating the parts of a drawing to each other that makes Sketchpad most useful.

Las referencias a la información son constantes en todo el trabajo, y puede que por ese propio exceso nos pase desapercibida su relevancia, pero es innegable que todo el proceso que Sutherland desarrolla pasa por la necesidad de traducir a digital las operaciones intelectuales que se producen al usar medios gráficos analógicos.
Es esta traducción a digital, y por tanto a información, la que fuerza a Sutherland a crear un sistema que le permita estructurar lo que hasta entonces ha sido una relación inmediata pensamiento-dibujo.

Sutherland, pese a lo primitivo del trabajo, es capaz ya de afirmar que el ordenador no sabe lo que está dibujando, no tiene capacidad de entender la capa semántica del objeto representado, pero si conoce y mantiene las estructuras internas determinadas por el autor de los dibujos y que también tienen en si mismas una componente significante para la totalidad de la estructura.

Most important of all, the computer “knows” that a “transistor” is intended at that place in the circuit. It has no need to interpret the collection of lines which we would easily recog- nize as a transistor symbol. Since Sketchpad stores the topology of the drawing as we saw in closing the hexagon, one indicates both what a circuit looks like and its electrical connections when one draws it with Sketchpad.

Sketchpad y el proceso de diseño.

De este modo, Sketchpad se convierte –por necesidad de su funcionamiento– en un modelo del proceso de diseño. El usuario/diseñador tiene que hacer explícito el proceso de pensamiento –hasta ahora aprendido, interiorizado y generalmente automatizado e inconsciente– que desarrolla en el acto creativo.

Desde un enfoque claramente pragmático, y que se ha demostrado premonitorio en el desarrollo de los modelos de diseño digital performativo (Oxman, 2006 y 2008)[1], Sutherland asocia la capacidad de Sketchpad de cumplir condiciones geométricas con la necesaria capacidad de un diseño de cumplir condiciones de proyecto, reafirmando su previsible utilidad.

The ability of Sketchpad to satisfy the geometric constraints applied to the parts of a drawing models the ability of a good designer to satisfy all the design conditions imposed by the limitations of his materials, cost, etc.

Más allá del gran interés que tiene el relato histórico del desarrollo del programa que el propio autor incorpora a la tesis, es fundamental reseñar que este relato describe con transparencia la importancia de entender los procesos en todo trabajo informacional.

Sutherland se enfrenta constantemente, y lo describe con claridad y profusión, con los conceptos de sistematización, de estructuración en cadena, de anidamiento, de relaciones causa-efecto, de la separación entre lo genérico y lo específico, y su propia consciencia de lo primitivo de su trabajo no hace si no animarlo anticipando futuras aplicaciones.

Los que tuvimos la suerte de disfrutar de asignaturas como Estática Gráfica, no podemos dejar de asombrarnos de que, incluso en las etapas iniciales de desarrollo de Sketchpad, el programa pudiera ser utilizado para una resolución muy aproximada de estructuras en celosía, llegando a anticipar el autor con seguridad que el salto a su aplicación tridimensional era un mero problema instrumental.

No podemos dejar de mencionar, pese a lo aparentemente anecdótico, un comentario que el autor hace como de soslayo sobre la configuración de la interfaz del sistema, en este caso todavía ruedas, diales, e interruptores físicos, muy lejos todavía de los iconos o barras de comandos digitales de los programas actuales.

Users get used to either sense of change about equally poorly; the major user so far (the author) still must try the knob before being sure of which way it should be turned.

Nos parece especialmente relevante este comentario por lo explícito de la afirmación de Sutherland. Incluso el usuario principal, el propio autor, debe probar el dial antes de confirmar la idoneidad de su uso.

En los sistemas instrumentales de representación, lo trascendente no es la herramienta, si no su potencial.


