Tag Archives: Arte

Presentación del libro Acciones Comunes.

Ayer estuve en la presentación del libro “Acciones Comunes: Miradas e Intervenciones Urbanas desde el Arte y la Arquitectura”.

Aprovechamos para recordar a los editores que estamos algo tiesos y compramos pocos libros, pero que si nos los regalan estaremos encantados de hacer una reseña imparcial y rigurosa.

Tratamos de acudir siempre que se nos convoca, y con Juanjo y María, después de la última ocasión, teníamos que estar. Lo que pasó ayer allí, unido a todo el revuelo de los últimos días por el artículo de Fredy Massad, me ha hecho pensar mucho, casi hasta desvelarme ayer…

Me explico haciendo antes una breve crónica.
Comenzó una breve introducción por parte del director de la Fundación Valentín de Madariaga, para seguir con la presentación de Ferrán Ventura, editor de recolectores urbanos.
Fernán habló del momento de viraje –llevo tanto escuchando lo del viraje que tengo la sensación de viajar en espiral– de la arquitectura, cosa que me desconcertó, pero cuando hizo la cita de Sloterdijk para expresar su voluntad de que recolectores se convirtiera en un ¿aleotopo? volví a estar situado.

María hizo un despliegue claro y conciso de las intenciones, los por qués y las dinámicas del taller que fue el germen original del libro.

Entendí, con cierta claridad, que había un planteamiento claro de diferenciar las acciones del arte de las de la arquitectura.

Las referencias a la ciudad como el espacio común de las experiencias de todos o a las listas de Serra, o de Steven Holl me parecieron realmente inspiradoras.

La explicación de cómo habían articulado la presencia de los diversos agentes que intervinieron en el taller demostraba la coherencia de su trabajo. Como se suele decir no dan puntá’ sin hilo (Si queréis saber más sobre el mismo, os hacéis con el libro o vais directamente a la web que montaron. Por favor soles no más blogger).

La claridad se seguía perfilando cuando María mencionó, citando a Agustín Fernández Mallo, las dualidades música-literatura y arte-arquitectura, en referencia a la capacidad de los primeros términos de cada pareja para producir cambios efectivos y rápidos a nivel de aceptación social.

El espíritu del libro, como posibilidad de felicidad –entiendo que en tanto que objeto material y me inquieta la relación con el consumo– desde Borges fue sugerente, y con la referencia a su uso como manual para seguir incorporando acciones, no pude dejar de acordarme de otros manuales como Metápolis. ¿Son distintos?

Javier Terrados hizo otra intervención sugerente, el libro como generador de efectos secundarios, provocando en el lector una mutación en la mirada y ganas de hacer.
Me encantó la nota de que un espacio público cuando se genera tan entre amigos (como era el caso ayer) no está bien configurado. Tenemos que abrir las convocatorias más allá de la arquitectura.

Luego dijo que no entendía por qué se había separado la arquitectura del arte en el libro e hizo una enardecida defensa de la arquitectura como arte.

Y me descuadró. Porque puedo estar muy de acuerdo en muchas cosas, que la arquitectura nos da una posición respecto a las cosas –entiendo que es una forma de estar en el mundo y no de superioridad–, comparto que debemos tener la exigencia del artista –aunque hay artistas mediocres como en todo–, e incluso que podamos tener una actitud optimista como en el arte; pero con el discurso que estaba hilando no podía estar de acuerdo en la afirmación categórica de que la arquitectura ES arte.

Quise transcribir literalmente el manifiesto que leyó y que tituló “Lo siento, esto es arte”, pero fui incapaz. Cuando se repitieron varias veces las palabras talento, sensibilidad y desobediencia me pudo el desconcierto y la irritación. Creo que ese tipo de términos, que no los trabajos ni las actitudes que hay detrás, hacen más daño que beneficio.

Por cierto, que la construcción de la oportunidad de seguir haciendo libros a base de tratar de desmontar lo digital, vuelve a confirmarme la *preocupante desafección tecnológica de los arquitectos. Yo, no como Javier, si creo en los blogs y en sus capacidades. Pero eso es otro tema.

Terminó el acto y en el turno de preguntas no pude evitar, ante el silencio de la sala, pedirle a Juanjo y María que, si lo consideraban oportuno, se posicionaran en la dicotomía. Yo había entendido que era intencionada la escisión, y me parecía genial, pero Javier Terrados la había reconstruido introduciendo términos que me resultan –ojo que es mi opinión personal– altamente molestos en los discursos que se están produciendo en los últimos años.

