Tag Archives: Miguel Villegas

#Chroma01: Proyectar en color en arquitectura.
Presentación del libro Sintagmas Cromáticos

Sintagmas Cromáticos. Proyectar en Color.

Mañana martes estaremos en la presentación del libro Sintagmas Cromáticos realizado por _marina_morón y editado por la Universidad de Granada que completa y redondea el enorme Proyecto de Investigación CO3. Hacia una nueva relación entre arquitectura y color desarrollado para la Junta de Andalucía por Elena y Jesús junto a un amplio y potente equipo de colaboradores.

Con motivo de la presentación del libro se celebrará un encuentro-coloquio en el que participarán varios de los arquitectos entrevistados en el libro para charlar con profundidad sobre proyectar en color.

Participarán, junto a Jesús Marina y Elena Morón autores del libro, Ignacio Laguillo, MGM, Ramón Pico, Javier Terrados, Simone Solinas e Ignacio Pastor que colaboraron en la publicación Tras el muro blanco con una serie de entrevistas sobre la relación del color con su arquitectura y sus formas de producirla; unos textos muy desde la cocina que nos ayudan a entender el gran trabajo de estos compañeros.

El trabajo es enorme y de una densidad de contenido interesantísima. La investigación la tenéis a vuestra disposición para estudiarla con detenimiento en Superposiciones.

Os esperamos a todos el martes 9 de octubre a partir de las 20:30 en Un Gato en Bicicleta.
Jesús y Elena han contado con arquitextonica para colaborar con ellos en la organización y difusión del encuentro. Estaremos retransmitiendo en directo a través de FaceBook y en twitter a través del hashtag #Chroma01.

Reflexiones tras el Laboratorio de Ideas del COAG.

Como sabréis ya muchos, la semana pasada estuvimos participando en el Laboratorio de Ideas del COAG en su sede de Vigo.

La labor de documentación que los colaboradores del Laboratorio han estado y están realizando es extensísima y muy organizada, así que no voy a caer en hacer una crónica que uséis para esquivar el ver los videos de las mesas de debate. Merece la pena que las veáis todas. Sin excepción.

Lo que si me voy a detener es en sacar ciertas conclusiones (personales pero si no transferibles si comunicables) de lo que pasó y se dijo en dos días de intenso trabajo. Si no cito nombres no es solo porque la intensidad me nuble la memoria, si no porque creo que ha sido un trabajo en equipo, y aquí me contradigo en mi aversión por los colectivos profesionales. El laboratorio, la presencia y acción de todos dio mucho resultado. Os cuento:

Estamos haciendo acto de contricción.

Tal cual. Asumimos que, como profesión, hemos metido la pata y bien hasta el fondo. Hemos estado trabajando, como mulas algunos y otros como bulldozers, pero trabajando. Porque había trabajo. El que ante una oportunidad de desarrollar un proyecto de digamos … viviendas (y completad aquí con cualquier número que se os ocurra) hubiera dicho que no hace 5 años que tire la primera piedra.

¿Ninguno? Bien, sigamos.

El acto de contricción lo estamos haciendo sobre todo los justos.

Los pecadores no estaban en el laboratorio de ideas. Los que tiran honorarios por los suelos. Los que han rellenado el hueco anterior con un número mayor o igual a 200, los que todavía, por acumulación de excedentes, siguen respirando. Esos no se arrepienten de nada y solo están esperando que todo vuelva a ser como antes.

La sociedad no se entera de lo que hacemos, y es culpa nuestra.

Hemos estado mucho tiempo ocupados trabajando y como, por suerte, había mucho, nos hemos olvidado de que servimos a las personas, no al mercado ni a la disciplina, y que a estas personas es a las que tenemos la obligación de rendir cuentas, y sobre todo, de hacerlo de forma clara y comprensible.

Una compañera del laboratorio, y me permitís que obvie su nombre por respeto, me decía, con los ojos enrojecidos, que su madre había fallecido sin que ella hubiera sido capaz de hacerle comprender su trabajo. La tristeza de su voz todavía me sobrecoge.

La arquitectura es una profesión de futuro.

Trabajamos con lo que puede ser, en futuro, en algo que todavía no existe. Es innegable que el futuro lo construimos nosotros y tenemos que estar ahí. Si además añadimos todo lo que tiene que venir, entenderemos que podemos trabajar de tantas cosas como queramos, que estamos capacitados para mucho, incluso para lo que todavía no está inventado.

La arquitectura, como profesión y/o formación, es elástica.

La profesión se estira, abarcando infinidad de ramas, nichos, especialidades, versatilidades… La arquitectura es una de las actividades profesionales más complejas. Si la ejercemos de forma holística bien, si la ejercemos fragmentándola y apropiándonos de una especialidad concreta, igual de bien o incluso mejor.

La ciudad es de las personas y si estamos para servirlos, la ciudad es nuestra responsabilidad.

La producción y reflexión sobre la ciudad y el territorio se ha abandonado en manos de otras disciplinas. El trabajo sobre estos organismos vivos tecnificados tan tremendamente complejos nos necesita, si no las personas se verán aplastadas por otros intereses. Volvamos a la producción de ciudad y territorio.