  1. Oxman, R. “Theory and Design in the First Digital Age.” Design Studies 27, no. 3 (2006): 229-265.

    Oxman, R. “Digital Architecture as a Challenge for Design Pedagogy: Theory, Knowledge, Models and Medium.” Design Studies 29, no. 2 (In: Design Studies. (Design Studies, March 2008, 29(2):99-120); 2008-03-01, : 99.volver

Arquitectura: ¿Páginas personales o perfiles de empresa?

Acute Stress Disorder

La respuesta está clara y muchos compañeros están pagando el pato de haberse equivocado.

He discutido –no dialogado, discutido– incontables veces de este tema con mis queridos gurús de la identidad digital.
Lamento profundamente, porque las consecuencias las padecen algunos amigos y compañeros a los que no me gusta nada ver fastidiados, lo que está ocurriendo.

Facebook está castigando a las empresas que usan perfiles personales.

¿Por qué digo castigando? Pues está claro; porque esas empresas, por grandes o pequeñas que sean, no son personas y por tanto no pueden usar perfiles personales.

¡Pero si no pasa nada!

No, claro. Todos somos buenos, y no mandamos mensajes masivos, ni recabamos datos personales de nuestros potenciales clientes. Nosotros solo interactuamos activamente con miles de compañeros, generando debate, participando, dialogando y creciendo, pero…

Como decía, lamento de verdad que compañeros a los que aprecio mucho, y que realmente no han hecho nada malo, sufran este tipo de castigo, pero este hecho demuestra que debemos ser conscientes de la importancia de construir y mantener de una forma sólida y solvente nuestra identidad digital.

Si revisamos las normas de uso de FaceBook queda claro.

No utilizarás tu biografía personal para tu propio beneficio comercial, sino que para ello te servirás de una página de Facebook.

Y aquí no caben interpretaciones del tipo yo no gano dinero, o yo no hago publicidad… Nuestra actividad como arquitectos lleva asociada una presencia/identidad que tiene implicaciones comerciales.

Arquitextonica como identidad digital nunca ha ganado dinero en facebook, pero es innegable que el impacto que tenemos en red ha permitido, como a otros compañeros, acceder a eventos, publicaciones, encargos o encomiendas generadas por la confianza que nuestra presencia y actividad transmite en la red.

Eso es beneficio comercial.

Y no hay lugar a interpretaciones. ¿Que la diferencia entre páginas y pefiles está planteada para evitar el mal que ninguno ha hecho? Por supuesto. Pero las normas están para construir un entorno de juego en el que saber movernos, y más en lo digital con su velocidad de cambio. Si no las cumplimos, mal vamos… y a los hechos me remito.

Aquí os dejamos algunos pildorazos más de como creemos que debemos #Ser_Red.

L'entrée du centre Georges Pompidou

GENERAL EXPOSE ON THE ARCHITECTURAL CONCEPT WITH REFERENCE TO THE GUIDING PRINCIPLES OF THE CENTRE

We recommend that the Plateau Beaubourg is developed as a “Live Centre of Information” covering Paris and beyond. Locally it is a meeting place for pelole.
This centre of constantly changing information is a cross between an information-orientated, computerised Times Square and the British Museum, with the stress on the two-way participation between people and activities/exhibits.
The Plateau Beaubourg information centre will be linked up with information dispersal and collection centres, throughout France and beyond; for example, university centres, town halls etc. [1]

Para entender la oportunidad de esta afirmación dentro de la memoria de un concurso de ideas, es importante reseñar que tanto el artículo “A Mathematical Theory of Communication
” de Claude E. Shannon
, como el libro “Cybernetics: Or Control and Communication in the Animal and the Machine” de Norbert E. Wiener, dos de los textos fundamentales de lo informacional fueron publicados en 1948. 22 años antes del desarrollo de este proyecto.

Una de nuestras hipótesis de trabajo es que lo digital, desde el enorme incremento de potencia de producción material que la base tecnológica otorga, ha dejado de lado el mucho mayor incremento de potencia de producción intelectual que implica trabajar con lo informacional.


