Tag Archives: networking

Palabra de arquitecto: el ámbito digital, ¿un nuevo espacio para la crítica arquitectónica?

UPDATE: Para los herejes que no usáis twitter. Aquí os dejamos la retransmisión live del debate paralelo.
¡Y ahora también el video!


Cartel Palabra de Arquitecto Ayer nos enteramos de esta estupenda sorpresa. La Biblioteca Nacional de España, nada menos, alojará la mesa redonda “Palabra de arquitecto”
No tenemos que dedicarnos a alabar aquí el más que demostrado peso específico de los intervinientes, con líneas de pensamiento y crítica además específicas y diferentes, así que sólo nos queda alegrarnos por la iniciativa y porque sea en streaming.

Además ya puedes empezar a plantear temas para el debate con el hashtag PalabradArq

Y como a algún almacándida se le ha ocurrido incluir nuestro nombre en la imagen que ilustra el anuncio del evento, vamos, pero solo para los perezosos, a enlazaros a todos los perfiles en twitter de los responsables de lo que pueda pasar: Domenico di Siena actuará como moderador del diálogo entre Aurora Adalid, José María Echarte, Santiago de Molina y Anatxu Zabalbeascoa. No olvidemos los dos perfiles que ya deberíais estar siguiendo, el del Museo de la Biblioteca Nacional de España y el de la propia Biblioteca Nacional de España.

No lo olvidéis, hoy miércoles a las 19:00 “Palabra de arquitecto” ¡en streaming!.

Vamos a intentar evangelizar un poquito en cada post. Enlazar, tejer redes, no es fácil, pero consideramos que es productivo. Para que os hagáis una idea, sólo deciros que redactar esta entrada con todos sus avíos ha costado 1:05 horas, más lo que tardemos en mandarla a todos los perfiles de social media… ¿Seguís pensando que no merece la pena?

La conjura de los necios…
¿o son solo inadaptados?

Llevo varios días aguantándome la bilis para madurar un texto coherente que pueda contestar a dos afirmaciones tremendamente desasfortunadas que he visto últimamente.

La primera, de Iñaki Ábalos en la entrevista que le hizo Basurama durante el congreso de arquitectos, y que os dejamos aquí mismo.

La segunda de Cathy Lang Ho en el último número de Arquitectura Viva. Por lo que leo en la revista tiene nueva web. Ya era hora.

Ambas afirmaciones tratan básicamente el mismo tema, el fín de la crítica a manos de internet y de los blogs, y lo tratan del mismo modo, con un terrible desprecio.

ArchDaily twitteaba hace no mucho que odiaba cuando los estudios guays no compartían sus proyectos con ellos por que no querían publicarlos en blogs…

La señorita Lang Ho, en un artículo sensacionalista donde los haya titulado “Del punto al pixel”, justo después de criticar la obsolescencia de los medios impresos, su falta de rapidez, y su ausencia total de crítica, hace una revisión displicente y perdonavidas de los medios digitales, para volver a intentar armar una defensa de los medios en papel en la que donde decía digo, dice Diego.

Más o menos con la misma idea que Lang Ho cuando califica los blogs (si, de nuevo la maldita palabra) como entretenidos, inocuos, narcisistas… El Sr. Ábalos, en el video que tenéis arriba viene a decir que “cualquiera puede decir lo que quiera…”. Sin embargo, ambos reconocen también el gran destrozo que sufre el stablishment, y la ineptitud del mismo y de cada uno de sus miembros para reaccionar.

Y aquí me permito la contestación a cada uno por separado:

A Cathy Lang Ho, y en general a los editores de revistas de arquitectura en papel:

Llegáis tarde, llegáis muy tarde.

La extinción de los medios de papel no es súbita como apunta Galiano en el editorial del número mencionado. Es más, si sois listos no va a suceder, el papel y la red pueden y deben convivir.

Pero habéis desperdiciado vuestra potencia, que la teníais, y un tiempo precioso, años, y no os habéis molestado en aprender. Otros hemos gastado ese tiempo en entender y manejar un medio que es muy distinto al vuestro, un medio que nos permite construir nuestra voz y nuestra opinión sin estar subyugados por anunciantes o cifras de ventas que nos ahoguen, un medio que nos da independencia para, en las ocasiones en las que los estudios grandes nos desprecian estúpidamente, publicar trabajos de compañeros que sin ser tan famosos tienen incluso más calidad y a los que vosotros ignoráis.

¿Cualquiera puede ser crítico?

Pues por desgracias si Srta. Lang, cualquiera en este momento puede serlo, los medios están al alcance de la inmensa mayoría de gente que tiene algo que decir. Por desgracia también están al alcance de muchos que lo único que hacemos es desbarrar, pero por suerte somos los menos.

Cathy, el crecimiento de la participación en los medios digitales no significa el fin de la crítica, si no el principio de esta. Desde hace mucho tiempo, tanto que yo ni la he conocido, la crítica arquitectónica desapareció del papel. Todo se redujo a un ir y venir de adulaciones, favores y manejos.

