Tag Archives: vocalía de actividades

Objetivo V: Acoger a una profesión polifacética.
Propuestas para la candidatura de Miguel Villegas a la Vocalía de Actividades en las elecciones al COAS 2014.

Multitasking_CC___TomTom____httpflic.krp9yzhX Foto CC by-nc-sa TomTom Quedan dos días para las elecciones del COAS 2014 y con la alegre resaca de unas elecciones europeas en las que ha aparecido una maravillosa pluralidad de opciones, nos enfrentamos quizás al objetivo más difícil.

  • Acoger a toda una profesión polifacética. No sólo hacemos arquitectura. O quizás es que la arquitectura no es sólo hacer espacios para las personas. Escenografía, diseño, gestión, cine, fotografía, pintura, edición, cocina, docencia, música,… hay arquitectos en todos estos campos y en muchos otros, por afición o por trabajo, y todos deben tener su sitio en el COAS.

¿Sabes qué tienen en común el proyecto editorial de vibok works, el taller de fabricación digital de Ehcofab, la spinoff universitaria de Terapia Urbana y la factoría creativa Renders’ Factory (entre otros)?

Pues si, todos son iniciativas empresariales montadas por arquitectos.

¿Habéis conocido alguna de ellas a través del COAS?¿Y por qué? Tengo que seguir abundando en la necesidad de tejer una red. Necesitamos estar conectados, y permitidme que sea pesado, más allá de lo arquitectónico, más allá de nuestra profesión. Necesitamos hacer evidente que los arquitectos, por necesidad o por iniciativa propia, hemos abandonado la parcela que dominábamos con soltura, hace ya muchos años, para demostrar nuestras capacidades mucho más allá. Yo mismo sirvo para poner un ejemplo de tener que realizar mil trabajos distintos, equilibrando necesidad y vocación, la mayoría periféricos a la disciplina, para sobrevivir.

Somos arquitectos. Y mucho más.

Somos docentes, fotógrafos, investigadores, editores, empresarios, productores, ecólogos, gestores, comerciales, …

Es hora de que el COAS, se haga verdaderamente nuestra casa. La casa de todos.

Cómo decía al principio, este objetivo es el más difícil, porque hablamos de saltar las barreras de la profesión para poder desarrollar otros trabajos, y por supuesto de no excluir en ese salto a los compañeros que siguen dejándose la piel haciendo la mejor arquitectura que pueden. Pero estoy convencido de que hay vías de iniciar esa apertura:

  • Facilitando entornos de cooperación y colaboración esporádica, más flexibles que las estructuras profesionales tradicionales.
  • Apadrinando emprendedores creativos, y difundiendo sus iniciativas entre los compañeros.
  • Con una base de datos de estos servicios y productos que no son arquitectura, pero que son desarrollados por arquitectos, para arquitectos.

Somos arquitectos. Y mucho más.

El día 28 de mayo ven al COAS y vota.

Hemos presentado un programa de cinco objetivos que puedes encontrar en este enlace El desarrollo de los objetivos en propuestas concretas de acción lo iremos publicando durante estos días en #otroCOASesPOSIBLE

Objetivo IV: Un colegio más joven.
Propuestas para la candidatura de Miguel Villegas a la Vocalía de Actividades en las elecciones al COAS 2014.

Youth Center in Brussels breaks ground
Foto CC by USACE

Es hora de hablar de otra forma de entender la profesión. Otra forma de entender la manera de estar en el mundo. También estamos convencidos de que necesitamos otro COAS en este sentido. Y es lo que queremos conseguir con nuestros objetivos para el COAS 2014:

  • Un colegio más joven.
    Porque hay casi tantos arquitectos en las escuelas como en los COAS. La edad media de la población de los arquitectos cada vez es menor, y el COAS necesita atender más la problemática de los compañeros que tratan de arrancar su vida profesional y, sobre todo, el COAS tiene la obligación de acercarse a todos los estudiantes de arquitectura y a todos los compañeros que no se pueden colegiar para hacerles saber que esta también es ya su casa y que nosotros somos sus compañeros.

Debemos decir que tras las pasadas elecciones, la juventud del equipo de Compromiso COAS, nos daba cierta confianza. Aunque en aquella ocasión propusimos una candidatura híbrida entre las tres que se presentaban y fuimos consecuentes con nuestro voto. Cuando salieron elegidos, decidimos, desde su presentación en la asamblea siguiente, confiar en el rejuvenecimiento y renovación que parecía que se iba a producir.

Para mi no ha sido suficiente.

Es evidente para los que participamos en las asambleas, y me consta que de puertas para afuera poco se nota, que el equipo que dirige el COAS actualmente ha hecho un esfuerzo del que sólo son capaces profesionales jóvenes y potentes como los que lo forman.

Pero me faltan las ideas jóvenes. Me falta el acercarse a los intereses de una generación cuyas opciones se limitan a emigrar a miles de kilómetros, a que les digan que se reinventen porque nunca van a poder construir, y poco más. Una generación que ya ni intenta mandar currículos a los estudios porque sabe que no hay opción.

Y es una generación que llega, sin duda, hasta los 45 años.

Porque con una vida profesional productiva que se puede extender más allá de los 70, tener menos de 45, pese a lo que digan los concursos, es ser un arquitecto joven.

Y es una generación que, por nuestros propios estatutos, no tiene posibilidad de agruparse al amparo del COAS. No podemos agruparnos por edad o género porque sería discriminatorio. Es decir, un concepto como la discriminación positiva, coherente y por desgracia necesario en nuestra sociedad, está prohibido por nuestros estatutos…

¿Y cómo hacemos el COAS más joven?