  1. Rogers, Richard; Piano, Renzo. 1970.Web Rogers, Stirk, Harbour+Partners  ↩
  2. Foto CC BY Jean-Pierre Dalbéra.
  3. http://bit.ly/1EqN5P5

I Portfolio Speed Dating Roca Barcelona Gallery

Portfolio Speed Dating Barcelona 2015

La Roca Barcelona Gallery y los comisarios del evento, bRijUNi arquitectos, nos han invitado a la primera edición del Portfolio Speed Dating Roca Barcelona Gallery.

Según nos contaron la edición del año pasado fue todo un éxito tanto para los participantes como para el público. Estamos deseando asistir. Lourdes será miembro del jurado junto a un panel impresionante con fantásticos profesionales que tienen muchísimo que aportar. Yo estaré por allí de suplente y como siempre, contandooslo todo en tiempo real.

¡Rápido a inscribiros, que solo podrán participar los 80 primeros registrados!

Un extracto de la presentación oficial:

CONCURSO Portfolio Speed Dating 20 de junio a las 11:00 horas

Portfolio Speed Dating es un concurso con un formato ágil y novedoso, organizado por Roca, que pretende ofrecer a estudiantes de diseño, arquitectura y áreas afines la oportunidad de presentar su portfolio a reconocidos profesionales del sector.

PANEL 1
Izaskun Chinchilla, Jaume Prat, Valle Piñero Ortiz, Óscar Guayabero.

PANEL 2
Miquel Lacasta Codorniu (aquí Axonométrica by Miquel Lacasta) , Marta Poch, Jorge García de la Cámara, Lourdes Bueno editora de (arquitextonica of course…).

PANEL 3
Teresa Battle, Fredy Massad, Jelena Prokopljević, Curro Claret (ojo a su web que mola mucho).

PANEL 4
Borja Ferrater, Albertina Sáseta, David H. Falagan, Anna Bach.

Arquitectura y responsalidad

Foto CC by-nc Pulpolux
Foto CC by-nc Pulpolux

Cerrando el año me veo forzado a escribir sobre la responsabilidad en la arquitectura. Porque se acumulan las proclamas arquitectónicas y van en múltiples direcciones:

Como la de Fredy Masad, diciendo verdades como puños y organizando una casi-trifulca pero que al final se quedó en nada porque a su artículo le sobraban doscientas o trescientas palabras y algún que otro calificativo harto despectivo que acabaron por distraer al personal de lo realmente interesante.

Como la de Karl Chu diciendo que el público en general no sabe el sacrificio que los arquitectos han hecho en pro del bien común y haciendo que nos preguntemos quién diantres ha pedido que se haga ese sacrificio.

Como la de Javier Terrados y su manifiesto que se titula “Lo siento, esto es arte”, en el que su apología del talento, la sensibilidad y otras virtudes puramente casuales nos parece que remiten y defienden de nuevo a esa imagen de los arquitectos como divos que tanto daño creemos que nos hace.

Como la de Aaron Betsky que carga contra el New York Times acusándolo de ir contra la arquitectura –así en general– y para hacerlo se permite usar afirmaciones como

“El hecho de que los edificios sean raros para algunas personas, y de que las cubiertas a veces goteen, es parte integral de la investigación y desarrollo de la disciplina

o

“La verdad es que la arquitectura no está hecha por o para ”un amplio espectro de la población”. Está hecha por aquellos que tienen los medios para encargarla, y refleja sus valores y prioridades.

Y teniendo estas cosas en la cabeza, cuando discuto con personas muy cercanas, me encuentro con que me dicen cosas como:

“Tú lo que tienes es miedo al intrusismo”

o

“¿Por qué crees que es peyorativo que se os diga artistas?”

Como no soy impermeable a las cosas que me dicen las personas que aprecio, me veo en la necesidad de explicar–me– una vez más lo que es para nosotros la arquitectura.

Para ello, nada mejor que usar a los otros para definir los límites de nuestro espacio de trabajo, nuestra posición en la profesión. Porque, pese a que creemos y somos conscientes de nuestra pertenencia a una realidad difusa, no podemos dejar que ésta sea confusa, intentamos aclarar–nos– las cosas.

