Tag Archives: competencias

Sobre la competencia en arquitectura

struggle carl jones

Nos ha llamado un posible cliente de nuestro estudio para decirnos que al final se había decidido por otra propuesta/oferta para el proyecto y obra de reforma integral del apartamento en el que vive con su pareja.
Le he agradecido sinceramente su llamada y le he preguntado qué era lo que había hecho que se decidiera por la otra empresa. He tenido que admitir, no sin bastante fastidio, que son algunas de nuestras debilidades profesionales (y que evidentemente no os voy a contar).
Le he preguntado quién era el compañero por el que se habían decidido y la sorpresa ha venido cuando, tras colgar el teléfono e investigar en la red, he visto que la empresa y el profesional al que me remitía no era un arquitecto, sino un arquitecto técnico.
En vuestra opinión, y no me interesa aquí la ley, que la conocemos y establece (no sin ambigüedad) que si lo son para reformas de pequeña entidad.

¿Son competentes los aparejadores para realizar proyectos de reformas integrales? ¿Lo son entonces también los ingenieros? ¿Por qué si o por qué no?

¿No saben nuestros posibles clientes el valor diferencial de contratar a un profesional frente a otro? ¿No tenemos los valores que demandan los clientes?

Cómo hacer el PFC (o PFG) de arquitectura y no morir en el intento…

A_plan_implies_an_architect__39365__CC__Sarah_Ross_photography___httpflic.krp7BLEJA

Foto CC by-nc-sa Sarah Ross

La blogarquía sigue dando mucho que hablar, y sobre todo que pensar. Un interesante artículo de Verónica Sánchez Carrera sobre la trascendencia, perversión y relevancia del PFC ha provocado uno de los debates para mi más interesantes y oportunos de los últimos tiempos.

¿Qué podemos hacer con el PFC?

No quiero extenderme redactando, las ideas son demasiadas y me enredaría sobre mi mismo, así que voy a ir en plan teletipo

  • En nuestro país, la habilitación profesional, la licencia para construir, la da el estado a través de las universidades.
    Todos los que obtenemos el título de arquitecto, estamos habilitados para proyectar y dirigir obras de edificación de todo tipo.
  • Según la misma ley que nos habilita, hacer edificación, en España, conlleva una responsabilidad civil, e incluso penal, de 10 años. Esa responsabilidad tiene como objetivo dar una garantía a la sociedad sobre nuestro trabajo.

Los edificios se caen y matan gente.

  • Aunque las directrices que determinan las bases de los planes de estudio creo que son las mismas, cada escuela desarrolla, dentro de su libertad de cátedra, una forma diferencial de estructurar la carrera de arquitectura y por tanto produce un tipo distinto de arquitecto.
  • No obstante y creo que no desde hace mucho, todos los arquitectos españoles tenemos la misma consideración sobre nuestra capacidad para trabajar.
  • Así el PFC aparece desde la necesidad social de establecer una especie de filtro común para todas las ETSASs:Uds. enseñen lo que quieran, pero al final que todos sus arquitectos pasen por el mismo calvario…

¿Entendemos ahora hasta dónde tenemos que profundizar en la intervención para solucionar el problema de los PFCs?

Nuestra propuesta de solución es muy sencilla. Pasa fundamentalmente por reformular la habilitación profesional.

Aparecen así para nosotros dos opciones. Y no vamos a inventar nada nuevo porque responden al modelo anglosajón que está sobradamente probado y que muchos discuten simplemente por ser yankee

La primera pasaría por dejar la habilitación en las ETSAs. Basándola en especialidades o “intensificaciones”, de las que una podria ir destinada a la consecución de la habilitación total y otras parciales, o simplemente diferentes, destinadas a la formación de arquitectos que sin querer tener licencia para redactar proyectos completos, si tendría una de verdaderos especialistas en instalaciones, estructuras, historia, crítica o arquitectura forense, por ejemplo.