Juanjo y Ángel, con citas externas que cimentaban sus respuestas, vinieron a contestarme que no querían taxonomías, que se cuestionaban qué es lo específico de la creación arquitectónica, que hay que estar de enhorabuena recordando una rocambolesca anécdota del festival del jazz de Sigüenza en la que un número de la Guardia Civil fue el encargado de discriminar entre el jazz y la música contemporánea.

Quizás últimamente yo soy demasiado el señor enojado del público de Sigüenza, que proclama enojado ¡esto no es jazz! pero hay muchos factores que intervienen para que lo haga.

Como decía antes –para mi– el daño que esta disolución de los límites entre arte y arquitectura produce creo que es mucho, y nada banal. Pero la explicación de esta idea es otra historia.

Volví a casa con la cabeza bullendo de ideas hasta casi desvelarme. Por suerte para mi y mis irritaciones, María, antes de la intervención calmada y medida de sus compañeros, me había contestado ya, con esa rapidez y franqueza que tan bien equilibra el tempo de Juanjo:

“Hay arquitectura que es arte, pero nosotros no somos artistas”.

Justo lo que necesitaba oir.

Pecha Kucha night Cádiz vol.1

El pasado viernes se celebró el primer Pecha Kucha Night en Cádiz como fin de fiesta de todos los actos organizados durante la semana en la VIII Bienal Iberoamericana de Arquitectura y Urbanismo.

Organizado por nuestros queridos amigos Gonzalo Cantos y Marian Bada de M&m, en arquitextonica no quisimos perdernos la oportunidad de disfrutar de la ciudad, del Baluarte de la Candelaria y por supuesto de participar en una estupenda noche con los 14 speakers, el concierto final y la gran cantidad de compañeros y amigos con los que allí coincidimos.

Durante la noche silenciamos nuestra voz digital de arquitextonica y como el equipo de PKNCádiz estaba muy atareado atendiendo fantásticamente a todos los speakers y la logística analógica del evento, nos teletransformamos en sus SMM para manejar los mandos de la página de FaceBook de Pecha Kucha Cádiz para poder contaros lo que allí estaba pasando. Si sóis usuarios de twitter podéis encontrarlo en el hashtag #PKNCadiz01.

Hoy, ya más calmados, os traemos una crónica con un poquito más de detalle de las 14 propuestas de esta primera sesión.

PKNCádiz se ha puesto el listón muy alto, ¡pero seguro que la próxima será mejor todavía!

Irene Gil
La noche empezó con el plato fuerte de la artista/arquitecta o arquitecta/artista gallega Irene Gil nos emocionó con su delicado e intenso trabajo descubriendo y rescatando fragmentos de espacios vulnerables en la ciudad que en sus manos se transforman en nuevos objetos y recuerdos de lo que fueron.


Saulo Ruiz
Desde Jerez, Saulo Ruiz nos desbordó con su pasión por la alquimia y los hallazgos sobre esta que ha encontrado en las obras de 3 arquitectos jerezanos, distanciados en el tiempo pero con un lenguaje expresivo similar que se enrosca en la simbología de este saber hermético precursor de mucha ciencia contemporánea.


Juana Fernández
Juana Fernández, investigadora de la Universidad de Cádiz, nos contó la importancia de los RSU y de su aprovechamiento en procesos de obtención de energía. Cuando la situación se ve con la claridad con la que la expuso Juana, nos damos cuenta de las posibilidades que se nos abren y de lo poco que todavía se están desarrollando.


Paloma Vera A través de las fotografías de la arquitecta mexicana Paloma Vera http://www.canovera.com/ , editora de la revista Arquine, descubrimos el jardín surrealista en Xilitla, el edén soñado y construido por Edward James. Un paraíso de hormigón fagocitado por la jungla hasta hacerlo indistinguible de si misma.


Pablo Altikes
Pablo Altikes, crítico de arquitectura, nos presentó una interesantísima visión alrededor de las oposiciones entre el supuesto progreso y las condiciones patrimoniales de nuestros entornos que demasiadas veces obviamos.


Taji the chef
Taji the Chef nos desplegó el abanico de sus habilidades, casi todas origen de sus inquietudes personales, y además de disfrutar viendo como preparaba sus fantásticos sushis ¡pudimos probarlos!


Do not disturb
Javier Álvarez nos presentó la enorme potencia de su equipo creativo de Do not disturb. Ya sabéis lo que nos gusta la tecnología y el cacharreo de las instalaciones audiovisuales, así que ¡imagináos lo que disfrutamos con sus trabajos¡.


HipoTesis
Nos alegra haber redescubierto HipoTesis y su modelo alternativo de investigación y publicación de arquitectura. Estamos deseando sacar un rato para poder engancharnos al proyecto.