Debemos construir una red de personas.

Tenemos la oportunidad y los medios de construir una red de personas, una Red que nos de seguridad, que nos siga permitiendo ser nosotros pero sentir el respaldo de la profesión, de los compañeros. Una Red que nos permita actuar de forma más fuerte y amplia, aumentando el impacto de nuestro trabajo. Una Red que gracias a la tecnología, pero desde las personas, sirva de tejido humano.

Un subidón profesional.

Poder participar en el Laboratorio de Ideas del COAG ha supuesto una inyección de positivismo profesional que espero podáis absorber viendo todo el trabajo que se generó. El consenso fue muy alto. Incluso en las voces discrepantes encontrábamos, en el debate, que había acuerdo en fondo e ideas, y que quizás solo había diferencias, matices, en las formas.

Lo que me quedó claro, es que podemos y debemos salir de esta, con generosidad, con convicción, con miras de y al futuro. Con arquitectura y sobre todo, con personas.

Una de las auxiliares del vuelo que nos llevó a Vigo, después de toda la retahila de seguridad y promoción publicitaria, acabó con una frase que para mi sintetiza perfectamente la actitud necesaria en este momento.

Y ahora, ¡a volar!

Observando el paso del tiempo.
Caseta de aperos en Cañas, La Rioja

Esta foto fue casual. Uno de esas capturas que puedes hacer simplemente porque da la casualidad de que cuando miras, llevas la cámara encima.

Tiempo después, volvimos a pasar por el mismo lugar en otra visita y descubrimos un paisaje que, aunque coincidía en lugar, había cambiado en esencia.

Donde antes había un campo de cebada de espigas meciéndose con el viento invitándote a adentrarte en ellas y acariciarlas, ahora veíamos un campo segado de tallos dorados, secos y duros que amenazantes nos decían claramente que era mejor mirar desde la distancia sin que nos castigaran las piernas.

Decidimos volver a fotografiar la caseta y desde entonces, cada vez que visitamos La Rioja, una tarea ineludible es hacer esa foto. Las imágenes se han ido acumulando, aunque todavía no son muchas, y con ellas pequeños instantes en los que poder pararnos a pensar en el paso del tiempo.

El pequeño refugio para el trabajador permanece inalterable mientras a su alrededor no sólo va pasando el tiempo. Pasan las estaciones, el frío, el viento o las tardes soleadas y calurosas. Hemos podido verlo rodeado de nieve y justo un año después estar disfrutando de un agradable día de invierno, o sencillamente bañado de sol y de lluvia en el mismo día.

¿Cuántas veces pasamos por el mismo sitio y no nos damos cuenta de que aunque veamos el mismo campo, la misma carretera o el mismo monte, en realidad cada día es un paisaje nuevo? Hasta que hicimos la segunda fotografía nosotros habíamos pasado por delante sin fijarnos infinidad de veces. Ahora, cada vez que nos vamos acercando la anticipación ansiosa nos hace imaginar lo que nos espera de mil formas distintas que nunca coinciden con la sorpresa que al final nos aguarda.

La fotografía de cabecera, la primera de la serie, fue realizada hace cinco años, cuando comenzábamos el proyecto de la Casa MI. Meses más tarde decidimos presentarla al XX Concurso de Fotografía-Arquitectura 2007 de la Demarcación de Toledo del COA Castilla-La Mancha en el que fue seleccionada para la exposición.

Arquitextonica en el noon de la ETSAS 12 de marzo 2008

Hoy hacemos un poco de historia antigua. Preparando documentación para una de las múltiples convocatorias a las que nos presentamos, hemos rescatado este video histórico. Nuestra primera conferencia en la ETSAS.

Tenemos que agradecer al equipo de la plataforma Obiter por su excelente trabajo.
Os recomendamos visitar la plataforma para disfrutar de un sinfín de conferencias mucho más interesantes que la nuestra.

Si sois capaces de tragarosla completa, os enteraréis de muchas cosas de nosotros que ni siquiera hemos contado por aquí. Cosas de la emoción que nos embargaba de haber sido invitados a lo que seguimos considerando nuestra casa.

Pabellón MOOM de C+A
o bio-lógicas evolucionado.

Ayer trasteando por la web nos topamos con la salida del número 141 de Arquitectura Viva en ArchPapers, y cuál no sería nuestra sorpresa al encontrarnos esta portada incrementada la sorpresa del parecido por el título de este mes “Espacios Efímeros”

Poco hemos publicado de bio-lógicas, y menos de su fase final. Quizás por la premura de su desarrollo en el que pasamos de esto:

A esto:

en tan solo un mes, o porque la documentación fotográfica que tenemos es poca y narra fundamentalmente la paliza del día del montaje y lo feo que estaba el tiempo (y gracias a que estaba nuestra querida Agnieszka Stepien que si no no tendríamos nada de nada).

De cualquier modo. El pabellón MOOM de C+A architects, muy bien documentado como siempre por Judit Bellostes, va mucho más allá de los parecidos formales y funciona a través de una compresión de los sistemas estructurales mucho más profunda que la nuestra, entrando en los tensegrities, ese modelo estructural tan aparentemente mágico en el que el control de los equilibrios de fuerzas produce estructuras maravillosas.

