000. Una nueva etapa…

Después de más de catorce años de vida, hemos decidido empezar una nueva etapa de arquitextonica. Ya hicimos un cambio fuerte hace años con la escisión de nuestra actividad profesional a villegasbueno arquitectura. Ahora la escisión es distinta. Vamos a sacar de arquitextonica.net todos los temas políticos y profesionales que han empañado ligeramente la importancia de nuestra actividad académica e investigadora. No es que nuestra faceta política no sea importante, pero quizás ahora que estamos en el extranjero y el COAS está en buenas manos, es un tema secundario en comparación con la importancia que tiene para nosotros concentrarnos en la investigación y desarrollo de los temas que nos interesan alrededor de la información y sus implicaciones en la arquitectura.

¿Qué vais a encontrar aquí a partir de ahora entonces?

Pues arquitexton9ica seguirá siendo un poco cajón de sastre, pero como siempre, haremos un trabajo intenso de categorización y etiquetado para que la información se acerque lo más posible al conocimiento. Incorporaremos tuits interesantes que vayamos encontrando, para que se queden archivados, lecturas de papers que trataremos de poner en crisis para fomentar la discusión y el debate, agentes interesantes que vayamos descubriendo… Y en paralelo y en la medida de lo posible, iremos desgranando cachitos de nuestra investigación.

¿Y el archivo?

En un pequeño homenaje, hemos recuperado el nombre que le dimos en sus orígenes a ese espacio digital de comunicación que tantos años nos resistimos en llamar blog. http://trazas.arquitextonica.net vuelve a ser la URL a la que hemos mudado todo el archivo existente hasta la fecha. Trataremos de hacer, poco a poco, una limpieza fuerte. Eliminar artículos breves cuyos enlaces han fenecido en estos años, arreglar publicaciones que tienen las imágenes desenlazadas, ocultar artículos que ya no vienen a cuento… y puede, solo puede, que sigamos usándolo como speaker’s corner cuando haya algo lo suficientemente relevante como para que no nos podamos quedar callados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *