Tag Archives: juan sebastián bollaín

La música callada… Si pero no.

Acabamos de regresar de un fin de semana intenso en La Rioja, esa tierra que tan bien nos acoje y en la que tanto nos gusta estar, y veníamos con ganas de sentarnos a ver el primer episodio de La música callada que Canal Sur 2 emitió el domingo a las 18:30.

Las expectativas eran muchas, llevábamos mucho tiempo escuchando rumores sobre la serie documental, y algo de lo que tanto se ha hablado no podía dejarnos indiferentes, pero su visionado nos ha dejado un amargo sabor que esperamos desaparezca en los siguientes capítulos.

El primero se ha llamado “Demasiado moderno para mí…”. La primera en la frente… ¿No genera un título así una cantidad enorme de prejuicios? Alguno podríais argumentar que no, que simplemente se trata de darle un tono de familiaridad al tema y acercar la arquitectura al gran público, ese que ve Canal Sur 2… Pero eso no ocurre, y no ocurre porque los compañeros que aparecen en pantalla se afanan en afirmar, una y otra vez, que la arquitectura es para entendidos y personas con cultura.

Sigamos una lógica simple, de la que nos enseñaron en el instituto. Si la gran mayoría de la sociedad no entiende la arquitectura contemporánea, y los arquitectos contemporáneos están diciendo que la arquitectura contemporánea solo la entienden las personas cultas, ¿no están diciendo los arquitectos contemporáneos que la gran mayoría de las personas son unos incultos?

Compañeros, seguid así. Seguid escurriendo el bulto y desperdiciad esos minutos que la televisión pública andaluza nos ha regalado, para, en lugar de explicar vuestro trabajo (y el nuestro por extensión), dedicaros a seguir con el lenguaje académico y grandilocuente de las escuelas, y no una ni dos, si no varias veces, llamar lerdos a todas esas personas que día a día tienen que convivir con nuestra producción.

Si a esa actitud elitista e intelectualoide trasnochada, que en todo el primer capítulo solo se salva por un par de buenas frases de Carlos García Vázquez cargadas de humildad dolorida, le añadimos un tratamiento de la imagen digna del mejor pogüerpoin y que solo nos explicamos por la edad del documental, tenemos que decir, con todo el dolor de nuestro corazón, que la televisión pública andaluza y el Consejo Andaluz de Colegio Oficiales de Arquitectos, en este primer capítulo han desperdiciado una tremenda y enorme oportunidad.

Debemos bajar del pedestal, dejar de echar balones fuera y culpar de todos los males a la educación que el estado da a las personas.

Asumamos nuestra responsabilidad, rompamos la barrera que con tanto ahínco otros han construido y acerquémonos con humildad a la sociedad. Si esperamos que ella se acerque a nosotros con la actitud que reflejan documentales como este, ¡vamos dados!

Creo que todos esperábamos con ansia este documental, para poder llamar a nuestros amigos y familiares y decirles: “¡Mira esto, que van a contarte lo que yo nunca he sabido hacerte entender!”

Ojalá nos equivoquemos y el próximo episodio remonte.