El Sr. Ábalos hace una interesante reflexión cuando dice que “quizás son tus propios amigos los que te critican detrás del anonimato…” y se equivoca, pero solo parcialmente.

Si son amigos no criticarán anonimamente, lo harán a la cara, pero lo que si serán, casi seguro, es compañeros, estudiantes o profesionales que, interesados por vuestro trabajo, deciden ponerlo en solfa, verlo de cerca y tratar de rascar, aunque sea superficialemente, la pantalla para ver si realmente es oro o solo papel de plata algo tostado…

La segunda parte, la que pone las cosas en positivo, es fácil y evidente. La red es indiscutible, y ya no es suficiente con estar en la red.

Tener una web chachi en la que cuelgas dos o tres animaciones de tus proyectos cada seis o siete meses ya no tiene sentido.

Hay que ser red. Aportar, participar, demostrar que se es un profesional y que uno se gana lo que tiene día a día. Ya no somos los de antes. Ya somos más de 50.000 solo en el territorio nacional, y los medios hacen que nuestro trabajo pueda ser escrutado por millones. Esos millones se merecen transparencia y sobre todo, respeto.

Si ya no sabéis que decir ni que hacer, como dicen las películas bienpensantes, sed vosotros mismos, pero sed red.

Congreso de arquitectos 2009,
impresiones en directo.

No estamos en el congreso porque tenemos algo mejor que hacer: trabajar.
Y nos damos con un canto en los dientes por poder ejercer este magnífico derecho que últimamente se está convirtiendo para muchos en un privilegio.

De todas formas, incluso si hubiéramos estado ociosos, dudo de que hubiéramos asistido, y no solo por sus precios desorbitados o su escasa coherencia interna pese a la gran calidad de muchas de sus ponencias.

Dudo de que hubiéramos asistido porque no nos creemos el congreso.

No creemos que seguir mirándonos las caras unos a otros, las mismas caras que llevamos tanto tiempo mirando, sirva para dar soluciones a los problemas que nuestra profesión esta sufriendo. No creemos que una serie de ponencias, algunas de ellas brillantes, sobre una serie de temas tan abiertos como vagos de base para solucionar nada. Los problemas son evidentes, y las soluciones obvias. Un congreso nacional no nos parece una de ellas.

De cualquier modo, Paco González, de radarq, está en el congreso, y con su fantástico control de las redes está twitteando en directo sus impresiones, las podéis seguir en el enlace anterior.

Parece que mañana más gente se animará a transmitir, sabéis que para que el canal fluya solo tenéis que incluir en vuestro twitt la hashtag #congresoarq (si pincháis en este enlace váis al canal).

Ser Red. El ejemplo del Museo Reina Sofía.

reinasofia
fotografía original MNCARS

Nos enteramos vía radarQ que el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, comúnmente conocido como MNCARS, ha lanzado su identidad digital.

No hablamos de portales web, de páginas dinámicas ni de animaciones ni de galerías de fotos, esa actitud ya no es productiva…estamos hablando de identidad digital, de ser red, de aportar para recibir, de formar parte de una sociedad que ha tomado el espacio digital y ya lo ha hecho suyo.

La sociedad está en la red, la sociedad es red, las instituciones y empresas que sirven a la sociedad deben también ser red.

Ya hablamos del trabajo de La Ciudad Viva en este mismo sentido, una institución que se abre al público, que se desnuda en su día a día contando de forma transparente y abierta lo que pasa en sus tripas y que, además, demanda la participación de la sociedad en esta transmisión de información.

¿Quieres que te enseñemos como armar la infraestructura o que te ayudemos a construir la identidad digital de tu estudio o empresa? No dudes en acercarte a nosotros, estaremos encantados.

 

La Ciudad Viva, un modelo en La Red

laciudadviva

Una intensidad de trabajo más alta de lo usual me ha impedido hablar de algunos asuntos que han pasado este último par de meses.

El primero es la aparición de un nuevo agente en la Red que me tiene intrigado: La Ciudad Viva.

Autoefinida como:

…un proyecto de la Consejería de Vivienda y Ordenación del Territorio, que tiene como objetivo integrar e implicar a los ciudadanos en la defensa de la ciudad mediterránea: compacta, eficiente y compleja, habitable en el tiempo y en el espacio, como sistema físico y social, con capacidad para ofrecer a sus ciudadanos oportunidades de realización personal y colectiva.

Y con su objetivo principal, explícito:

…en impulsar un amplio debate social en torno a la ciudad, que se quiere traducir en la participación activa y responsable de la ciudadanía para poder realizar la carta de derechos y deberes de los ciudadanos (“Carta de Cádiz”), cuya aprobación se pretende en la ciudad de Cádiz en 2012, coincidiendo con la celebración del bicentenario de la Constitución de Cádiz de 1812. Construyendo, de esta forma y entre todos, una ciudad con y para los ciudadanos.