Reaccionamos a las afirmaciones pseudointelectuales de Jaque, Franch y sus arquia-selectos, porque hacemos política con nuestro trabajo, porque trabajamos para las personas, para su vida y somos conscientes de que nuestras obras afectan a sus futuros. Pero por mucho que sea desobediente con el manual, apilar muebles de ikea no es hacer política y que la desemancipación sea motivo de gozo en un taller diy nos parece… mejor no sigo.

O si, sigo. Porque pese a que hacemos sacrificios, y son muchos porque nos negamos a ser una empresa, no hacemos más que los de otras personas que dedican su vida a trabajar con pasión.

Y creemos que no debemos ser mártires ni héroes. Que nadie nos lo ha pedido.

Creemos que debemos ser responsables, leales y buenos profesionales. Y poner límites. Poner límites a las horas que trabajamos gratis sin cobrar ni una mínima provisión de fondos. Poner límites a las noches en vela depurando un poco más la sección constructiva que no termina de encajar. Porque esos límites son los que nos ayudarán a construir una nueva profesión con la imagen que se merece, que no es la de mártires.

Esa imagen, espero, también debería estar claramente diferenciada de lo artístico. Porque el arte no es responsable, porque el arte se puede permitir tener goteras o responder a los designios del poder como dice Betsky. Porque el arte, como dice Terrados, investiga produciendo arte, como debería hacer la arquitectura, pero no tiene responsabilidades porque no tiene demandas apriorísticas.

Por eso, creo que los arquitectos deberíamos parecernos más a los científicos y un poco menos a los artistas.

¿Por qué menos a los artistas? Porque los artistas, pese a que su trabajo es avance indiscutible para el ser humano, son contingentes. Porque el arte no tiene límites ni razones.

¿Por qué más a los científicos? Porque los científicos investigan y progresan, como los artistas. Pero lo hacen sin gastarse fondos que no tienen, evaluando sus resultados (pinchad en el enlace al evidence based design que critica Betsky y veréis…) y sobre todo porque las cubiertas de la ciencia rara vez gotean. ¿Sabéis por qué? Porque los científicos investigan con responsabilidad.

Y esa, y creo que no otra, es la razón de nuestro miedo. Somos –quizás demasiado– responsables. Porque respondemos ante nuestros clientes, ante los presupuestos de partida, ante los contextos de trabajo, ante la ley, ante el seguro de responsabilidad civil decenal, ante nuestras organizaciones profesionales… pero esto no es demasiado. Son simplemente las reglas del juego que –muchos, pero no todos– hemos aceptado.

Los arquitectos debemos ser más responsables. Debemos ser más conscientes de las implicaciones y repercusiones de nuestro trabajo.

Me acabo de dar cuenta de la fecha. Si no escribo esto, a lo mejor hasta alguno se lo toma como una inocentada…

Asamblea ordinaria COASevilla diciembre 2014

Hoy hay asamblea ordinaria del COAS, como cada final de diciembre.

Se aprueban los presupuestos para 2015.

Según el texto de los presupuestos, aprobarlos implicaría explícitamente la adopción de dos acuerdos adicionales.
Estos dos acuerdos no estaban desglosados expresamente en la convocatoria como puntos del orden del día.
Dejamos a vuestro criterio la evaluación de la importancia de los mismos.

A nosotros nos parecen terribles.

La asamblea se celebrará hoy en FIDAS a las 19:00 en primera convocatoria y a las 19:30 en segunda. Cada compañero puede llevar hasta 3 votos delegados, siempre que los presente antes de la hora de la primera convocatoria al secretario.

Presentación del libro Acciones Comunes.

Ayer estuve en la presentación del libro “Acciones Comunes: Miradas e Intervenciones Urbanas desde el Arte y la Arquitectura”.

Aprovechamos para recordar a los editores que estamos algo tiesos y compramos pocos libros, pero que si nos los regalan estaremos encantados de hacer una reseña imparcial y rigurosa.