Lugadero
Lugadero nos presentó una amalgama de sus líneas de trabajo, variadas, inquietas y todas ellas, como siempre, intensas e interesantes. Esperamos poder generar con ellos sinergias en Sevilla y activar nuestra ciudad más todavía.


Espacio elevado al público
Las chicas de Espacio elevado al público (no está de más mencionar que es un equipo formado SOLO por mujeres) nos contaron de forma clara y detallada sus procesos de trabajo, desde el análisis a la acción pasando por procesos participativos de alta intensidad.


Nicolás Campodonico
Nicolás Campodonico, premiado en esta VIII BIAU hizo una exposición muy propia alrededor de la materia, la forma y el espacio apoyándose en su excelente trabajo.


Baum
Los fieras de Baum, un equipo de arquitectos al que hemos visto hacer cosas fantásticas, nos contaron su aventura asiática y nos dejaron con muchas ganas de saber más.


Espoticai
Espoticai nos mostró como un modelo de negocio universal se puede transformar en algo muy local y potente. Ya sabéis eso de think global-act local.


Chirigota del Selu Y la última intervención, de La
Chirigota del Selu
nos hizo ver que las chirigotas, cuando se hacen con ganas, con cabeza y con pasión, pueden ser algo muy serio.

Acabamos la velada con el concierto de los Kingston Blues, un cierre fantástico para una noche genial.
¡Ya tenemos ganas del Pecha Kucha Cádiz vol.2!

Os dejamos con un video precioso que condensa el ambiente de la noche. ¿A ver si nos encontráis? ;)

Ser Red. El ejemplo del Museo Reina Sofía.

reinasofia
fotografía original MNCARS

Nos enteramos vía radarQ que el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, comúnmente conocido como MNCARS, ha lanzado su identidad digital.

No hablamos de portales web, de páginas dinámicas ni de animaciones ni de galerías de fotos, esa actitud ya no es productiva…estamos hablando de identidad digital, de ser red, de aportar para recibir, de formar parte de una sociedad que ha tomado el espacio digital y ya lo ha hecho suyo.

La sociedad está en la red, la sociedad es red, las instituciones y empresas que sirven a la sociedad deben también ser red.

Ya hablamos del trabajo de La Ciudad Viva en este mismo sentido, una institución que se abre al público, que se desnuda en su día a día contando de forma transparente y abierta lo que pasa en sus tripas y que, además, demanda la participación de la sociedad en esta transmisión de información.

¿Quieres que te enseñemos como armar la infraestructura o que te ayudemos a construir la identidad digital de tu estudio o empresa? No dudes en acercarte a nosotros, estaremos encantados.

 

Arne Quinze en Munich, otra más…


Arne Quinze en Múnich

No podía dejar de publicarlo. Siendo tremendamente elementales, llegando incluso a la simpleza, me fascinan las instalaciones de Arne Quinze.

Tan dentro del concepto de hipoarquitectura como del de arte.

En el trabajo de Quinze la monomaterialidad, la recurrencia al aparente desorden o el uso del color y del espacio, son todos conceptos que nos pueden hacer pensar sobre esta forma tan contundente de apropiarse del espacio urbano.

Vía Archidose, otra lectura obligada en vuestro lector de canales favorito…

(Por si no se os ha ocurrido poner el ratón encima, la panorámica es interactiva…)

Materiales virtuales


video © IMA

El artículo de DesignBoom sobre la exposición de Orly Genger en el Imam, un artista que no conocía en un museo que con casi total seguridad no visitaré, me da pie a escribir un poco sobre la virtualidad de la materia.

El trabajo de Arne Quinze, sin fascinarme demasiado me parece igualmente interesante para hablar del tema.

Quizás sea simplista pero lo que me parece relevante de estos dos trabajos es la relación que plantean con la arquitectura en una componente cada vez más desplazada por lo digital (sigo diciendo que usar el termino virtual es de catetos, lo virtual es opuesto a lo real, es un futurible, lo digital sin embargo ya es).

Existen muchos ejemplos de arquitectura con la que podríamos desarrollar el tema, H&dM son los primeros que se nos vienen a la mente cuando hablamos de materialidad, aunque hay muchos otros. Pieles, texturas, perforaciones, relieves, han trabajado mucho y muy bien, pero siempre desde la distancia, siempre desde la producción mediada, desde lo que parece la arquitectura.

IGUALADA008
fotografía por arquitextonica

Miralles, en Igualada, por ejemplo trabaja de otra manera, trabaja con lo que provocan los materiales, con las sensaciones y la evocación, con el roce, con lo que hace sentir la arquitectura.

Sin embargo me refiero a trabajar con lo que pueden ser los materiales, y aquí si entramos a trabajar con la virtualidad, con lo que tiene potencia de ser pero aún está por descubrir.