Tras estos dos argumentos, LCV no se queda solo en bonitas intenciones, hay acciones:

Monta un soporte en la red. Una web (LCV) que sigue creciendo casi cada día gracias al trabajo de un equipo sorprendente. Su blog tiene colaboradores de peso y sus artículos, en un formato muy adecuado a la red (empezaron siendo demasiado largos), y además han convocado un concurso de redactores que no está nada mal.

Uno de los puntos más contundentes, además del blog, es la apertura de un archivo digital sobre la ciudad, en abierto y estupendamente catalogado y etiquetado, de artículos de investigación. Un auténtico tesoro de conocimiento puesto a disposición de todos.

Publica una revista (que tuvieron la gentileza de enviarnos). Densa, muy densa, Con artículos de amplio espectro sobre intervención en la ciudad, desde enfoques sociológicos hasta la descripción exhaustiva y práctica de proyectos de rehabilitación en barrios o edificios singulares. Un abanico de temas que por amplio, no pierde coherencia.

Convoca un concurso de videos, tremendo error nuestro no haber anunciado una convocatoria tan interesante, sobre un tema tan amplio como la ciudad viva y cuyo premio fundamental es la invitación al Congreso Internacional de Quito 2009 “La Ciudad Viva como Urbs” y que también tiene como obejtivo fundamental trabajar en el futuro desarrollo de la Carta de Cádiz 2012.

Y además tiene una labor de difusión enormemente activa en plataformas paralelas de la Red, un grupo en Facebook (189 miembros en el grupo) y un canal en twitter (95 followers y subiendo).

Un trabajo coherente, profesional que tenemos que alabar y al que solo podemos augurarle un crecimiento exponencial.

Tag, tag, tag y encontrarás…
Usa #arq para tus twitts de arquitectura

la base de la red no es solo la generación de información, es más, la generación de información con el grado de expansión que estamos disfrutando solo lleva a una cantidad ingente e indiscernible de contenidos. Buscar información ahora mismo nunca se ha parecido tanto a buscar La Aguja en un cajón de agujas…

Un cajón de agujas, todas de diferentes tamaños y calibres…y nosotros buscamos una en concreto…podríamos hacerlo, pero tendríamos que medir todas las agujas hasta dar con la nuestra. Quizás la encontrásemos antes pero una pequeña diferencia nos haría dudar y seguiríamos midiendo todas las agujas hasta confirmar.

Pero ¿qué pasaría si antes de echar cada aguja en su cajón, mezclada con todas las demás, hubiéramos tomado la precaución de haberle añadido una pequeña tirita de papel con sus medidas? ¿Qué pasaría si la hubiéramos etiquetado?

Nos ahorraríamos el tedio de medir todas las agujas ¿verdad? nos ahorraríamos un esfuerzo enorme y solo tendríamos que leer las etiquetas, tarea mucho más fácil, para encontrar la aguja.

Esto, en versión simplificada es el concepto de tagging, de etiquetado.

La última aplicación que le he encontrado ha sido en el uso de twitter. Un maremagnun de opiniones, de volcado de enlaces, de comentarios, de sinsentidos, de exabruptos de una cantidad enorme de usuarios entre los que encontrar algo relevante puede ser una taréa muy parecida a la de buscar La Aguja

Alguien podría objetar que el objeto de twitter no es servir de fuente de información, y sería cierto, no fue pensado para servir de fuente de información, no es un archivo (aunque se pueda consultar cronológicamente). Es una fuente de actualidad. Es una fuente de información directa, con la posibilidad de dialogar abiertamente y de generar un discurso lineal con múltiples interlocutores.

¿He dicho actualidad? Si, tiempo real, información directa, tan directa como ver arder el edificio de la CCTV antes de que los medios llegaran allí, o leer las impresiones de muchísimos usuarios sobre las elecciones vascas de ayer en riguroso directo.

El uso del etiquetado en twitter, comunmente llamado hashtag, es tan fácil como colocar una # delante del término a usar como etiqueta, ni siquiera hay que hacer etiquetado añadido si la etiqueta está en el texto.

No obstante, cada vez es más usual ver contenido en twitter etiquetado por sus autores dada la facilidad de uso del sistema.

Etiquetas como #arquitectura o #architecture dan ya una cantidad de contenido enorme.

Sin embargo tienen la desventaja de que consumen demasiados caracteres. Arquitectura con sus 12 letras consume casi un 10% del espacio permitido por el sistema (140 caracteres máx.) y architecture más de lo mismo, y si ya quieres publicar contenido internacionalmente y te planteas usar ambas etiquetas…te has quedado casi sin twitt.

De ahí la propuesta de adoptar #arq como hashtag internacional para los temas de arquitectura.

Compañeros como ecosistema urbano o Ethel Baraona proponen #arch por comodidad y comunidad (sirve para inglés, francés, italiano… ¿Su inconveniente? Ya está siendo usado por muchos como etiqueta para otros temas (arcos, arcos argumentales en las series de tv…) cosa lógica si pensamos que arch es una palabra en si misma en ingles.

Sigo adelante con mi propuesta de #arq como hashtag para temas de arquitectura, si no internacionalmente, al menos si entre los hispanohablantes, que somos muchos.