Tag Archives: Metropol Parasol

Una de champiñones…
O de por que Metropol Parasol nos causa desazón…

Alguno que otro nos calificará de catetos, retrógrados, conservacionistas, ignorantes o cualquier otra lindeza cuando tratemos de hacer esta pequeña crítica de uno de los dos proyectos estrella de nuestra queridísima ciudad, pero pese a esta enorme posibilidad, hay temas ya que no podemos, como profesionales que también intentamos ser de la arquitectura, callarnos por más tiempo.

El proyecto de Metropol Parasol me provoca desazón.

¿Y quién soy yo para sentirme así por un proyecto de varios millones de euros de presupuesto, elegido entre decenas de otros proyectos presentados por profesionales de reconocida solvencia (entre los que no estaba arquitextonica, aunque Lourdes tuvo la suerte de colaborar en el proyecto que presentó Ignacio Capitán)?

Pues para contestar esa pregunta nos vamos a limitar a enumerar los hechos.

metropol_parasol_P1020521.jpg

Me provocan desazón esas escaleras talla imperio que sin duda se convertirán en unas escaleras de El Salvador a escala metropolitana… Pero que desperdician la oportunidad de ser verdaderamente espacio urbano…

También me inquieta que la fundación Holcim premiara como sostenible un proyecto con esa cantidad de hormigón in-situ… ¡uy perdón! no me había dado cuenta de que Holcim es una empresa cementera….

metropol_parasol_P1020522.jpg

También me desasosiega ese extraño color que todo lo recubre. Comentábamos con algunos compañeros la posibilidad de que fuera solo un revestimiento provisional para proteger esa extraorinaria madera de pino que se había traido de remotos paises por su extraordinaria calidad…

Pero no. Recordamos la franqueza del estudio autor de la propuesta cuyas imágenes estaban teñidas de ese tono beige-sepia que a los sevillanos tanto nos gusta porque nos recuerda las fotos antiguas… No había ni pizca de floclorismo, era nada más y nada menos que el tono final del revestimiento de la madera.

¿Será que no es tan fantástica y hay que forrarla? ¿Por qué me recuerda tanto a esos fantásticos sofás de terciopelo carísimos que algunas familias de rancio abolengo conservan en el salón enfundados en un maravilloso hule transparente?

metropol_parasol_P1020525.jpg

Pero no podía acabar aquí mi incomodidad de espíritu cuando en mis andanzas de los Viernes por el entorno de la fantástica obra, tengo la oportunidad de ver detalles de construcción como el que podéis apreciar más arriba.
En la ejecución de esta maravilla de la técnica, personal de la empresa constructora se afana como puede en encajar, aunque se destrozen en el intento,piezas de encofrados perdidos dignas de un rompecabezas de escala descomunal.

Se resuelven superficies de doble curvatura de alta complejidad con piezas de corchopán, mallazo electrosoldado, que además destroza el encofrado bajo él, y cercados de ladrillo cerámico para contener el vertido del hormigón…

Disculpadme la cortedad de miras, pero de verdad que por más que lo intento, cada vez que paso por delante tengo que irme a desayunar al Alcázares para que me entre el cuerpo en caja

Actualización:
Y se me olvidaba una de las últimas noticias… después de los diversos recálculos que la estructura ha necesitado, ahora dicen que se han quedado sin materia prima… como decíamos en nuestros tiempos de arquitectos explotados en un estudio de cuyo nombre no quiero acordarme…

más madeeeera

Metropol Parasol, los miedos se confirman.

video por arquitextonica

video por arquitextonica

Ando sumergido en un mar de dudas sin haber salido aún de mi estupor.
La transcripción literal existe en la arquitectura…El montaje de la estructura de madera que dará finalmente forma al proyecto Metropol Parasol se está montando ya…y es idéntico a las imágenes que hemos visto hasta ahora.

Las coStillas de madera tienen un indefinible color amarillo que solo me permite esperar que sea algún tipo de protección durante el proceso de montaje. Puedo afirmar que son de madera porque en ciertos encuentros se percibe ligeramente un sensual pino tostado debajo de ese infame amarillo.

No puedo describir las sensaciones que la plaza me produce, pero si plantearos una reflexión que hacía un amigo muy inteligente.

¿Saturará Metropol Parasol el poco hambre de arquitectura contemporánea que tenía Sevilla?

Es muy posible que después de esto no quepa nada más que se pueda tildar de mínimamente contemporáneo…