Esto, evidentemente, haría necesario un nuevo modelo de PFC que debería seguir siendo garantista. En el caso del habilitante total, conociendo el percal seguro que nos llevaría a uno incluso peor que el actual, y visto que el panorama de las carreras va por los másteres, estas especializaciones nos tememos que supondrían un verdadero pastizal. No mola.

La segunda, mucho más operativa para nosotros, consistiría en sacar totalmente la habilitación de las ETSASs y dejarla en manos de una institución pública que se hiciese responsable del garante.
¿Ventajas? Muchas.
La necesidad del PFG desaparece, se abre la oportunidad de las especialidades e intensificaciones a medida y cada estudiante se hace plenamente responsable de su carrera y decisiones.

¿Que las universidades pueden seguir sacando los cuartos preparándote para el examen? Por supuesto, pero ya no sería necesario pasar por las especializaciones específicas. Sería una especie de oposición pero sin un trabajo de funcionario como resultado.

¿Desventajas? Una muy gorda. Podría aparecer la posibilidad de que otras profesiones quisieran hacer ese examen de habilitación sin haber pasado previamente por toda la carrera de arquitectura.

Pero eso ya lo hemos conseguido solucionar antes ¿verdad?

Los arquitectos técnicos tienen claro lo que quieren, ¿y nosotros?

Hoy en el Diario de Sevilla

Los estudiantes que inicien Ingeniero de Edificación, no tiene techo en su línea curricular. Sin salir de nuestro centro, pueden hacer un posgrado y, si lo desean, también la tesis doctoral. Además, la perspectiva profesional del Ingeniero de Edificación es mucho más rica que la del Arquitecto Técnico. Aunque desde el punto de vista profesional se mantengan las mismas atribuciones, las capacidades que se pueden adquirir en la nueva titulación son más amplias.

D. Jose María Calama, Directore de la Escuela Universitaria de Arquitectura Técnica de Sevilla.

Si nos vamos a la documentación del cuadro de asignaturas y de reconocimientos de la nueva titulación de Ingeniero de Edificación y entramos en el cuadro de Competencias y Contenidos encontramos dos párrafos interesantes:

Proyectos técnicos I
COMPETENCIAS Y RESULTADOS DEL APRENDIZAJE:
– Capacidad para aplicar las herramientas avanzadas necesarias para la resolución de las partes que comporta el proyecto técnico y su
gestión.
Aptitud para redactar proyectos técnicos de obras y construcciones, que no requieran de proyecto arquitectónico, así como proyectos
de demolición y decoración.
– Aptitud para redactar documentos que forman parte de proyectos de ejecución elaborados en forma multidisciplinar.

Pág 7.

¿Guardan las distancias? ¿Explicitan las diferencias?¿Son ambiguos?

Proyectos Técnicos II, auditoría de proyectos y oficina técnica
COMPETENCIAS Y RESULTADOS DEL APRENDIZAJE:
Aptitud para redactar proyectos técnicos de obras, construcciones e infraestructuras urbanas, complejas o especiales, dentro del ámbito de sus
competencias
y para dirigir las obras correspondientes a dichos proyectos técnicos.
– Capacidad para dictaminar sobre anomalías técnicas y legales en proyectos de edificación, proponer soluciones para evitarlas o subsanarlas y
analizar, comprobar, controlar, revisar, auditar y verificar aspectos normativos y técnicos avanzados del proyecto.
– Conocimiento avanzado, en el ámbito específico del proyecto y su desarrollo, del contexto profesional, del funcionamiento, organización y
actividades de las oficinas técnicas y del marco legislativo y administrativo.
Aptitud para elaborar la documentación y realizar la planificación y el seguimiento de un proyecto de edificación.

Pág 17

Y aquí no las ambigüedades, se aprovechan para montar una cimentación por pilotes…

Si sueltas la frase “dentro de sus competencias” y esas competencias vienen marcadas por una Ley Orgánica que hay que reescribir en tanto que van a cambiar los nombres de todas las titulaciones que regula…no me cuentes historias que tu lo que quieres es lo que quieres…

El viernes nos vemos en Madrid ¿verdad?