Tratamos de acudir siempre que se nos convoca, y con Juanjo y María, después de la última ocasión, teníamos que estar. Lo que pasó ayer allí, unido a todo el revuelo de los últimos días por el artículo de Fredy Massad, me ha hecho pensar mucho, casi hasta desvelarme ayer…

Me explico haciendo antes una breve crónica.
Comenzó una breve introducción por parte del director de la Fundación Valentín de Madariaga, para seguir con la presentación de Ferrán Ventura, editor de recolectores urbanos.
Fernán habló del momento de viraje –llevo tanto escuchando lo del viraje que tengo la sensación de viajar en espiral– de la arquitectura, cosa que me desconcertó, pero cuando hizo la cita de Sloterdijk para expresar su voluntad de que recolectores se convirtiera en un ¿aleotopo? volví a estar situado.

María hizo un despliegue claro y conciso de las intenciones, los por qués y las dinámicas del taller que fue el germen original del libro.

Entendí, con cierta claridad, que había un planteamiento claro de diferenciar las acciones del arte de las de la arquitectura.

Las referencias a la ciudad como el espacio común de las experiencias de todos o a las listas de Serra, o de Steven Holl me parecieron realmente inspiradoras.

La explicación de cómo habían articulado la presencia de los diversos agentes que intervinieron en el taller demostraba la coherencia de su trabajo. Como se suele decir no dan puntá’ sin hilo (Si queréis saber más sobre el mismo, os hacéis con el libro o vais directamente a la web que montaron. Por favor soles no más blogger).

La claridad se seguía perfilando cuando María mencionó, citando a Agustín Fernández Mallo, las dualidades música-literatura y arte-arquitectura, en referencia a la capacidad de los primeros términos de cada pareja para producir cambios efectivos y rápidos a nivel de aceptación social.

El espíritu del libro, como posibilidad de felicidad –entiendo que en tanto que objeto material y me inquieta la relación con el consumo– desde Borges fue sugerente, y con la referencia a su uso como manual para seguir incorporando acciones, no pude dejar de acordarme de otros manuales como Metápolis. ¿Son distintos?

Javier Terrados hizo otra intervención sugerente, el libro como generador de efectos secundarios, provocando en el lector una mutación en la mirada y ganas de hacer.
Me encantó la nota de que un espacio público cuando se genera tan entre amigos (como era el caso ayer) no está bien configurado. Tenemos que abrir las convocatorias más allá de la arquitectura.

Luego dijo que no entendía por qué se había separado la arquitectura del arte en el libro e hizo una enardecida defensa de la arquitectura como arte.

Y me descuadró. Porque puedo estar muy de acuerdo en muchas cosas, que la arquitectura nos da una posición respecto a las cosas –entiendo que es una forma de estar en el mundo y no de superioridad–, comparto que debemos tener la exigencia del artista –aunque hay artistas mediocres como en todo–, e incluso que podamos tener una actitud optimista como en el arte; pero con el discurso que estaba hilando no podía estar de acuerdo en la afirmación categórica de que la arquitectura ES arte.

Quise transcribir literalmente el manifiesto que leyó y que tituló “Lo siento, esto es arte”, pero fui incapaz. Cuando se repitieron varias veces las palabras talento, sensibilidad y desobediencia me pudo el desconcierto y la irritación. Creo que ese tipo de términos, que no los trabajos ni las actitudes que hay detrás, hacen más daño que beneficio.

Por cierto, que la construcción de la oportunidad de seguir haciendo libros a base de tratar de desmontar lo digital, vuelve a confirmarme la *preocupante desafección tecnológica de los arquitectos. Yo, no como Javier, si creo en los blogs y en sus capacidades. Pero eso es otro tema.

Terminó el acto y en el turno de preguntas no pude evitar, ante el silencio de la sala, pedirle a Juanjo y María que, si lo consideraban oportuno, se posicionaran en la dicotomía. Yo había entendido que era intencionada la escisión, y me parecía genial, pero Javier Terrados la había reconstruido introduciendo términos que me resultan –ojo que es mi opinión personal– altamente molestos en los discursos que se están produciendo en los últimos años.