Quinze apila, ensambla, cruza y pega hasta obtener lo que quiere. Liviandad, sutileza, contraposición de la ligereza de la madera con el tamaño de sus estructuras. Genger teje y apila, oscurece, reinventa la cuerda de escalada cambiando su configuración material, esculpiendo con ella.

Son dos trabajos con resultados muy distintos pero procesos que me parecen análogos. Manipular un material para conseguir otro.

El material de Quinze no son las piezas de madera es la esponja de madera que se genera con ella. El material de Genger no es la cuerda, es la masa de cuerda negra y densa que consigue al tejerla.

Cuando veo proyectos formalmente interesantes que no llegan ni a plantearse su materialidad me reafirmo en la idea de que lo digital no va reñido con lo virtual, si no todo lo contrario.

Creo que debemos ser capaces de aprovechar la potencia de trabajo de las herramientas digitales para desarrollar trabajos de mayor virtualidad, de mayor potencia de ser.

Una de las pocas arquitecturas contemporáneas que he podido experimentar en este sentido de trabajo fue el Pabellón de Zumthor para la Expo de Hannnover de 2000 (aquí nuestro artículo).

Debo confesar que la visita al pabellón fue bastante frustrante, en su momento no me enteré de nada. Sin embargo, el edificio, la caja de resonancia como la llamó Zumthor, fue saliendo de su virtualidad y produciendo efectos en mi durante mucho tiempo, tanto que creo que aún sigo digiriéndolo. Era un edificio tan complejo y tan denso que conseguía eliminar de sus componentes la percepción de la propia arquitectura para llegar a trascenderla.

Puede parecer un contrasentido, pero también este me parece un ejemplo de hipoarquitectura.

The Morning Line.
Mathew Ritchie en la Biacs3

The Morning Line_1672_Sfotografía por / photographs by arquitextonica

Una de las instalaciones que más me está interesando de la Biacs3 es The Morning Line de Mathew Ritchie junto al estudio Aranda/Lasch y Arup AG, y patrocinada por la fundación Thyssen-Bornemisza Art Contemporary en la entrada principal del Monasterio de la Cartuja.

En un principio pensé que era una banalidad, un gesto plástico que iba a costar muchísimo dinero (no olvidemos que toda la estructura portante-artística es de chapa de aluminio de varios milímetros de espesor). Pero la curiosidad me pudo y comencé a investigar, descubriendo la web descriptiva de la instalación que me aclaró muchas cosas y me demostró que no era tan simple.

The Morning Line_1680_Sfotografía por / photographs by arquitextonica

Hay planteados temas muy interesantes, más allá de la superposición de capas significantes, que es la más obvia. La fractalidad geométrica quizás es la que más me interese junto a la estructura material, por la capacidad de llenar el espacio apoyándose únicamente en un poliedro semiregular, el tetraedro truncado, y relaciones de homología entre las propias piezas. Imagino que la participación del estudio de arquitectura Aranda/Lasch y su trabajo con la generación de formas es una de las razones de su atractivo en este sentido. El complemento estructural lo pone la casi acostumbrada calidad de los trabajos de Arup.

La fractalidad de los grafismos que lo configuran como obra personalizada de Ritchie sin embargo me resulta algo decepcionante por el momento. No he podido acercarme todo lo que me hubiera gustado por no estorbar en el proceso de montaje, pero cuando los poliedros se despliegan, como podemos ver en la web descriptiva, gracias a la fractalidad de su geometría, vemos que entre los elementos gráficos se reduce a conectar las caras de los poliedros por una exigua ramificación que termina en el centro de cada arista siempre con la misma dimensión, haciendo de la conexión una mera cuestión de contacto físico.

Respecto a las capas significantes que implican interacción, vídeo y sonido las dejaremos para después de la inauguración, cuando hayamos podido disfrutarla encendida.

Lástima que aunque en prensa haya aparecido como presentación mundial en la biacs3, la instalación, o al menos su presentación se hiciera antes en la Bienal de Venecia. Pero claro, hay bienales y bienales

Encargada por Thyssen-Bornemisza Art Contemporary
Cosmología en colaboración con: Paul Steinhardty Neil Turok
Música en colaboración con Bryce Dessner y Florian Hecker

Patrocinada por el Ministerio de Cultura de España y los laboratorios Meyer Sound Laboratories, Inc.
Duración 2 de Octubre de 2008 a 11 de enero de 2009

Comisario: Peter Weibel
Co-comisarios: Marie-Ange Brayer, Wonil Rhee.

For english version click on “sigue leyendo”

Continue reading The Morning Line.
Mathew Ritchie en la Biacs3