  • Fomentando el asociacionismo.
    No sólo necesitamos charlas de empresa. Hay otros modelos viables y posibles que van más allá de lo legal y administrativo, aunque también lo necesitan, y pueden ser alternativas para los arquitectos jóvenes.
  • Acercándonos a las ETSAs.
    La iniciativa de este COAS de promover una asignatura de libre configuración es más que loable, y nos consta que ha generado contenidos de mucho interés. Pero tenemos que ir más allá. La desafección colegial está arraigada en las propias escuelas de arquitectura, y tenemos que generar espacios de diálogo con los estudiantes, nuestros compañeros desde que eligen la carrera, que vayan más allá de subvencionar sus iniciativas culturales.
  • Creando modelos de colegiación parcial.
    Porque hay arquitectos jóvenes al servicio de otros compañeros, que no se colegian porque no les es necesario. Y esto es una falacia que el COAS debe empeñarse en desmontar.
    Ser un colegiado no sólo es necesario sino que también es tremendamente productivo.
  • Cuidando la correcta inserción laboral.
    El COAS debería tomar cartas en el asunto de los falsos autónomos, y la regulación de los becarios. Esas figuras laborales perversas que siguen existiendo y por las que muchos hemos pasado por desconocimiento de nuestras obligaciones como profesionales y ya no aceptamos como miembros de un colectivo.

Nuestros cinco objetivos son coherentes y se complementan unos a otros. En el desarrollo de las otras propuestas podéis ver que contribuirían también a conseguir este objetivo.

Más voces, más compañerismo y un colegio dedicado a las personas, harán también un COAS más jóven.

Eso para nosotros es otra forma de hacer las cosas. Para conseguirlo necesitamos tu apoyo, tu participación, tu voto.

El día 28 de mayo ven al COAS y vota.

Hemos presentado un programa de cinco objetivos que puedes encontrar en este enlace
El desarrollo de los objetivos en propuestas concretas de acción lo iremos publicando durante estos días en #otroCOASesPOSIBLE

Objetivo III: Los compañeros son lo primero.
Propuestas para la candidatura de Miguel Villegas a la Vocalía de Actividades en las elecciones al COAS 2014.

Umarmungs-Flashmob
Foto CC by Christian Lendl

Podremos parecer buenrollistas e incluso sensibleros, pero creemos en este objetivo para la Vocalía de Actividades al COAS 2014:

  • Los compañeros son lo primero.
    Las redes sociales están muy bien, pero un apretón de manos y un abrazo son mejores. Queremos promover un nuevo modelo de convivencia y conocimiento entre los colegiados. No con cenas de gala y fastos, que fueron lujos que muchos disfrutamos inconscientemente. Es la hora de los encuentros frugales en los que prime el contacto y el compañerismo. La cercanía entre nosotros es lo que nos hará fuertes.

Creemos en que los COAs deberían ser instituciones sociales.

Quizás incluso antes que instituciones profesionales. Creemos que deberían ser un espacio en el que los arquitectos, personas que nos dedicamos a una determinada profesión, tuviéramos un espacio en el que sentirnos parte de un grupo humano.

El COAS debe ser una organización profesional y mucho más.

Los COAs los integran personas y debe cuidar de ellas.

Es así de fácil. Estamos cansados de que se nos diga que el COAS se preocupa de los arquitectos, no lo ponemos en duda, pero nuestra propuesta trata de ir más allá. No queremos que el COAS se ocupe de nosotros sólo como profesionales.

Queremos generar espacios de contacto, de socialización, de cercanía, espacios y momentos que vayan más allá de lo profesional y se acerquen a lo humano, a lo verdaderamente personal.

Creemos que los COAs deben recuperar una condición gremial que nosotros ni siquiera llegamos a ver. Una condición de base profesional pero cercana a lo fraternal que creemos que no es difícil de construir:

  • Con reuniones sociales más frugales y más frecuentes.
    Fuimos de los muchos que disfrutamos de las cenas de hermandad, y por eso entonamos el mea culpa que nos corresponde, porque seguramente, si hubiéramos sabido que el presupuesto de las mismas iba ser tan desorbitado, nuestra actitud hubiera sido más responsable.
    No fue hora de fastos aquella, y menos lo es esta. No son necesarios más banquetes para encontrarnos. Es necesario el contacto… ¿es tan difícil inventarse una excusa para simplemente vernos y cuidarnos?
  • Generando grupos de colaboración para mejorar la conciliación familiar.
    El colegio de aparejadores de Madrid, con sus jornadas para pequeños en días no-lectivos pero laborables es un ejemplo claro no sólo de viabilidad sino de éxito.
  • Organizando grupos de consumo.
    Viajes organizados, tarifas ventajosas, compras por lotes, descuentos promocionales… Hay una gran oportunidad de unir fuerzas con los compañeros para obtener ventajas comerciales que nos ayuden a estar menos apretados.
  • Promoviendo actividades culturales especiales.
    Excursiones, visitas organizadas, proyecciones de cine en la ETSAS. Hay cientos de actividades posibles además de los conciertos de música clásica.

Creemos en una vocalía de actividades que es capaz de aprovechar la fuerza del grupo, que somos más de 2000, para generar oportunidades para todos. Ya sea de ocio, de disfrute, de servicios,… a fin de cuentas oportunidades de relación entre nosotros… A algunos os sonará a club social pero ¿por qué no añadir ese valor diferencial al COAS?

Creemos que debemos ocuparnos de nuestros compañeros más allá de lo profesional. Cuidar de las personas es cuidar del COAS.

Tienes más propuestas de la candidatura en este enlace #otroCOASesPOSIBLE