Juanjo y Ángel, con citas externas que cimentaban sus respuestas, vinieron a contestarme que no querían taxonomías, que se cuestionaban qué es lo específico de la creación arquitectónica, que hay que estar de enhorabuena recordando una rocambolesca anécdota del festival del jazz de Sigüenza en la que un número de la Guardia Civil fue el encargado de discriminar entre el jazz y la música contemporánea.

Quizás últimamente yo soy demasiado el señor enojado del público de Sigüenza, que proclama enojado ¡esto no es jazz! pero hay muchos factores que intervienen para que lo haga.

Como decía antes –para mi– el daño que esta disolución de los límites entre arte y arquitectura produce creo que es mucho, y nada banal. Pero la explicación de esta idea es otra historia.

Volví a casa con la cabeza bullendo de ideas hasta casi desvelarme. Por suerte para mi y mis irritaciones, María, antes de la intervención calmada y medida de sus compañeros, me había contestado ya, con esa rapidez y franqueza que tan bien equilibra el tempo de Juanjo:

“Hay arquitectura que es arte, pero nosotros no somos artistas”.

Justo lo que necesitaba oir.

Herramientas para producir arquitectura.
(Y con esto nos referimos a los cacharros que usáis para trabajar con el ordenador)

2014-12-06 13.32.15-1
Un rato de asueto para escribir uno de esos posts de sábado y que son un claro ejemplo de inanidad: contaros sobre algunas herramientas que usamos para producir arquitectura.

Hace poco, tras la actualización de OS a Yosemite, las wacom graphire que llevaban catorce años funcionando a la perfección, pasaron a convertirse en inútiles alfombrillas de mouse porque a wacom no le da la gana hacer drivers para un producto tan antiguo.

Llevaba unos días con el runrun y el pasado cybermonday, buscando una tableta wacom nueva –creo que no hay periférico que las iguale para dibujar digitalmente– me encontré con las Bamboo Pad a 19,90€ envío incluido.
Como estaba dispuesto a desembolsar los setentipico euros de la Intuos básica, pensé que merecía la pena arriesgarse y comprar solo este cacharrito y ver si era suficiente.

Mi experiencia en esta tarde y media de uso es bastante favorable.

Pros:

  • Aunque parece pequeña, el área de trabajo es toda la superficie del cacharro y el espesor es mínimo, lo que la hace, para mi, mucho más cómoda que las de tamaño superior.
  • Es un trackpad multitáctil. Solo hay que levantarel lápiz entre los dedos –como cuando tecleamos algo sin soltar el lápiz con el que estamos escribiendo– y tienes funciones multitáctiles. Muchísimo más ergonómico que el trackpad centrado fruto del equilibrio territorial entre mano izquierda y derecha.

Contras:

  • El lápiz es de juguete. Se queda chico en mis manazas y el botón derecho, al no sobresalir, se pierde y tienes que andar dándole vueltas al lápiz en los dedos.
  • Una desventaja muy específica de mi workflow. Trabajo con el portátil conectado a un monitor de 13″. Doble pantalla. Pues la bamboo pad me deja sólo trabajar en uno o en otro de los monitores o me reparte el área de la tableta para que abarque los dos a la vez (con lo que ya se hace demasiado pequeña). Un tema de controladores un tanto estúpido porque antes de instalar los drivers oficiales, la tableta funcionaba (sin capacidades multitáctiles) y me dejaba saltar entre pantallas.

El otro cacharro es un Logitech M570 trackball que llegó el estudio en un intento de aliviar las molestias del repetitive strain injury. Usándolo para CAD no he conseguido la precisión necesaria, lo que implica una reducción importante de la velocidad de crucero que se puede llegar a alcanzar cuando nos metemos en esas tareas de dibujo repetitivas. Sin embargo, para GrassHopper, un programa que se basa fundamentalmente en pinchar, arrastrar, hacer zoom y encuadre, o para estudiar en PDF, donde tienes que hacer scroll y subrayar durante muuucho tiempo… para eso es una auténtica maravilla.