Aquí os dejamos con el video del montaje en el que se puede ver la sutileza del proyecto y los espacios tan sugerentes que es capaz de generar en su interior (el exterior de bio-lógicas nos sigue pareciendo más bonito ;).

Nuestro pequeño homenaje a Luis Moreno Mansilla.

Nos da mucho pudor el oportunismo, pero quizás la muerte sea lo menos oportuno que pueda pasar en esta vida, y se compensa.

Hace casi doce años tuvimos el placer de entrevistar a Luis Moreno Mansilla en la V Bienal, y hoy los planetas se alinean en una conjunción aciaga para hacer que coincidan el tristísimo fallecimiento de Luis, uno de los arquitectos más potentes de nuestro país y la presentación en Sevilla de la XI Bienal de Arquitectura y Urbanismo de España.

La enorme oportunidad que nos dieron Jose Ramón Moreno y Félix de la Iglesia, como editores de la página de arquitectura del Diario de Sevilla y José Morales como comisario del ciclo de conferencias, al confiar en nosotros, nos permitió sentarnos en la misma mesa que grandes profesionales como Luis Moreno, Jesús Irisarri, Guadalupe Piñera y muchos otros.

Todavía eramos estudiantes, aunque nos presentaran como ya arquitectos, y disfrutar de un café en la Plaza del Salvador, hablando con ellos de tú a tú, nos hizo darnos cuenta de que si son grandes profesionales, suelen ser mejores personas.

El recuerdo más nítido que tenemos, después de la conferencia de Luis, fue pensar que de mayores queríamos ser arquitectos, pero queríamos ser tan arquitectos como él.

Entrevista Luis Moreno Mansilla, Guadalupe Piñera y Jesús Irisarri

Ciaboga de Kaiku. Imagen de remeros en una trainera por ArtBerri.

Remeros, la apuesta por la realidad.
A propósito del pabellón de Arranz y Badía para la Bienal de Venecia.

Ciaboga de Kaiku. Imagen de remeros en una trainera por ArtBerri.
Foto licencia CC by de ArtBerri.

Desde hace tiempo me mueve mucho el título de las cosas. La propuesta para el pabellón que representará a Cataluña y las Islas Baleares en la próxima Bienal de Venecia de Félix Arranz y Jordi Badía tiene uno de esos títulos que me mueve. Leer ayer la noticia de su premio fue un enorme mazazo capaz de animarnos y hacernos seguir convencidos de nuestro trabajo.

De pequeño remaba. Nunca llegué a competir, pero remaba. En enormes esquifes desvencijados que teníamos que cada uno teníamos que llevar hasta el agua. Remábamos con larguísimas palas de madera, que tenían perdida las protecciones de goma y que hacían que con pocos años tuvieras las manos encallecidas como un leñador.

La sensación de esfuerzo remando creo que es insuperable.

Y quizás sea esa la chispa que ayer me epató. Estamos remando, tratando de movernos con la misma elegancia que los esquifes, pero con la misma potencia que las traineras. Contra el agua, una inmensidad que aparentemente no se mueve, contra la que tienes que lidiar en cada palada. Así estamos.

Badía y Félix, él me permite el trato de confianza, siguen apostando por lo veraz, por el esfuerzo, por lo que se acerca a las personas y afecta de verdad. La anterior convocatoria de arquia próxima, que dirigió Félix, se tituló “lo próximo, lo necesario” e hizo una apuesta clara por todo esto, y en especial por valorar la periferia, ese territorio que podríamos denominar fácilmente como “todo lo que no es Madrid”.

Esa misma apuesta por la periferia es la que llevamos un tiempo tratando de hacer cuajar en nuestra pequeña parcela, en el entorno que nuestros impulsos digitales pueden activar un poquito. La arquitectura andaluza, esa que en nuestra columna de enlaces llamamos “arquitectura con Z” (y a la que le faltan muchos) tiene mucho que aportar, y aunque nosotros no somos bogadors creo que si que somos remeros.

Sobre lo digital y la profesión del arquitecto.

El pasado lunes, nuestros queridos Stepien y Barnó publicaron un nuevo artículo dentro de la serie de debates que están generando desde hace unas semanas en su activísimo grupo de facebook. Cuando propusieron el tema de lo digital y la profesión, no pude evitar saltar al ruedo. Esperamos que lo disfrutéis.

¡anuda.me vuelve a trabajar!

El nuevo espacio de anuda.me todavía está en obras, pero fieles a nuestra filosofía “It’s the content, stupid!” ya estamos volcando en él nuestras actividades.
¿Es previsible que el ritmo aquí decrezca?… noooo. Seguiremos comunicando nuestra arquitectura a través de esta casa, y redifundiendo la vuestra a través del resto de espacios.

Anuda.me es una nueva rama que surge de nuestras inquietudes y con la que vamos a tratar de ofreceros todo el conocimiento y experiencia que hemos adquirido en los más de ocho años que llevamos siendo Red.