En fin, inanidad agotada…

¿Cuales son vuestras herramientas favoritas para hacer arquitectura?

Por una arquitectura responsable.
Centro Cerámica Triana. AF6 arquitectos.

Centro Ceramica Triana. Sevilla. AF6 Architects
CCT AF6 arquitectos Foto © Fernando Carrasco Fotografía de arquitectura

El título es poco atractivo, lo se. Pero se me hace necesario acercaos al Centro  Cerámica Triana desde esta perspectiva.
Podría acercarme en una aproximación patrimonial, desparramar sus tremendas virtudes constructivas, alabar su exquisita ejecución material, tratar de epataros describiendo lo acogedor de sus espacios ambiguos pero precisamente dimensionados o intentar evocar las sensaciones de su materialidad tan nuestra. Pero no.

Se me hace necesario acercaros el Centro Cerámica Triana desde la responsabilidad. Y quizás pueda tratar de trabajar sobre todo lo anterior desde este mismo punto de vista.
Porque AF6 autores del proyecto manejan el patrimonio, cuyo nivel de protección legal desconozco y me es irrelevante, desde la responsabilidad de tener entre manos la identidad de un lugar –uno de los barrios más especiales de Sevilla– y no sólo un trozo de materia inerte sujeto a reglas ajenas a esa realidad.
Así saben mantener una fachada intacta, hasta hacernos dudar de si realmente ahí hay un museo o no; o cuidan la presencia de las preexistencias como si fueran casi seres vivos a los que han realojado con todo el cariño.

CCT AF6 arquitectos Foto © Fernando Carrasco Fotografía de arquitectura
CCT AF6 arquitectos Foto © Fernando Carrasco Fotografía de arquitectura

Así, desde la responsabilidad, trabajan la construcción, de una forma austera y contenida –antes y más allá de esta malhadada crisis con la que los irresponsables nos azotan– hasta hacer que lo que podría ser un capricho contingente –esa celosía-estante que articula el patio central– se convierta en un elemento totalmente necesario para que el proyecto alcance todo su potencial.
Esta construcción la dirigen, además, con un nivel de exigencia que la hace irreprochable –como el que deberíamos tener todos– haciendo que una obra pública refleje con dignidad y seguridad el hecho de que al dinero de todos se le ha dado un buen uso en manos de buenos profesionales.
Sobre los espacios si que me debería detener algo más. AF6 tiene una forma de trabajar el espacio con la que nos sentimos muy identificados.

El espacio es ambiguo. Lo mismo es una cosa que la otra.

Lo mismo es zaguán que sala, sala que pasillo, pasillo que descansillo, descansillo que recibidor, recibidor que sala. ¿Y de dónde sale eso? Creo, y aquí tiro de habernos cría’o en una cuna próxima a la de AF6, que sale de entender que la arquitectura puede y debe trascenderse. Creo que este tipo de espacios, que al final terminan acogiendo, abrigando, recogiendo a las personas y dándoles su sitio, sale de entender que la arquitectura está por y para las personas y que sólo es una herramienta, un instrumento para conseguir un final superior a ella misma –y superior por muchísimo– que es el hecho de servir a las personas.

Centro Ceramica Triana. Sevilla. AF6 Architects
CCT AF6 arquitectos Foto © Fernando Carrasco Fotografía de arquitectura

Y al final ¿cómo se hace esto? Si no detestara tanto la palabra diría que esto se hace con sensibilidad, pero no. Creo que hay algo más importante y que AF6 pone en juego para lograr lo que creemos que es la mejor obra de 2014 en Sevilla, que es la responsabilidad. La que usan para que la elección de los materiales y las texturas, la sensualidad del proyecto, sea un abrigo, tosco pero suave, que arropa la historia tan nuestra que alberga el Centro Cerámica Triana.

Por la arquitectura responsable.

Aquí os dejamos la info para poder visitar esta maravilla.